Artículos Recientes
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Año 1961 Año 1984 Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Biografico Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Cine religioso Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia Drama El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Historico Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas peliculas Religiosas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Serie Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Vidas de Santos Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

05:16 ,

En nuestra sociedad existe un doble mensaje que se ajusta poco a la realidad: “Gana dinero y sé feliz con lo que haces”.

Sin embargo, no se nos enseña a descubrir lo que nos hace felices, nuestra verdadera vocación, nuestros sueños.  ¡Nos preparan para tener títulos que nos permitan vivir con sensación de seguridad, pero no para desarrollar nuestro potencial y descubrir lo que durante años ha estado oculto.

Muchos viven sin conocer realmente sus talentos. Sin embargo, todos tenemos habilidades, recursos y cualidades que pueden aportar valor a otros.

Tú también tienes dones naturales y talentos que puedes empezar a adquirir y desarrollar con entrenamiento. Pincha en esta galería y sigue los pasos hacia el autoconocimiento de tus talentos.  

Una vez descubras qué puedes aportar al mundo, ¡pon al servicio tus talentos y verás como no solo te sentirás mejor, sino que se potenciarán y crecerán! Suelta la idea que tienes de ti mismo que se ha visto limitada por tu pasado, profundiza y mírate de una forma diferente.

Let's block ads! (Why?)

04:46 ,

El mayor “pecado” de la historia de la música latinoamericana lo realizó Carlos Bahr. No me malinterpreten, Pecado es una canción poética, llena de sentimiento y sentido con la que el “tanguero” Carlos Bahr entraría en la historia del Bolero. La música es de Francini y Pontier y la maravillosa letra del bohemio cantante y poeta argentino:

“Yo no sé si es prohibido

Si no tiene perdón

Si me lleva al abismo

solo sé que es amor

Yo no sé si este amor es pecado que tiene castigo

Si es faltar a las leyes honradas

Del hombre y de Dios

Solo sé que aturde la vida

Como un torbellino

Que me arrastra, me arrastra

A tus brazos en ciega pasión

Es más fuerte que yo

Que mi vida, mi credo y mi sino

Es más fuerte que todo el respeto

Y el temor de Dios

Aunque sea pecado

Te quiero, te quiero lo mismo

Y aunque todo me niegue el derecho

Me aferro a este amor”

Carlos Andrés Bhar, callejero y escritor

Nació en el barrio de la Boca, en una modesta casita. Ya desde joven comenzó a escribir, sobre todo pequeñas estrofas para el carnaval del Barrio. Callejero, se ganó la vida en lo que pudo: vendedor, empleado, cadete. Lo que nunca dejó de ser fue poeta.

Pronto le conocieron en la ciudad nocturna de Buenos Aires y fue relacionándose con otros músicos, cantantes, poetas y creadores de cuentos. Sus poemas y tangos se van haciendo famosos: “Soledad la de Barracas”, “Corazón no le hagas caso” o “Prohibido”.

En sus temas…la soledad, la muerte, del dolor, grandes temas del Tango. En este caso, en el caso de pecado…el amor, el destino, lo prohibido entra en escena. Mejor que sea la orquesta original quien nos lo muestre. Su primera versión…en “Tango”:

El tema iría creciendo y pasaría al bolero con Roberto Yanes

O con “Los panchos”

No podía faltar “Caetano Veloso” y sus homenajes a las canciones clásicas

Para terminar, algo más moderno. El cantante español Miguel Poveda

https://youtu.be/_qL_qMZCiJs

Let's block ads! (Why?)

04:21 ,

En una época en la que cuesta mucho poner límites puede parecer difícil ponerlo en práctica con nuestros hijos. Aún así, los padres sabemos que los límites son necesarios si queremos que nuestros hijos estén bien educados. No se trata de ser autoritarios, rígidos, antiguos o fríos, sino de tener la claridad suficiente para transmitir nuestro mensaje..

Aunque nuestros hijos no estén siempre de acuerdo, es fundamental mantener las reglas y los valores que consideras importante para tu familia. Para ello, sé firme a la hora de educar a tus hijos. Buen ejemplo de firmeza son las reinas Máxima de Holanda y Matilde de Bélgica. Ellas pueden enseñarnos a poner límites y a no caer en el caos.

KOBIETY UBRANE NA BIAŁO U PAPIEŻA
CPP / Polaris/East News

Definir lo que es importante a largo plazo

Con ocasión de celebrarse la final de una competencia de música clásica, la reina Matilde de Bélgica ha dejado claro que a una de sus hijas le encanta tocar el violín, pero primero está el respeto por el horario: “Eléonore vino ayer. Ella realmente insistió en quedarse hasta el final, pero le dije que no, lamento ser una madre estricta, pero tuvo que irse a la cama”.

Antes que nada es importante tener claro qué cosas son aceptables y qué no en la educación que queremos para nuestros hijos. Si queremos que algo se cumpla tenemos que ejercerlo desde el testimonio y luego desde la regla que hay que ejecutar, pero para eso primero necesitamos estar convencidos de lo que queremos en nuestro rol educador como adultos.

Con estos pequeños detalles diarios y rituales, los padres estamos implementando una educación a largo plazo que les hacen ver a nuestros hijos que hay valores de base, que las cosas se obtienen en relación al esfuerzo y que nos ayudan tener una vida ordenada.

queen maxima
Robert Hoetink - Shutterstock

Hablar con autoridad desde el amor

Recientemente se emitió un documental que muestra cómo durante su jornada de reuniones en Washington, la reina Máxima de Holanda hizo tiempo para llamar a una de sus hijas: “No te acuestas tarde. Solo lo permito si papá lo permite. Esa es la cuestión. Lo llamaré, pero debes hablar con él. De lo contrario me enfadaré, ¿ok? Te quiero, mi amor”.

Como padres tenemos la obligación de poner autoridad, lo que no significa ser autoritarios. Porque queremos pasarlo bien en familia y amamos a nuestros hijos, ponemos reglas que tienen que ser cumplidas dentro de ciertos cánones que consideramos fundamentales como ponerse la pijama a determinada hora o lavarse los dientes después de comer.

En una conversación con los hijos tenemos que transmitir lo que para mamá y papá hay que hacer de modo que funcione la vida familiar. No podemos dejarlo lanzado al azar e improvisar en algo importante. Podemos incluso ser creativos en la transmisión del mensaje con carteles gráficos o juegos, pero siempre con un mensaje que es claro y no está exento de afecto.

AFP PHOTO / POOL / Alessandra Tarantino
Pope Francis (C) exchanges gifts with Dutch King Willem-Alexander and Queen Maxima during a private audience at the Vatican, on June 22, 2017. /

Ser consecuente con los que decimos y hacemos

La reina Máxima ha dicho que en vacaciones de verano imponen unas normas en su casa que todos cumplen: una especie de “detox digital” en la que no se usan móviles, tablets ni otros dispositivos electrónicos y el tiempo se aprovecha para conversar sobre temas importantes que durante la época de trabajo son más difíciles de abordar.

Cuando en nuestro intento por poner límites vemos que estamos fallando y caemos en la repetición, muchas veces esto se debe a que no somos constantes. Cuando damos una orden esta tiene que tener un sentido y valor. Y si nos equivocamos, porque no hemos cumplido con algo, admitirlo y comprometernos a corregirlo.

Los hijos fácilmente pueden dejar de cumplir si se dan cuenta que esas reglas que implican hacer un esfuerzo no son importantes. Se quedan con lo que ven y no tanto con lo que uno les dice. Los límites no pueden ser ambiguos y tienen que tener coherencia. No podemos decirles que no usen Whatsapp en el coche, si luego nos ven a nosotros usándolo.

Let's block ads! (Why?)

04:03 ,




Suscríbete a nuestro canal 👉 http://bit.ly/SuscribeteTeleVID 👈 Señor, en este nuevo día vengo a pedirte paz, fuerza, alegría para tener éxito en mis labores. Te compartimos la mejor oración de la mañana para tu vida. Únete a nosotros para #UnNuevoDespertar ☀️ http://bit.ly/UnNuevoDespertarTeleVID 🌄 Evangelio de hoy: 👉 http://bit.ly/EvangelioDeHoy 👈 Eucaristía de hoy: 👉 http://bit.ly/SantaMisaTeleVID 👈 Santo rosario: 👉 http://bit.ly/SantoRosarioCatolico 👈 Síguenos y haz parte de nuestro canal: YouTube: https://www.youtube.com/c/TeleVID Facebook: https://www.facebook.com/televid.tv Twitter: https://twitter.com/Canaltelevid Página web: http://www.televid.tv/ Haz tus donaciones en: http://televid.tv/donar/ #TeleVID #UnNuevoAmanecer Despertamos en este nuevo día para compartir la bendición de Dios en compañía del Padre Carlos Andrés Montoya.

04:01 ,

Muchas veces nos enojamos con Dios y luego nos viene un terrible sentimiento de culpa porque pensamos que no está bien, porque pensamos que nuestra fe y nuestro amor son débiles.

Cuando nos pasa esto es importante pedir la ayuda del Espíritu Santo para que nos enseñe a comprender que la oración es un clamor íntimo, un río que brota de lo más profundo de nuestra interioridad y que no puede contenerse. 

Esto no significa que nuestro diálogo con Dios sea una cascada descontrolada de emociones y sentimientos; pero sí quiere decir, que debe ser un cauce natural por donde nuestro espíritu se encuentre con Él. Debe ser el encuentro de dos hambres, de dos personas que se aman; y porque se aman difieren, dialogan, discuten…

Por eso no tienes que sentirte mal si te molestas con Dios. Más bien toma en cuenta estas 5 ideas para que sepas manejarlo y no se convierta en un enojo que te aleje de tu Padre.

Antes de comenzar les advierto que las respuestas corresponden a la lógica de un Padre que nos ama profundamente y que quiere que disfrutemos de su amor, aunque muchas veces nosotros pensemos que no nos está amando.

1. Cuando parece que Dios no nos escucha y no nos responde

© Fred de Noyelle / Godong

Ante esta afirmación, una clave: Dios siempre tiene los oídos atentos a nuestras súplicas, los que muchas veces no tenemos idea si nos escuchó o no, somos nosotros, y dudamos. Sí, dudamos, nos enojamos y nos quejamos de que no nos escucha porque no nos responde nada…

Más de una vez me han preguntado: ¿cuando rezas cómo sabes que Dios te escucha?, ¿cómo puedes escucharlo tú a Él?

Sinceramente me es muy difícil explicarlo y siempre digo lo mismo: si tu oración es de criatura a creador es muy difícil escuchar algo; en cambio, si tu oración es de hijo a Padre, seguro que escucharás.

Si eres su hijo, Dios para ti no es un agente externo, un gran y todopoderoso personaje superior. Si eres hijo, Él es el sujeto agente de tu vida, el que mueve tu existencia desde dentro, el que te recrea y te llama todos los días a la vida.

Cuando comprendemos que Cristo vive en nosotros y que a través nuestro se dirige al Padre (como hijo), nuestra oración cambia.

Por eso, si te enojas porque Dios no te dice nada, enójate contigo mismo porque te estás olvidando de quién es tu Padre y cómo dirigirte a Él.

Te puede interesar: Reza el Padrenuestro con tu cuerpo

2. Cuando no queremos hacer lo que Él nos pide

© shutterstock - Tianika

No es que no escuchemos a Dios, es que no queremos escuchar a Dios. Lastimosamente tenemos sordera selectiva. Cuando Él nos pide cosas maravillosas y bonitas, somos todo oídos; pero, cuando la cosa se pone difícil, de pronto no escuchamos bien y nos enojamos porque no nos gusta lo que tiene para decirnos.

Admito que la mayoría de veces es difícil seguir al Señor cuando las cosas que nos pide tienen que ver con la Cruz. Nosotros, como los apóstoles, nos llenamos de miedo ante el sufrimiento y la muerte, pero todo se entiende si miramos la Cruz desde el amor.

Si Jesús es el sujeto agente de mi vida, también lo será de mi oración. Se trata de, poco a poco, permitir que el Espíritu Santo nos una a Cristo y así, en la oración, experimentando lo que experimenta Cristo, poderlo amar más y llegar a pensar y sentir como Él.

De esta forma no habrá un espacio tan abismal entre nuestra propia humanidad débil y nuestro deseo de querer estar con Él en la Cruz.

Por eso, desde la lógica del amor, si me voy haciendo uno con Él, las cruces serán cada vez menos pesadas.

Te puede interesar: 10 maneras de encontrar una unión verdadera con Dios en medio del caos

3. Cuando nuestra vida es un desierto

DEPRESSED
Marjan Apostolovic - Shutterstock

Frente a la prueba es muy fácil pensar que Dios nos ha abandonado. Y es que puede suceder que nos permita pasar un desierto de dolor, de dudas y de sequedad para purificar nuestro amor y nuestra fe.

Santa Teresita, al final de su vida tuvo una prueba interior de fe y de esperanza; días muy duros en los que no le era fácil creer, pero ella dijo que jamás había hecho tantos actos de fe durante su vida.

Cuando vivimos tiempos difíciles, estamos obligados a hacer actos de fe, a permitirnos creer sin ver:

Señor tú no me das las respuestas que yo quisiera, pero yo quiero creer en ti

Es en los momentos de sequedad donde nuestra fe se hace más profunda, donde la fe se convierte en una decisión que implica toda mi libertad y toda mi confianza.

En definitiva, yo siempre elijo lo que quiero creer, yo soy el que decido creer.

Te puede interesar: Aunque es de noche

4. Cuando no queremos rezar porque eso nos enfrenta con nuestras propias oscuridades

Andrei Kobylko | Shutterstock

A veces rezar es doloroso, nos enfrenta con nuestros temores, nuestras angustias, nuestras miserias, nuestras faltas… y esto a nadie le gusta… pero, aunque parezca paradójico, nos llena de paz depositar nuestra pequeñez ante Jesús. Es ahí donde podemos ser sanados, es ahí donde podemos ser salvados. 

Los seres humanos estamos acostumbrados a vivir de apariencias, tenemos la sensación de que todo lo podemos y que mostrarnos necesitados es signo de debilidad; pero Dios nos va convenciendo, poco a poco, con los acontecimientos de nuestra vida, de que no somos nada.

Te puede interesar: Fuera las máscaras que hacen daño

Él permite en nuestra vida callejones sin salida para que, enfrentándonos a ellos, nos demos cuenta de que tenemos que ser constantemente creados desde la nada.

La humildad nos pone en la paz de decir que no soy ni lo que los demás piensan de mí, ni lo que yo pienso; sino lo que Dios piensa.

La oración es una hermosa invitación a reconciliarnos con nuestra humanidad para dejarnos amar y santificar. Como dice santa Teresita: “lo que agrada a Dios de mi pequeña alma, es que ame, mi pequeñez y mi pobreza“.

En tu oración permítete decirle constantemente al Señor: “el que amas está enfermo”, y Él te dirá: “camina en la fe y la esperanza de que serás curado“.

Te puede interesar: Quiero sanar, pero ¿por dónde empiezo?

5. Cuando estamos molestos con Él pues no entendemos por qué pasan las cosas

© SHUTTERSTOCK / LENETSTAN

A veces la rebeldía ante Dios obstaculiza nuestra relación con Él. Hay momentos en los que decimos con el profeta Jeremías: “Me han decepcionado y han cavado para sí cisternas, cisternas agrietadas que no retienen el agua” (Jer 2,13). O le decimos: “Señor, me he comprometido por ti y me has dejado sin nada”.

Son momentos duros en que hemos perdido el entusiasmo y no tenemos consolación. En estas ocasiones es bueno hacer dos cosas: abrirle nuestro corazón, así como está, expresarle todas nuestras dudas, y pedirle al Espíritu Santo que nos dé la gracia de respondernos¿Cuál es el desafío que me está siendo dirigido? ¿Cuál es el acto de fe que estoy llamado a realizar? ¿Cuál conversión en el amor? 

Cuando Dios nos da la gracia de entender eso, la prueba toma sentido. Así, a pesar del contexto negativo que vivo, tengo la libertad que nadie me puede quitar, la libertad de elegir sacar un bien del mal que se me presenta.

A veces se tiene la impresión que todo está perdido, de que el mal no va a desaparecer nunca, pero siempre hay un bien posible. ¿Cuál es el bien que Dios quiere que yo haga?

No nos busquemos tanto a nosotros mismos en la oración, dejémonos purificar por Dios, Él quiere que aprendamos a rezar de forma realista, a tener paciencia y a esperar en Él.

Te puede interesar: El sufrimiento, ¿un bien o un mal para la persona?

Tratemos de liberar nuestro corazón de falsas expectativas de las personas, de la realidad, de nosotros mismos, de nuestras comunidades… somos libres cuando aceptamos nuestra propia miseria, cuando aceptamos a los demás con sus límites así me hayan decepcionado.

Solo así Dios nos dará la luz en nuestra oración, quizá no una luz inmensa y permanente, sino la luz que necesitamos para cada día.

Let's block ads! (Why?)

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets