Artículos Recientes
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Año 1961 Año 1984 Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Biografico Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Cine religioso Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia Drama El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Historico Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas peliculas Religiosas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Serie Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Vidas de Santos Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

09:24 ,

Verdes, ocres, grises azulados y dañinos. Puertas altas. Difuminados. Estética de cuento de horror, con lobos y ogros que espían. Mucha moralina y una crítica al presente necesaria. Si no han oído hablar de esta serie, tarde o temprano lo harán. Acaba de terminar su proyección en HBO y ya hay segunda temporada confirmada. Hablamos de The Handmaid’s Tale, y es de lo mejor del año. La producción de Hulu y MGM Televisión es excelente, y el guión de Bruce Miller, desgarrador y estimulante. Una serie ineludible.

The Handmaid’s Tale sentará mal a muchos; será criticada por moralistas y desgajará los ánimos de los más sensibles. Véanla un día que no estén especialmente alicaídos, pero véanla. La crítica social que contiene va más allá de las reducciones tópicas y progresistas que se le atribuyen, y convierten este cuento futurista en una reflexión humana y religiosa fundamental por los fundamentos antropológicos que plantea.

Adaptación de la obra homónima de la reconocidísima Margaret Atwood, The Handmaid’s Tale es una mezcla del mundo futuro de Orwell, Huxley y Bradbury con Black Mirror y Hijo de los hombres. Miller crea con fidelidad a Atwood un ambiente emocional desconcertante y un brutal clima totalitario propio tanto de la Alemania de Hitler como del Estado islámico. Sin lugar a dudas, el resultado es duro y asfixiante pero también absorbente, lúcido e inteligente. Capítulos que suman un todo único en un relato minucioso y lento, en el que caminas de puntillas para poder vivir, para recuperar al hombre que hay detrás del esclavo, escondido en la uniformidad.

«Voy a sobrevivir», afirma Offred, June en el pasado. Un pasado casi inmediato.

Estamos en Gilead, o lo que era hasta hace poco Estados Unidos. June es ahora Offred, una mujer a lo Jane Austen, vestida como una criada de Veermer y que han sido reclutadas en el Centro Rojo. Vestidas de rojo llamativo y con cofia blanca, son las monjas del útero. Ha caído la natalidad en un mundo occidental consumista e inmoral, donde el hedonismo ha campado satánicamente. La toxicidad del hombre y de sus obras es tan elevada que se las mujeres (o los hombres…) han llegado a ser estériles. Un grupo de fascistas teocráticos, los Hijos de Jacob, quiere volver a los valores tradicionales del mundo pre-capitalista.

Pan artesano, productos ecológicos, pero también machismo, esclavismo, y abolición de los derechos fundamentales. Nada de libros, nada de placeres, nada de libertad, nada de vida religiosa en primera persona, etc. Todo es pecado, es decir, posibilidad de acabar con el esquema y el moralismo erigido a golpe de cita bíblica.

Gilead es una sociedad distópica que ha acabado con la Constitución, con el Congreso y con el presidente de Estados Unidos. Curas, médicos y homosexuales son vistos como peligros potenciales. Las iglesias católicas van al suelo, y la Biblia es reducida a la interpretación protestante de los poderosos.

Para asegurar el futuro de la especie humana, infértil como castigo divino, las mujeres fértiles del pasado han sido reconvertidas en úteros al servicio de la clase alta. Siempre hay un Ojo que te vigila. El Gran Hermano. Es un Estado sin perdón. Pero Offred se sigue sabiendo libre y quiere escapar de la prisión de fertilidad. «Somos seres humanos», dice la frecuente voz en off de Offred.

The Handmaid’s Tale plantea la represión de la justicia de los derechos humanos conseguidos con la modernidad y la persecución de la libertad religiosa que el cristianismo defiende. Gilead es una República teocrática laicista. Sí parece una paradoja pero es así por la doblez de sus jefes, y porque toda la religiosidad no es más que una estrategia que elimina al Dios vivo de la libertad, el amor y el perdón.

Cuando salió la novela, en 1984, las premisas de Atwood, miembro de Amnistía Internacional y defensora de las causas ambientales, parecía una animalada. Con el tiempo se han ido cumpliendo. En la serie se dice que las cosas no ocurren de golpe, que pasan poco a poco, con los gestos libres de cada hombre, con decisiones que se van tomando en contra de la realidad y de la justicia humana, esa que lleva el corazón en su verdad.

Al abrirse las puertas del tren que lleva a Auschwitz, uno se sube sin preguntarse por qué. Parece que paso a paso hemos llegado a esa sociedad que describe la autora, donde la religión se reduce a código, donde los fanatismos crecen, donde los Estados cierran fronteras, donde la tribu suplanta la libertad del ser humano, y donde el ecologismo se ha convertido en ética. Sin embargo, en este ambiente la propuesta de The Handmaid’s Tale es clara: la libertad interior del ser humano es inquebrantable, y no hay nada que pueda mermarla.

08:54

(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 30 Jun. 2017).- El papa Francisco recibió este viernes en la Sala Clementina del Palacio Apostólico Vaticano, a los miembros de la Organización Italo Latino Americana (IILA), en ocasión del 50 aniversario de su fundación.

Elogió entre las finalidades del IILA, promover el desarrollo y la coordinación, como también individuar las posibilidades de asistencia recíproca y de acción común en los países miembros.

El IILA s una organización intergubernamental fundada en Roma en 1966, activa en el campo cultural, científico y de cooperación al desarrollo, que colabora con el Ministerio de Exteriores de Italia para realizar determinados proyectos.

Les invitó así a “individuar las potencialidades” en países ricos en historia, cultura, recursos naturales; donde además “sus gentes son buenas y solidarias con los demás pueblos”, como se ha ha comprobado ante las recientes catástrofes naturales.

El segundo punto “es coordinar esfuerzos para dar respuestas concretas y hacer frente a los ruegos y necesidades de los hijos e hijas de nuestros Países” precisando que “Coordinar no es dejar hacer al otro, y al final dar el visto bueno; sino que conlleva mucho tiempo y esfuerzo; es un trabajo escondido y poco valorado, pero necesario”.

El Santo Padre indicó que la emigración ha existido siempre, pero en los últimos años se ha incrementado de una manera nunca antes vista. Y “es un drama de división: se dividen las familias, los hijos se separan de sus padres, se alejan de su tierra de origen, hasta los mismos gobiernos y los países se dividen ante esta realidad”. Por ello aseguró “se necesita fomentar una política conjunta de cooperación para abordar este tema”.

Y por último, el tercer aspecto: promover una cultura del diálogo. Algunos países están atravesando momentos difíciles a nivel político, social y económico. Los ciudadanos que tienen menos recursos son los primeros en notar la corrupción que existe en las distintas capas sociales y la mala distribución de las riquezas.

Sé que muchos países trabajan y luchan para lograr una sociedad más justa, promoviendo una cultura de la legalidad. La promoción del diálogo político es esencial, ya sea entre los distintos miembros de esta Asociación, así como también con países de otros continentes, de modo especial con los de Europa, por los lazos que los unen.

En esta colaboración y diálogo se encuentra la diplomacia como instrumento fundamental y de solidaridad para alcanzar la paz.

El diálogo es esencial; pero no el «diálogo de sordos». Se pide una actitud receptora que acoja sugerencias y comparta inquietudes. Capacidad de escucha. Es un intercambio recíproco de confianza, que sabe que al otro lado está un hermano con la mano tendida para ayudar, que desea el bien de las partes y estrechar vínculos de fraternidad y amistad para avanzar por caminos de justicia y de paz.

08:44 ,

“Nosotros (los obispos) como ya lo hemos dicho, le pedimos al Gobierno nacional que recapacite, que deponga esa actitud de querer implantar en Venezuela un sistema totalitario marxista y ahora también militar, militarista; y por supuesto, que desista de estar utilizando recursos legales para desmantelar el Estado. Todo eso es reprochable e intolerable y no es el camino que desea la mayoría del pueblo venezolano”.

De esta manera se expresó el cardenal Jorge Urosa Savino, al culminar la misa que este 29 de junio ofició en la Iglesia Nuestra Señora de la Candelaria de Caracas, con motivo de las festividades de San Pedro y San Pablo, y en el marco del 98 aniversario de fallecimiento del Venerable Doctor José Gregorio Hernández, un reconocido médico venezolano que espera por un milagro para su beatificación.

El cardenal Urosa aunque habló en nombre propio, dijo que el sentir de sus palabras es el mismo de la Conferencia Episcopal Venezolana, cuya comunión y sintonía con el Papa Francisco fue ratificada en reciente visita al Vaticano.

El Gobierno de Nicolás Maduro convocó una Asamblea Nacional Constituyente, cuyas elecciones están previstas para el 30 de julio, pero la Iglesia venezolana ha mostrado su rechazo público en reiteradas oportunidades por considerar que la población antes que cambiar la Carta Magna lo que necesita es comida, seguridad ciudadana, elecciones democráticas y libres, y respeto a las leyes, entre otras prioridades.

En ese contexto, el arzobispo de Caracas se refirió la situación del país, catalogándola de “sumamente grave”, y de la que expresó: “se podría hablar de una guerra del Gobierno contra el pueblo”. Por tanto, rechazó la represión tanto por los cuerpos de seguridad del Estado como por grupos paramilitares en contra de los manifestantes, que a lo largo de tres meses han causado más de 90 personas fallecidas en Venezuela.

“Esas bandas armadas y cuerpos de seguridad del Estado, han causado muertes de una manera verdaderamente criminal, como por ejemplo, disparar armas de fuego directamente a la cabeza o disparar perdigones a corta distancia o las bombas lacrimógenas para causar daños mortales”, denunció.

“No se puede llamar de otra manera a esa represión cruel que se ha desatado, inclusive con asedio a conjuntos de viviendas, ingreso forzado a esos lugares, ataque a las personas en sus casas sin órdenes de allanamiento. Sobretodo el asesinato de más de 70 personas, lo cual es totalmente condenable y lo rechazamos de todo corazón”.

También les envió un mensaje a las familias que han perdido a sus hijos, mayormente jóvenes, en las manifestaciones, reiterándoles su solidaridad, su pésame y cercanía. “Les invitó a no dejarse llevar por el rencor ni por el odio, sino más bien pedirle a Dios esperanza y  consuelo porque Jesucristo nos llama a participar para siempre de la vida eterna”, expresó tras finalizar la misa.

Apoyo a la Fiscal.Al ser consultado en torno a las acciones legales emprendidas por la Fiscal General Luisa Ortega Díaz, en contra de algunos altos funcionarios del Gobierno e instancias del poder en Venezuela, el cardenal Jorge Urosa Savino expresó su apoyo por considerar que ha asumido una posición democrática y apegada a sus funciones.

“Yo creo que la ciudadana Fiscal General de la República  ha tomado una posición muy democrática, precisamente denunciando toda una serie de abusos y es preciso que tales abusos cesen. Yo apoyo sus declaraciones y postura de la ciudadana fiscal Luisa Ortega Díaz”, expresó a los periodistas.

Respecto a la situación de escasez de alimentos y medicamentos, hizo un llamado al Gobierno para que resuelva esa situación porque las familias no tienen como hacerlo. Precisó que el Gobierno está en mora con la población y no ha cumplido con su obligación de garantizar la seguridad alimentaria a los venezolanos.

“Todo quieren resolverlo con la importación cuando nosotros tenemos una naturaleza verdaderamente generosa. Aquí, en Venezuela, no haría falta que nosotros tendríamos que estar importando nada. Es el Gobierno el que tiene que resolver esta situación terrible y dramática de hambre, de carestía cada vez mayor”, indicó.

Finalmente, el cardenal Jorge Urosa Savino subrayó que este 29 de junio se recordó “la santa muerte del Doctor José Gregorio Hernández, ese venezolano insigne, ese ejemplo de vida cristiana, ese médico de los pobres, venerable en la Iglesia, porque se le reconocen sus virtudes heroicas, y por supuesto, le pedimos mucho a Dios que podamos alcanzar el milagro que necesitamos para que se decrete su beatificación”.

07:09 ,

Un titular anunciaba que un tribunal europeo ha sentenciado a muerte a un bebé.

La revista National Review condenó la situación titulando: “Tribunal ordena la muerte de Charlie Gard”.

Ha corrido mucha tinta sobre la negación al derecho de estos padres a llevar a su hijo a Estados Unidos para un tratamiento que quizás podría salvarle. Los medios sociales se encendieron con advertencias oscuras sobre lo que puede esperarle a Estados Unidos de seguir el camino hacia la medicina socializada.

El caso ha recibido tantísima atención que incluso el Vaticano ha intervenido.

Charlie Gard, desde su cama en el hospital Great Ormond Street de Londres, no es consciente de toda la controversia que le rodea. Pero el bebé, sin duda, tiene la total atención de sus padres durante los que podrían ser sus últimos días o incluso horas.

Charlie nació el pasado agosto con una enfermedad grave llamada síndrome de agotamiento mitocondrial. La enfermedad es extremadamente rara y, por lo general, mortal. El muchacho tiene un daño cerebral severo, es incapaz de respirar por su cuenta y sufre frecuentes convulsiones.

En marzo, los médicos decidieron que no podían hacer nada más por Charlie y recomendaron a sus padres, Connie Yates y Chris Gard, que retiraran su sistema de respiración. En vez de eso, los padres recaudaron 1,3 millones de libras en un sitio de crowdfunding para pagar un tratamiento experimental en EE.UU. El hospital, de acuerdo con la legislación británica, recurrió a los tribunales para impedir la continuación de tratamientos, según informa National Review. En abril, un juez negó a la familia el permiso para llevar a Charlie a EE.UU. Tres jueces del Tribunal de apelaciones ratificaron la resolución en mayo y tres jueces del Tribunal supremo desestimaron ulteriores objeciones de los padres.

Esta semana, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos —el último tribunal de jurisdicción— se negó a intervenir. (…) En cualquier momento que les parezca apropiado, los médicos del hospital Great Ormond Street ya pueden retirar el soporte vital a Charlie.

Según el honorable juez Nicholas Francis, de la División de Familia del Tribunal Superior de Inglaterra, que autorizó la decisión posteriormente apoyada por tribunales más elevados, la muerte es “en el mejor interés de Charlie”. No había “base científica” para creer que Charlie respondería de forma positiva al tratamiento experimental estadounidense; mientras tanto, hay “unanimidad entre los expertos por quienes he sabido que la terapia de nucleósidos no puede revertir el daño cerebral estructural”. “Si el daño de la función cerebral de Charlie no puede mejorar, según coinciden todos”, escribe el juez Francis, “entonces ¿cómo puede estar mejor de lo que está ahora?”. El juez apoyó a los médicos “con pesar en su corazón”. Charlie debería poder “morir con dignidad”.

La BBC informó de que los especialistas del hospital creen que Charlie no tiene posibilidad de sobrevivir. El tribunal coincidió y concluyó que el seguir con tratamientos “continuaría causando a Charlie un daño significativo”, según recogía el medio informativo.

La Academia Pontificia vaticana para la Vida emitió una declaración el miércoles diciendo: “Debemos cumplir con todo gesto que contribuya a la salud del paciente, pero también debemos reconocer los límites de la medicina y, como se recoge en el párrafo 65 de la Encíclica Evangelium Vitae, evitar procedimientos médicos agresivos que sean desproporcionados a cualquier resultado esperado o que sean excesivamente gravosos para el paciente o la familia”.

La Conferencia episcopal de Inglaterra y Gales, en su propia declaración, afirmó: “Por desgracia, las enfermedades terminales prolongadas son parte de la condición humana. No puede darse nunca lugar a algún gesto que ponga fin de manera intencional a una existencia humana, incluida la suspensión de la nutrición y de la hidratación. Sin embargo, también en ocasiones hay que reconocer los límites de lo que puede hacerse, ciertamente dentro de un servicio al enfermo que debe continuar hasta la muerte natural”.

John Brehany, un portavoz del Centro Nacional Católico de Bioética en EE.UU., declaró que el caso de Emiliano González en Texas hace 10 años involucraba a un niño con síndrome de Leigh, que también es de naturaleza mitocondrial y provoca el colapso del sistema nervioso central. El tratamiento en sí causaba dolor, expresó.

“Recuerdo que era casi contraproducente continuar con el tratamiento”, dijo Brehany en una entrevista. “El médico dijo que Emilio estaba ciego y sordo de nacimiento. No había esperanzas de recuperación (…). Se propuso una legislación para obligar a los médicos a tratar al paciente. Un médico dijo que causaría dolor y sufrimiento a los pacientes de forma indefinida, sin esperanza de beneficio. Es comparable a obligar a los médicos y enfermeros a torturar a sus pacientes”.

Una directora de hospital de atención pastoral testificó que a veces veía llorar al personal de enfermería debido a las dolorosas cosas que estaban obligadas a hacer a los niños para mantenerles vivos cuando los padres no son capaces de dejarles marchar.

Brehany citó a Hipócrates, quien dijo que el objetivo de la medicina es “acabar con el sufrimiento del enfermo y aliviar la violencia de sus enfermedades y negarse a tratar a quienes están subyugados por sus enfermedades, identificando que en casos así la medicina es impotente”.

Sin embargo, el otro debate en el caso del bebé Gard es el hecho de que un gobierno pueda prohibir a los padres buscar tratamiento para su hijo en otro lugar. No es un gasto público, ya que ellos mismos han recaudado el dinero.

“Este caso se reduce a la pregunta de quién debería tener la última palabra sobre un niño”, opinaba Matt Walsh en The Blaze. “¿Deberían ser los padres o un grupo de médicos, jueces y burócratas? Y si los padres no tienen prioridad en una situación de vida o muerte, ¿puede decirse de verdad que tienen algún derecho? Si no puedo decir nada cuando la vida misma de mi hijo está en juego, ¿entonces cuándo sí puedo?”.

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets