Artículos Recientes
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Año 1961 Año 1984 Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Biografico Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Cine religioso Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia Drama El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Historico Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas peliculas Religiosas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Serie Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Vidas de Santos Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

02:39 ,

Quiero ser libre para decirle a Dios, a los hombres, lo que deseo, lo que sueño, lo que soy. Es como si hoy Jesús me preguntara: “¿Qué quieres que haga por ti?”. Y yo miro en mi corazón para responderle. Quiero ser reflejo suyo entre los hombres. Quiero ser amado por Él, cada día, siempre.

Y yo miro en mi corazón queriendo ser honesto, sincero conmigo mismo. Lo que deseo, lo que espero de la vida. Lo que sueño y veo a través de las ventanas del alma.

“La vida es demasiado corta y es para vivirla, disfrutar cada pequeño instante, hacer el bien, compartir lo que tenemos, amar. Por eso, me he propuesto, a pesar de mis muchas imperfecciones: – Hacer todo el bien que pueda, a todo el que pueda. Darle sentido a mi vida”.

Quiero más de lo que poseo. Anhelo más aún de lo que sueño. Quiero ser auténtico y no renunciar a la originalidad de mi alma. Quiero hacer el bien a muchos. Pero a veces me turbo y pretendo hacer sólo lo políticamente correcto. Decir lo que corresponde en cada momento. Temo salirme de mi esquema. Por miedo a ser rechazado, por miedo a hacerlo mal, por miedo a no encajar en cualquier sitio. La vida es muy corta y quiero vivirla con un sentido. Siendo fiel a mí mismo.

He aprendido con María, en el Santuario, en su corazón inmaculado, que puedo ser yo mismo y ser querido al mismo tiempo. No tengo que renunciar a mi verdad. Porque la verdad y el amor no están reñidos. Que si no me amo a mí mismo es difícil que pueda amar bien. Y que para amarme bien necesito saber que soy amado, que alguien me ama y me lo dice.

Amo mi vida como es. No me tiene por qué gustar todo lo que veo en ella. No tengo que estar de acuerdo con todo lo que hay a mi alrededor. No es necesario para querer mi vida, para quererme.

A veces pretendo encajar en un molde para evitar las diferencias estridentes. Y así quiero educar a otros. Me cuesta aceptar y querer a los que chocan con mis deseos. A los que no se adaptan a lo que espero.

Quiero crecer, quiero madurar. Sé que la palabra madurar tiene muchos matices. Quiero madurar para ser un hombre de Dios. Eso sí. Madurar para no vivir deseando lo que no me toca vivir hoy, ahora. Madurar tiene que ver con recorrer las etapas de mi camino cuando me corresponde.

Leía el otro día sobre la madurez: “Unos la adquieren siguiendo el modelo de otros mientras abandonan, una tras otra, las ideas y convicciones que les fueron caras en la juventud. Arrojaron bienes que consideraron prescindibles. Pero de lo que se desembarazaron fueron las provisiones de alimento y de agua. Ahora navegan más aligerados, pero, como seres humanos, languidecen”.

No quiero esa madurez que me haga perder lo que yo soy. Quiero madurar para que no haya brotes adolescentes innecesarios. No quiero negarme a vivir la etapa que me toca vivir. Madurar tiene que ver con asumir mi verdad, y mi vida como es. Pero sin perder la pasión por la vida. Supone darle mi sí a lo que vivo en la fuerza del Espíritu.

Madurar significa aprender a amar de forma generosa, dejando de lado el egoísmo. Madurar tiene que ver con volar más alto y pensar en el otro más que en mí mismo. Sé que no lograré madurar en todos los aspectos de mi vida. Tendré rincones inmaduros dentro de mi alma. Sé que Dios tiene toda la vida para hacerme madurar para la vida eterna.

Decía el padre José Kentenich: “Este es el fin de nuestra educación: hacer que los que nos han sido confiados tengan la disposición y la capacidad de vivir, por motivación e iniciativa propias, la vida de un hijo de Dios“.

Quiero vivir la vida de un hijo de Dios. Y quiero educar a los que me han confiado para que sean hijos suyos. Educarme para ser hijo fiel y dócil. Hijo que se deje tocar por el amor de Dios. ¡Cuánto me cuesta educar el corazón, los sentimientos, los afectos!

Añade el Padre Kentenich: “La obra maestra de la educación es lograr un encauzamiento adecuado de los afectos. Hay que ‘desbloquear’ los niveles ‘bloqueados’ de la persona”. Desbloquear mi alma bloqueada para madurar en su amor. Romper las cadenas que me atan.

Quiero liberarme para amar en libertad. Amar bien. En plenitud. Desde mi verdad. Y no dejarme llevar de forma enfermiza por mis afectos desordenados. Un amor más maduro. Un amor puro que saque lo mejor de cada uno. Un amor hondo.

¡Cuánto me cuesta madurar en el amor! Es el camino de toda mi vida. Un largo camino que recorro de la mano de Dios. A veces torpemente. A veces dejándome llevar.

Dios me educa para que aprenda a ser su hijo. Quiero ser más niño, más libre, más dócil. Quiero ser veraz y mostrarme ante Dios como soy. Sin tapujos. Sin miedos. En mi verdad reflejo el rostro de Dios. Quiero crecer y dejar que Dios haga en mí una obra de arte. Con mi barro, con mi madera.

Decía el Padre Kentenich: “Esto es y sigue siendo el estar arraigado en el otro mundo. Esto no significa estar fuera de la realidad. En esto consiste, ciertamente, la obra maestra: permanecer con los pies en la tierra, pero también con toda la personalidad elevarse a otro mundo, a otro mundo de valores. ‘Mi justo vivirá por la fe’”.

Sin dejar este mundo vivir en el cielo. Sin dejar la tierra tener el corazón en el corazón de Dios. Sin cortar las raíces estar hundido en su amor. Es lo que sueño cada día. ¡Cuánto me cuesta aprender a vivir de verdad!

02:29 ,

Mientras en el hemisferio norte muchos se están “derritiendo” por el calor, otra es la realidad en el hemisferio sur, donde por estas épocas comienza a asentarse con mayor fuerza el invierno.

Cuanto más aún en la Antártida, famoso continente blanco de clima polar, lugar de concentración y convivencia de varias personas de diferentes países, principalmente con fines científicos y de investigación.

Aquí también los hombres viven la fe de una manera muy especial en lugares de culto como iglesias y capillas pertenecientes a las diferentes bases instaladas.

A continuación, algunas de sus mejores postales:

Se trata de una iglesia perteneciente a la iglesia ortodoxa rusa, se destaca por su particular construcción, pues la materia prima principal es el pino y cedro provenientes de la Siberia. Está vinculada a la base rusa apostada en la Isla San Jorge y cuenta con la bendición del patriarca Alejo II de Moscú. En el año 2016 el patriarca Cirilo I de Moscú la visitó. Su altura y un aforo para unas 30 personas la hacen realmente especial.

Ubicada en la base de Estados Unidos en la Antártida se caracterizar por tener capellanes que rotan tanto católicos como protestantes, además de estar abierta para encuentros de otras religiones. Con una capacidad para más de 60 personas, esta construcción, que tiene una torre de poca altura, ha tenido que ser demolida y reemplazada en más de una ocasión debido a incendios o tormentas.

Pertenece a la base de Bulgaria en la Antártida y su construcción se realizó con la colaboración de científicos de esa base. En cuanto a su campana, la donación provino del exvice primer ministro búlgaro Nikola Vasilev, quien estuvo trabajando en la base como médico durante una temporada en la década del 90. En 2012 se oficializó una nueva construcción, tal cual como se ve en la imagen.

En este caso, se trata de una capilla ubicada en territorio antártico chileno, Villa de las Estrellas, a más de 1500 kilómetros de Punta Arenas. Una de sus principales características es su material, tipo un gran container de metal, modificado y adaptado para parecerse a cualquier otro templo. Considerada el tempo católico más austral de Chile, este lugar representa una construcción moderna y forma parte del Obispado Castrense del país sudamericano.

El otro de los países sudamericanos con fuerte presencia en la Antártida y con capillas es Argentina. En este caso, una de las más particulares y novedosas es la capilla de hielo en la base Belgrano II. Se trata de un verdadero lugar de culto subterráneo donde es posible alabar a Dios entre paredes de hielo. Una verdadera experiencia sublime que pocos pueden contar.  Capilla San Francisco de Asís en Base Esperanza; Capilla Santísima Virgen del Lujan en la base Marambio y la Capilla Stella Maris son algunas de las otras con impronta argentina.

02:29 ,

Members of the National Guard arrest an opposition activist during a demonstration against the government of Venezuelan President Nicolas Maduro, in Caracas on June 26, 2017. A political and economic crisis in the oil-producing country has spawned often violent demonstrations by protesters demanding Maduro's resignation and new elections. The unrest has left 75 people dead since April 1. / AFP PHOTO / Juan BARRETO

El gobierno de Nicolás Maduro sorprendió con un nuevo anuncio: un “plan de recuperación para muchachos guarimberos”. El término guarimba, en el contexto de la crisis venezolana, se utiliza para designar la actividad opositora de calle a la que más temen el gobierno y sus cuadros militares.

Se trata de una protesta puntual, desde la calle, avenida o esquina donde se resida. Se ejerce una acción relámpago que permite el anonimato y el inmediato refugio cada manifestante el cual, literalmente, desaparece del escenario sin dejar rastro. Guarimba es, en realidad, sinónimo de refugio. Esta actividad, multiplicada por millones de venezolanos, es potencialmente irreprimible.

El antecedente lo tenemos en la lucha de los disidentes en tiempos de dictaduras anteriores en Venezuela, quienes corrían a ocultarse en las iglesias en busca de seguridad.  El propio Hugo Chávez acuñó el término en 1996, cuando lideraba la campaña electoral e invitaba a los venezolanos a “resistir” en las manifestaciones contra los partidos que él llamaba despectivamente “de derecha”.

El gobierno las teme porque, dada su naturaleza escurridiza, es muy difícil controlarlas. Es una especie de combinación de pequeñas células de resistencia en plena ciudad, una auténtica guerra “asimétrica” -como animaba Chávez a desarrollar a sus seguidores-  que ahora se vuelve en su contra.

A decir verdad, el gobierno busca descalificar toda acción opositora colgándole el epíteto de “guarimba”. Guarimbero, en consecuencia, sería todo opositor. Buscando debilitar la protesta, los jóvenes detenidos en refriegas callejeras podrían ser sometidos a una especie de “reeducación”. En código comunista estaríamos hablando de lavado de cerebro.

El “I Foro Internacional de Psicología, Violencia y Operaciones Psicológicas”, realizado el pasado 12 de junio en la sede de la Cancillería venezolana y dirigido por el ministro de Información Ernesto Villegas, fue el marco donde miembros de un colectivo de psicólogos por el socialismo y “11 supuestos expertos internacionales” habrían propuesto esta iniciativa que presentaron con el sugestivo nombre de “Laboratorios de Paz” con el objeto de “reeducar” a los manifestantes opositores.

La respuesta fue instantánea. El rechazo al proyecto por parte de profesionales pertenecientes a la Asociación Mundial de Psicoanálisis no se hizo esperar. Lo calificaron de “canallesco” y repudiaron firmemente el método  para tratar a los manifestantes opositores capturados en protestas antigubernamentales.

El doctor Gustavo Zapata, en nombre del grupo, denunció que estos centros anunciados por Maduro serían un “dispositivo de reingeniería psicológica” utilizado con el fin de igualar a los opositores con enfermos mentales. En otras palabras, se trata de reducir la capacidad de respuesta de la sociedad.

“Ahora la intención no es solamente catalogarnos como terroristas, sino que todo aquel que esté en contra del Gobierno en este país también está enfermo mentalmente”, denunció el diputado de la bancada opositora,  Angel Medina. “No es más que un mecanismo tenebroso, terrorífico, que está utilizando Maduro y su gente para tratar de alienar a todos esos jóvenes que han sido lamentablemente detenidos”.

Además, el psicólogo Gustavo Zapata alertó acerca de que este intento formaría parte de una estrategia gubernamental iniciada desde las últimas dos semanas de mayo y la primera de junio, a través de la cual se busca argumentar la regulación de las redes sociales, disminuir el valor y razones de la protesta, así como justificar acciones para “reeducar” a los opositores.

Maduro anunció textualmente “un plan de recuperación especial” de unos 40 jóvenes capturados en las protestas potencialmente capaces de captar a otros. “No es la primera vez –recordaron los psicólogos- que el régimen hace pública su convicción de acuerdo a la cual quien piensa diferente no lo hace porque es libre y es su derecho, sino porque su propia mente no le pertenece, y pretende hacer del adversario político un enfermo que debe ser curado”.

Esta iniciativa podría llegar a alcanzar a todos quienes muestren su descontento, incluyendo al chavismo crítico y a la propia fiscal general Luisa Ortega Díaz.

Como precedentes históricos a esta iniciativa recordamos los campos de reeducación que fueron utilizados con similar propósito en Rumania en las décadas de 1940 y 1950, así como en los campos soviéticos en Siberia, conocidos como gulags, que causaron graves daños emocionales en quienes fueron sometidos a semejantes prácticas.

“Sabemos que ese último y codiciado reducto de la libertad individual es tan complejo como frágil y los estragos de una operación de reingeniería psicológica son difíciles de tramitar y en cierto punto inaceptables”, advirtió el doctor Zapata.

La grave advertencia de los psicoanalistas busca “tratar de detener lo que a todas luces es una política lesiva de la libertad y dignidad humanas”.

02:19 ,

Para entender la escasez de informaciones sobre la vida de Nuestra Señora en los primeros siglos conviene tener en cuenta las particularidades de aquella época.

El mundo pagano, por efecto de la decadencia en que se encontraba, era politeísta, o sea, los hombres adoraban simultáneamente a varios dioses. Los paganos no consideraban ilógico que existieran varias divinidades o que estas fueran imperfectas.

Incluso consideraban normal que los dioses dieran ejemplo de devastación moral, siendo, por ejemplo, adúlteros, ladrones o borrachos.

Obviamente no todos los dioses eran representados por esos vicios, pero el hecho de que hubiera varios en esas condiciones dificultaba que los paganos entendieran la noción católica del verdadero y único Dios, de perfección infinita.

Por eso la Iglesia primitiva tuvo mucho cuidado al representar a Nuestra Señora como Madre de Dios, pues aquellos pueblos, con fuerte influencia del paganismo, rápidamente tenderían a transformarla en una diosa.

Aunque nunca se ocultó la importancia fundamental de la Virgen Santísima en la historia de la salvación, fue sólo tras la caída del imperio romano de Occidente y de la sucesiva cristianización de los pueblos cuando la Iglesia empezó a colocar a Nuestra Señora en la evidencia que le compete, exaltando sus maravillas. Y con ello hizo un bien indescriptible.

Es fácil comprender por qué en ese largo periodo, de cerca de 400 años, muchas informaciones relativas a la Virgen María se perdieran y otras se hallaran en fuentes no totalmente confiables. A pesar de ello, la Tradición de la Iglesia conservó fielmente esos atributos de María que eran necesarios para la integridad de la fe de los católicos. Lo esencial se transmitió y para un hijo que ama a su Madre cualquier dato relativo a ella es importante.

Entre los datos sobre los que permanece un velo de misterio está el lugar en el que nació Nuestra Señora.

Tres ciudades se disputan la honra de haber sido el lugar de nacimiento de la Madre de Dios.

La primera es Belén. Esa tradición se debe al hecho de que Nuestra Señora es de estirpe real, de la casa de David. Siendo Belén la ciudad de David, fue esa la razón por la que san José y la Virgen Santísima, ambos descendientes del profeta rey, se dirigieron a esa localidad en ocasión del censo romano que ordenaba que todos se registraran en el lugar originario de sus familias.

Por eso el niño Jesús nació en Belén y es aclamado, en el Evangelio, como hijo de David. El principal argumento de los que sustentan la tesis de que Nuestra Señora nació en Belén se basa en un documento titulado De Nativitate Sanctae Mariae [“Sobre el nacimiento de Santa María“], incluido en la continuación de las obras de san Jerónimo.

Hay una tradición, en paralelo, que señala la pequeña localidad de Séforis, localizada a pocos kilómetros al norte de Belén, como lugar de nacimiento de la Virgen María.

Esa opinión tiene como base que, ya en la época del emperador Constantino, a principios del siglo IV, se construyó una iglesia en la localidad para celebrar a san Joaquín y santa Ana, padres de Nuestra Señora, que residían allí.

San Epifanio menciona este santuario. Los defensores de otras hipótesis señalan que el hecho de que los padres de la Virgen residieran allí no indica necesariamente que Nuestra Señora hubiera nacido en esa localidad.

La hipótesis que congrega el mayor número de adeptos es la de que María nació en Jerusalén. San Sofronio, patriarca de Jerusalén (634-638) escribió en el año 603 que esa es la ciudad natal de María Santísima. San Juan Damasceno defiende la misma postura.

En la Iglesia católica celebramos muchas fiestas de santos. Habiendo, felizmente, millares de santos, se conmemoran millares de fiestas. Pasa que no se celebra la fiesta del nacimiento del santo, sino la de su muerte en esta vida, por ser el día de su entrada en la vida eterna. Sólo en tres casos se conmemoran las fiestas el día del nacimiento: la Navidad de Jesús, el nacimiento de san Juan Bautista y la natividad de la Virgen María.

La fiesta de la Natividad se celebraba en el Oriente católico mucho antes de ser instituida en Occidente. Según una bella tradición, esta se inició cuando san Maurilio la introdujo en la diócesis de Angers, en Francia, a consecuencia de una revelación en el año 430.

Un hombre de Angers se encontraba en la pradera de Marillais la noche del 8 de septiembre de ese año cuando vio a los ángeles cantar en el cielo. Les preguntó cuál era el motivo de su cántico y le respondieron que cantaban de alegría por el nacimiento de Nuestra Señora esa noche (cf. La fête angevine N.D. de France, IV, París, 1864, 188).

En Roma, ya en el siglo VII, se encuentra el registro de la conmemoración de esta fiesta. El papa Servio la volvió solemne mediante una gran procesión.

Posteriormente, Fulberto, obispo de Chartres, contribuyó mucho a la difusión de esta fecha en toda Francia. Finalmente el papa Inocencio IV, en 1245, durante el Concilio de Lyon, extendió la festividad a toda la Iglesia.

Por una serie de motivos curiosos, la fiesta de la Natividad se celebra muy especialmente en Italia y en la isla de Malta, donde la principal conmemoración de la fiesta consiste en una procesión solemne en la localidad de Xaghra.

En la ciudad de Florencia, el día de la fiesta, muchos niños se dirigen al río Arno llevando pequeñas linternas que se colocan en el agua y lentamente van atravesando la ciudad.

En Mistretta, Sicilia, la población celebra la fiesta representando un baile entre dos gigantes. A primera vista parecería que eso no tiene nada que ver con la natividad, pero corresponde a una tradición: una imagen de santa Ana con Nuestra Señora niña fue encontrada y llevada a la ciudad, pero misteriosamente volvió al lugar donde había sido hallada; los habitantes consideraron que sólo podría haber sido llevada por gigantes y de ahí proviene esa costumbre.

En Moliterno existe la bonita y pintoresca costumbre entre las chicas de fijar pequeñas candelas en los sombreros de sus trajes típicos. En un determinado momento se pagan las demás luces y sólo se encienden esas velas, mientras las jóvenes ejecutan una danza regional.

En muchas localidades, las luces desempeñan un papel determinante en la fiesta. Podemos conjeturar una razón: la Natividad de Nuestra Señora representó un preanuncio de la llegada al mundo de la Luz de justicia, Nuestro Señor Jesucristo.

A partir del texto de Valdis Grinsteins en catolicismo.com.br

21:21

Domingo 02 de Julio de 2017
13° domingo durante el año
Verde.

Martirologio Romano: En Bamberg, de Franconia, san Otón, obispo, que evangelizó con gran celo a los pomeranios († 1139). Fecha de canonización: 29 de abril de 1189 por el Papa Clemente III.

Antífona de entrada         Sal 46, 2
Todos los pueblos aplaudan y aclamen al Señor con gritos de alegría.

Oración colecta    
Dios nuestro, que por la gracia de la adopción quisiste hacernos hijos de la luz; concédenos que no seamos envueltos en las tinieblas del error, sino que permanezcamos siempre en el esplendor de la verdad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas       
Dios de bondad, que das eficacia a tus misterios, concede que nuestro culto resulte digno de estos sagrados dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión      cf. Sal 102, 1
Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga a su santo nombre.

O bien:         cf. Jn 17, 20-21
Dice el Señor: “Padre, ruego por ellos, para que todos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”.

Oración después de la comunión

Que la víctima divina que hemos ofrecido y recibido nos llene de vida, Señor, para que, unidos a ti por el amor, demos frutos que permanezcan eternamente. Por Jesucristo, nuestro Señor.

1ª Lectura    2Rey 4, 8-11. 14-16a
Lectura del segundo libro de los Reyes.
Un día, Eliseo pasó por Sunám. Había allí una mujer pudiente, que le insistió para que se quedara a comer. Desde entonces, cada vez que pasaba, él iba a comer allí. Ella dijo a su marido: “Mira, me he dado cuenta de que ese que pasa siempre por nuestra casa es un santo hombre de Dios. Vamos a construirle una pequeña habitación en la terraza; le pondremos allí una cama, una mesa, una silla y una lámpara, y así, cuando él venga, tendrá donde alojarse”. Un día Eliseo llegó por allí, se retiró a la habitación de arriba y se acostó. Entonces llamó a Guejazí, su servidor, y le preguntó: “¿Qué se puede hacer por esta mujer?”. Guejazí respondió: “Lamentablemente, no tiene un hijo y su marido es viejo”. “Llámala”, dijo Eliseo. Cuando la llamó, ella se quedó junto a la puerta, y Eliseo le dijo: “El año próximo, para esta misma época, tendrás un hijo en tus brazos”.
Palabra de Dios.

Comentario
La mujer supo reconocer que Eliseo era un hombre de Dios. Por eso, ella no escatimó nada. Por el contrario, tuvo la sabiduría para saber a quien ofrecer sus recursos –habitación y sustento– lo que constituía para ella y su familia una ganancia. Porque cuando Dios pasa por la vida, también en la presencia de sus santos y santas, toda la existencia queda transformada.

Sal 88, 2-3. 16-19
R. Cantaré eternamente el amor del Señor.
Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. Porque tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo”. R.

¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte! Ellos caminarán a la luz de tu rostro; se alegrarán sin cesar en tu Nombre, serán exaltados a causa de tu justicia. R.

Porque tú eres su gloria y su fuerza; con tu favor, acrecientas nuestro poder. Sí, el Señor es nuestro escudo, el Santo de Israel es realmente nuestro rey. R.

2ª Lectura    Rom 6, 3-4. 8-11
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.
Hermanos: ¿No saben ustedes que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús, nos hemos sumergido en su muerte? Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que así como Cristo resucitó por la gloria del Padre, también nosotros llevemos una Vida nueva. Pero si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él. Sabemos que Cristo, después de resucitar, no muere más, porque la muerte ya no tiene poder sobre él. Al morir, él murió al pecado, una vez por todas; y ahora que vive, vive para Dios. Así también ustedes, considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús.
Palabra de Dios.

Comentario
San Pablo expone todas las consecuencias que el bautismo tiene en nuestra vida. El bautismo nos hace participar de la Pascua de Jesús: muere el pecado y surge la vida nueva. En esta gracia, se desarrolla nuestra existencia.

Aleluya        1Ped 2, 9
Aleluya. Ustedes, son una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido para anunciar las maravillas de Aquel que los llamó de las tinieblas a su admirable luz. Aleluya.

Evangelio     Mt 10, 37-42
Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.
Dijo Jesús a sus apóstoles: El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a Aquel que me envió. El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo por ser justo, tendrá la recompensa de un justo. Les aseguro que cualquiera que dé a beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa.
Palabra del Señor.

Comentario
El seguimiento de Jesús tiene exigencias fuertes. “No anteponer nada al amor de Cristo”, como san Benito dirá en el siglo VI. El seguimiento de Jesús y la opción fundamental por el Reino ordenan todos nuestros amores y hace que pongamos en primer lugar a los pequeños. Así la vida se llena de sentido, así la ganamos.

Oración introductoria
Señor, gracias por este momento de oración. Concédeme la luz para salir de esa falsa paz en la que acomodo mi vida, evitando el compromiso auténtico de mi fe. Espíritu Santo, lléname de tu gracia para poder profundizar en lo que me quieres decir hoy por medio del Evangelio.

Petición
Señor, concédeme que mi entrega a la Iglesia esté marcada siempre por el sello de la generosidad y de la alegría.

Meditación

Hoy Jesús nos ofrece una mezcla explosiva de recomendaciones. Se trata de consejos profundos y duros de digerir, destinados a sus discípulos en el centro de su proceso de formación y preparación misionera (cf. Mt 11,1). Para gustarlos, debemos contemplar el texto en bloques separados.

Jesús empieza dando a conocer el efecto de su enseñanza. Jesús nos pide ocupar el grado máximo en la escala del amor: «quien ama a su padre o a su madre más que a mí…» (Mt 10,37), «quien ama a sus hijos más que a mí…» (Mt 10,37). Así, nos propone dejarnos acompañar por Él como presencia de Dios, puesto que «quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado» (Mt 10,40). El efecto de vivir acompañados por el Señor, acogido en nuestra casa, es gozar de la recompensa de los profetas y los justos, porque hemos recibido a un profeta y un justo.

La recomendación del Maestro acaba valorando los pequeños gestos de ayuda y apoyo a quienes viven acompañados por el Señor, a sus discípulos, que somos todos los cristianos. «Y todo aquel que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo...» (Mt 10,42). De este consejo nace una responsabilidad: respecto al prójimo, debemos ser conscientes de que quien vive con el Señor, sea quien sea, ha de ser tratado como le trataríamos a Él. Dice san Juan Crisóstomo: «Si el amor estuviera esparcido por todas partes, nacerían de él una infinidad de bienes».

Hoy como ayer, Jesús tiene pocos amigos. Y humanamente hablando ser profeta de "desdichas" no es el mejor modo para atraer a las personas. Por lo general tomamos estas amonestaciones como un tipo de "mal agüero", y terminamos por culpar del mal que nos sucede, justo Aquel que buscaba advertirnos de las posibles desgracias en nuestra vida. Son profecías desagradables, porque nos anuncian cosas incómodas, que no corresponden a lo que deseábamos para nosotros mismos. Pero no escuchar estos consejos, es una actitud ridícula, porque es como esforzarse por no ver la señal que nos indica el camino que buscábamos desde hace tanto tiempo y con tanta ansiedad. 

El mensaje de Jesús, cuando es aceptado en su totalidad cambia la mentalidad del mundo. Porque sólo Cristo es el que puede donarnos la verdadera felicidad sobre esta tierra. 

Propósito
Renunciar a algo que me guste mucho, para ofrecerlo por alguien que necesite encontrase con Dios.

Diálogo con Cristo
Señor, bien sabes que quiero ser santo pero que fácilmente olvido que la santidad se fragua en la renuncia, la abnegación, la generosidad, el desinterés, el olvido personal, para favorecer el bien de los demás. Permite comprobar que hay mayor felicidad en el dar que en el recibir y ayúdame a edificar mi santidad en la vivencia cotidiana de las virtudes que engrandecen mi amor a Ti y a mi prójimo, a ése más próximo, que luego olvido. 

Let's block ads! (Why?)

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets