Artículos Recientes
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Año 1961 Año 1984 Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Biografico Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Cine religioso Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia Drama El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Historico Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas peliculas Religiosas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Serie Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Vidas de Santos Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

05:03

«Es cierto que los vecinos de San Martín de Trevejo están indignados. Es que más que el daño económico que han hecho es el daño moral al pueblo. Han utilizado la ermita del cementerio y aquí está la imagen de un Cristo muy venerado, muy querido», comenta al Diario Hoy Máximo Gaspar Carretero, alcalde de San Martín de Trevejo [Cáceres, España], en donde sus vecinos están conmocionados por lo que ha ocurrido en su tranquilo pueblo la pasada madrugada del lunes.

En la noche del domingo al lunes, un grupo de personas han entrado en el cementerio de la localidad, que se encuentra en las afueras, en la carretera a Villamiel, y han accedido a la ermita para hacer un ritual satánico.




Según ha comprobado la Guardia Civil, utilizaron doce velas para hacer un círculo en el suelo, colocando una vela, la número 13, en el centro del círculo sobre un candelabro.




Pusieron boca abajo una talla de la Virgen, y quitaron la corona de espinas de plata del Cristo para dejarla en el centro del círculo.




Fuera del circulo aparecieron restos de papeles quemados, que parece que eran documentos de la iglesia y fotos de imágenes religiosas.




En las paredes dejaron dos pintadas. Una frase que decía «Me c*g* en Dios» y la otra, «Viva Satán».




Fuera de la ermita están las tumbas del cementerio, los nichos, y en varios quitaron las cruces que había en las lápidas para colocarlas invertidas.




Los vecinos indican que lo que ha ocurrido en el cementario ha sido más que una gamberrada, comentando que nunca ha pasado algo parecido.




«Parece que la Guardia Civil sigue varias pistas que pueden dar con los autores», señala el alcalde.




Lo cierto es que parece que los que cometieron la profanación de este lugar conocían bien el sitio.




El cementerio tiene dos puertas: la de abajo que da a una carretera, y la de arriba que está frente a una casa grande de una finca en donde vive gente. En esta última entrada es donde está la ermita. Las dos puertas pueden abrirse con facilidad desde fuera, para que la gente del pueblo pueda ir cuando quiera al cementerio a visitar las tumbas de sus familiares.




La ermita tiene un ventanuco por el que se ve desde fuera el Cristo. Está colocado así para que la gente que quiera pueda mirar a la imagen y rezar en ese lugar; pero por el ventanuco también se puede meter una mano y abrir la puerta. Eso es lo que hizo la gente que entró en la ermita la noche del domingo al lunes.




Es curioso que las pintadas parecen hechas por varias personas, ya que hay letras repetidas que están escritas de manera distinta, y también se piensa que había alguna mujer o un menor porque por el ventanuco de la ermita sólo puede entrar una mano y un brazo que no sea muy voluminoso.




Posiblemente esté relacionado con este hecho, el que también hubo gente que entró por la noche en la piscina municipal, que está a unos doscientos metros de distancia del cementerio.




Cuando abrieron la piscina el lunes, los trabajadores se encontraron con sillas y maceteros tirados dentro de la piscina, también encontraron una bolsa con petardos.




Vecinos de San Martín de Trevejo recalcan que la gamberrada de la piscina, la de entrar de noche a bañarse, ya se ha hecho otras veces; pero nunca había entrado alguien en el cementerio para profanar la ermita y las imágenes.







17:51

Ya se nos había advertido: que los hombres escuchan con más atención a los testigos que a los maestros. Y si oyen al maestro y lo siguen, el motivo de la credibilidad más seguro es el de su propia vida. Así ha sido D. Marcelo González Martín: testigo y maestro. Con la veracidad del testigo y la sabiduría del maestro, D. Marcelo ha tomado el Evangelio de Jesucristo en las manos y nos lo fue leyendo en el momento en que la humanidad necesitaba escucharlo, marcando una época.

D. Marcelo hablaba desde esa admirable libertad que produce el conocimiento y la adhesión a la Verdad. Es la hondura de la fe que llena de seguros convencimientos la mente y el corazón del hombre y le da sobrados motivos para esperar y para vivir. De la abundancia de esa fe hablaban los labios de quien fuera Cardenal Arzobispo Primado de España, y nos lo ha ido dejando en homilías, alocuciones, discursos e intervenciones, dejando siempre un mensaje de libertad y de vida para un hombre no pocas veces desorientado por la agresividad de continuas amenazas a su misma dignidad humana. Su palabra era escuchada siempre con mucho interés.




D. Marcelo asumía las grandes y, no pocas veces, delicadas y hasta angustiosas cuestiones de nuestra época y, sin concesiones a la ambigüedad ni a la galería, iba leyendo sobre cada una de ellas el Evangelio y la tradición de la Iglesia. Tan buen pastor nos mostraba el mejor camino: el de la fidelidad a Dios al que honrar y a los hombres a los que servir. Los que fuimos hermanos suyos en el episcopado lo considerábamos prestigio para la Conferencia Episcopal.




De la mano de D. Marcelo las diócesis a las que sirvió durante su episcopado peregrinaron de manera maravillosa y fecunda desde la Cátedra donde impartía la doctrina a los pobres y los hermanos del mundo, ahí están esas iglesias particulares que dan fe de ello.




Desde su ser recio como buen castellano, tenía una palabra y un gesto para cada uno y llegaba a todos. Invitaba siempre a ser hijos de la luz, trabajando y sintiendo con la Iglesia. Por eso mantuvo siempre una fidelidad inquebrantable con el Santo Padre, para ser los centinelas del mañana, pero con los ojos y el corazón abiertos a la luz de Cristo.




Los grandes temas del hombre, de la sociedad, de la fe, de la vida de la Iglesia, de la familia, del pensamiento y la cultura, del trabajo y de la política, eran de su interés y sobre ellos fue dejando caer la luz y la reflexión del evangelio.




Su nombre figurará en la lista de los insignes hombres de fe más destacados, no solo del siglo XX y su paso hacia el XXI, sino de la misma historia contemporánea de la Iglesia española, en la que trató por todos los medios que nada rompiera su unidad. Quienes lo valoran con elogio son multitud. Aunque no siempre se ha tenido un buen conocimiento de la verdadera personalidad y del magisterio de D. Marcelo. En ocasiones, la imagen se ha sobrepuesto ante las palabras.




No hace falta esperar un juicio lejano de la historia. D. Marcelo es con toda propiedad “Testigo, Pastor y Maestro”, porque hizo de su vida atril desde donde impartía el testimonio, a todos los que le conocimos, de hombre de paz. Hay unos testigos cualificados que dan prueba de ello, son los corazones de las iglesias particulares de Astorga, Barcelona y Toledo, así como España entera.




Pasó entre nosotros haciendo el bien. Su ejemplo ha sido: solamente la Verdad, de la mano del hombre de bien, puede levantar caminos de esperanza. Y lo hizo con obras y palabras. Con doctrina y testimonio.




Esa doctrina segura del Evangelio y el testimonio personal de su valiente y fiel ministerio de Pastor que consiguió hacer vida su lema episcopal “Los Pobres están siendo evangelizados”.




Por eso fue y sigue siendo, “TESTIGO, PASTOR Y MAESTRO”, en el momento en que conmemoramos el décimo aniversario de su muerte.




http://ift.tt/1mhsNgZ







17:51





















Jean Vanier (Ginebra, 10 de septiembre de 1928) es un filósofo y teólogo católico mundialmente conocido por su labor junto a las personas con discapacidad intelectual. Fundó las comunidades de El Arca, que brindan hogares y talleres donde conviven personas con discapacidad intelectual y sin ella en un ambiente familiar.

También fundó, con Marie-Hélène Mathieu, el movimiento Fe y Luz, que reúne a grupos de niños, jóvenes y adultos con discapacidad, y a sus familias y amigos, para compartir experiencias, orar y festejar.




Actualmente, Jean Vanier vive en Trosly (Francia), el lugar en que fundó su primer hogar y donde sigue dando conferencias y retiros y escribiendo sus libros, que se traducen a 29 idiomas. El Arca está presente en 40 países del mundo a través de 145 comunidades.




Más información: http://ift.tt/1m9Hfqv



www.larche.org







Jean Vanier, informacion@fundacionelarcademadrid.es, es autor, editor y responsable del Blog Pensamientos de Jean Vanier, alojado en el espacio web de http://ift.tt/Akp2jm








08:53

La plaza de San Pedro ha acogido nuevamente a los fieles reunidos para escuchar la catequesis semanal del Santo Padre, en ocasión de la audiencia general, tras dos semanas celebradas en el Aula Pablo VI.

Esta mañana de miércoles, los miles de peregrinos venidos de todas las partes del mundo, esperaban a Francisco, a quien han recibido con alegría y entusiasmo a su llegada.




Una banda de música y los gritos de ´Viva el Papa´ han acompañado el recorrido del papamóvil. Mientras, el Pontífice se detenía a saludar y bendecir a los fieles, especialmente a los niños.




Esta semana, el Papa ha seguido con la serie de catequesis sobre la Iglesia, hoy centrada en el "Una y Santa" que profesamos en el Credo.




Resumen en español




En el resumen de la catequesis hecho en español por el Santo Padre, ha dicho:




»Queridos hermanos y hermanas: Cuando recitamos el ´Credo´, decimos que la Iglesia es ´una´ y ´santa´, aunque sabemos por experiencia que también está compuesta de pecadores y que no faltan divisiones. Jesús, antes de su Pasión, pidió por la unidad de sus discípulos: ´que todos sean uno´.




»Nos confía así su deseo de que la unidad sea una de las notas características de nuestra comunidad. Los pecados contra la unidad no son sólo los cismas, sino también las cizañas más comunes de nuestras comunidades: envidias, celos, antipatías … Esto es humano, pero no es cristiano.




»En una comunidad cristiana, la división es uno de los pecados más graves, porque no permite que Dios actúe. Es el diablo el que separa, destruye las relaciones, siembra prejuicios. Lo que Dios quiere es que seamos acogedores, que nos perdonemos y nos amemos para parecernos cada vez más a Él, que es comunión y amor. En esto consiste la santidad de la Iglesia: en reproducir la imagen de Dios, rico en misericordia y gracia.




A continuación, el Papa ha saludado a los peregrinos de lengua española, "en particular a los grupos provenientes de España, Venezuela, Chile, Argentina, México y otros países latinoamericanos". Así Francisco ha indicado que "mañana tendrá lugar en los jardines del Vaticano la colocación de una imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. Saludo con afecto a los obispos de Cuba, venidos a Roma para esta ocasión, a la vez que les pido hacer llegar mi cercanía y bendición a todos los fieles cubanos. Que Jesús les bendiga y la Virgen Santa les cuide".




Después del resumen y los saludos en cada lengua, Francisco ha dirigido un saludo especial a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados. Además, ha recordado que este miércoles se celebra a Santa Mónica, madre de San Agustín. Por eso, ha pedido que "su amor por el Señor indique, queridos jóvenes, la centralidad de Dios en vuestra vida; y anime a los queridos enfermos, y a afrontar con fe los momentos de sufrimiento y estimule, queridos recién casados, a educar cristianamente los hijos con los que el Señor quiera donar".




Texto completo de la catequesis del miércoles 27 de agosto



Queridos hermanos y hermanas, buenos días




Cada vez que renovamos nuestra profesión de fe recitando el "Credo", afirmamos que la Iglesia es "una" y "santa". Es una, porque tiene su origen en Dios Trinidad, misterio de unidad y de plena comunión. La Iglesia también es santa, en cuanto que está fundada en Jesucristo, animada por su Espíritu Santo, colmada de su amor y de su salvación. Al mismo tiempo, sin embargo, está compuesta de pecadores, todos nosotros, pecadores que cada día experimentan las propias fragilidades y las propias miserias. Entonces, esta fe que profesamos nos empuja a la conversión, a tener la valentía de vivir cotidianamente la unidad y la santidad y si nosotros no estamos unidos, si no somos santos, ¡es porque no somos fieles a Jesús! Pero Él, Jesús, no nos deja solos, no abandona a su Iglesia. Él camina con nosotros, Él nos entiende. Entiende nuestras debilidades, nuestros pecados, nos perdona, siempre que nosotros nos dejemos perdonar. Él está siempre con nosotros, ayudándonos a ser menos pecadores, más santos, más unidos.




El primer consuelo nos viene del hecho que Jesús ha rezado mucho por la unidad de los discípulos. Es la oración de la Última Cena, Jesús ha pedido mucho: ´Padre, que sean una sola cosa´. Ha rezado por la unidad y lo ha hecho en la inminencia de la Pasión, cuando iba a ofrecer toda su vida por nosotros. Es eso a lo que estamos enviados continuamente a releer y meditar, en una de las páginas más intensas y conmovedoras del Evangelio de Juan, el capítulo diecisiete. ¡Que bonito es saber que el Señor, justo antes de morir, no se preocupó de sí mismo, sino que pensó en nosotros! Y en su diálogo sincero con el Padre, ha rezado precisamente para que podamos ser una sola cosa con Él y entre nosotros. Con estas palabras, Jesús se ha hecho nuestro intercesor ante el Padre, para que podamos entrar también nosotros en la plena comunión de amor con Él; al mismo tiempo, nos confía a Él como su testamento espiritual, para que la unidad pueda convertirse cada vez más en la nota distintiva de nuestras comunidades cristianas y la respuesta más bella a quien nos pida razón de la esperanza que hay en nosotros.




"Que todos sean uno: como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste". La Iglesia ha buscado desde el principio realizar este propósito que está tan en el corazón de Jesús. Los Hechos de los Apóstoles nos recuerdan que los primeros cristianos se distinguían por el hecho de tener "un solo corazón y una sola alma"; el apóstol Pablo, después, exhortaba a sus comunidades a no olvidar que son "un solo cuerpo". La experiencia, sin embargo, nos dice que son muchos los pecados contra la unidad. Y no pensamos solo a las grandes herejías, los cismas, pensamos a faltas muy comunes en nuestras comunidades, en pecados "parroquiales", a esos pecados en las parroquias. A veces, de hecho, nuestras parroquias, llamadas a ser lugares de compartir y de comunión, están tristemente marcadas por envidias, celos, antipatías... Y el chismorreo está a mano de todos. ¡Cuánto se chismorrea en las parroquias! Esto no es bueno. Por ejemplo, cuando alguien es elegido presidente de tal asociación, se chismorrea contra él. Y si otra es elegida presidenta de la catequesis, las otras chismorrean contra ella. Pero, esta no es la Iglesia. Esto no se debe hacer, ¡no debemos hacerlo! No os digo que os cortéis la lenga, tanto no. Pero pedid a Dios que dé la gracia de no hacerlo.




¡Esto es humano, sí, pero no es cristiano! Esto sucede cuando apuntamos hacia los primeros puestos; cuando nos ponemos a nosotros mismos en el centro, con nuestras ambiciones personales y nuestras formas de ver las cosas, y juzgamos a los otros; cuando miramos a los defectos de los hermanos, en vez de a sus dones; cuando damos más peso a lo que nos divide, en vez de a lo que nos reúne.




Una vez, en la otra diócesis que tenía antes, escuché un comentario interesante y bonito. Se hablaba de una anciana que toda la vida había trabajado en la parroquia, y una persona que la conocía bien, dijo: ´Esta mujer no ha hablado nunca mal, nunca ha chismorreado, siempre era una sonrisa´. ¡Una mujer así puede ser canonizada mañana! Este es un bonito ejemplo. Y si miramos a la historia de la Iglesia, cuántas divisiones entre nosotros cristianos. También ahora estamos divididos.




También en la historia, los cristianos hemos hecho la guerra entre nosotros por divisiones teológicas. Pensemos en la de los 30 años. Pero, esto no es cristiano. Debemos trabajar también por la unidad de todos los cristianos, ir por el camino de la unidad que es el que Jesús quiere y por el que ha rezado.




Frente a todo esto, debemos hacer seriamente un examen de conciencia. En una comunidad cristiana, la división es uno de los pecados más graves, porque la hace signo no de la obra de Dios, sino de la del diablo, el cual es por definición el que separa, que rompe las relaciones, que insinúa prejuicios... La división en una comunidad cristiana, ya sea una escuela, una parroquia o una asociación, es un pecado gravísimo, porque es obra del demonio. Dios, sin embargo, quiere que crezcamos en nuestra capacidad de acogernos, de perdonarnos, de querernos, para parecernos cada vez más a Él que es comunión y amor. En esto está la santidad de la Iglesia: en el reconocer a imagen de Dios, colmada de su misericordia y de su gracia.




Queridos amigos, hagamos resonar en nuestro corazón estas palabras de Jesús: "Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios. Pidamos sinceramente perdón por todas las veces en la que hemos sido ocasión de división o de incomprensión dentro de nuestras comunidades, aún sabiendo que no se llega a la comunión sino a través de una continua conversión. ¿Qué es la conversión? Es pedir al Señor la gracia de no hablar mal, de no criticar, de no chismorrear, de querer a todos. Es una gracia que el Señor nos da. Esto es convertir el corazón. Y pidamos que el tejido cotidiano de nuestras relaciones pueda convertirse en un reflejo cada vez más bonito y feliz de la relación entre Jesús y el Padre.







06:47

En respuesta a las noticias que sostienen que los terroristas del Estado Islámico (ISIS) tienen en la mira al Papa Francisco como el “portador de una falsa verdad”, el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Padre Federico Lombardi, declaró que no hay razón para la preocupación.

No hay nada serio en esto. No hay una preocupación particular en el Vaticano. Esta noticia no tiene fundamento”, declaró hoy a CNA, agencia del Grupo ACI.




Los rumores sobre ISIS y el Obispo de Roma dieron la vuelta al mundo ayer tras la publicación de un artículo en el diario italiano “Il Tempo”, según el cual el número de yihadistas en Italia está en aumento debido a la influencia de inmigrantes no identificados en el país.




El artículo sostiene que los fundamentalistas islámicos, liderados por Al-Baghdadi, quieren “elevar el nivel de confrontación” en Europa y mencionaron fuentes israelíes según las cuales que Papa sería uno de los blancos potenciales de ISIS como el “mayor exponente de las religiones cristianas”.




Al-Baghdadi es considerado el jefe de estado y monarca absoluto del autoproclamado Estado Islámico en Irak occidental y Siria nororiental, y es el anterior líder del Estados Islámico de Irak y el Levante (ISIL), también denominado como el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS).




Pese a que los reportes sobre las amenazas de atentados en Europa y específicamente contra el Papa parecen ser infundados, el 20 de agosto la Rai informó que Italia ha reforzado su seguridad.




Según la Rai, no hay indicios de amenazas o ataques en el país pero se ha publicado una alerta de alcance nacional.







04:08

“Ojo por ojo, y el mundo acabará ciego”. La frase, de Mahatma Gandhi, parece hoy de mayor actualidad. Gaza, Ucrania, Irak, Siria... Miserias y enfermedades del tercer mundo, según muchos causadas o al menos no evitadas por círculos de poder y de dinero; hambrunas, virus del Ébola, cólera, infecciones mortales simplemente por no tener agua potable. Secuestros y brutales asesinatos como la reciente muerte del periodista católico James Foley, que ha conmocionado a toda la sociedad. Y tantos cristianos y no cristianos expulsados y martirizados en las ciudades de Siria, sólo por no convertirse al islam radical de unos cuantos.

Si miramos más cerca, en nuestra ciudad, en nuestro barrio, la situación parece un poquito mejor, no tan terrible. Pero hay señales, destellos, que dejan traslucir ese mismo mal, una nada que nos va asfixiando poco a poco, como aquella que hizo desaparecer el mundo de fantasía en La historia interminable escrita por Michael Ende. La situación económica, crisis diaria que permanece y se arraiga para muchas familia. La corrupción política, acompañada, según sentimiento popular, por la poca efectividad de la justicia.




¿Hacia dónde vamos? ¿Tendría razón Hobbes, en el siglo XVII, cuando hablaba de que el hombre es un lobo para el hombre, homo homini lupus? Veinte siglos antes, el autor de la frase ya había constatado esta realidad, y había delineado el origen del problema, y de la solución. “Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro” (Plauto). Cuando olvidamos quién es el otro, y quién soy yo, el otro de los otros, nos hacemos más crueles que lobos, y la única ley, si llegamos a eso, es el “ojo por ojo y diente por diente”.




No faltan quienes afirman que el hombre se mueve por dos terribles motores, avaricia y poder, y se citan numerosos ejemplos de la historia, desde el imperio romano o chino, hasta los últimos acontecimientos del siglo XX y XXI. Sin embargo, hay una fuerza mayor, que permea diariamente miles y miles de historias sencillas, y de la que nos olvidamos como si su poder fuese insignificante: la fuerza del amor, del amor que recibimos, muchas veces sin darnos cuenta, y del amor que da sentido a la esperanza, esa virtud cristiana que va más allá del sentimiento utópico de optimismo.




Teresa de Calcuta, y su ejército de almas amantes, encontró ese Amor, y se dedicó a transmitir ese amor, precisamente entre los más pobres de los pobres, los más necesitados y olvidados. Ellas no abandonan a nadie porque ese Amor, Amor personificado, tampoco abandona a ninguno de sus hijos. ¿Por qué sufren los inocentes? ¿Acaso Dios les hace sufrir? ¿O no somos nosotros los que causamos ese sufrimiento inocente? Estas religiosas, y tantos misioneros, tantos hombre s de buena voluntad, se han dejado transformar en su corazón, se han llenado de amor, y eso transmiten a quienes les rodean, repartiendo lo más difícil de dar, pero a la vez lo más barato: una sonrisa.




El Papa Francisco los llama con otro término, que nos golpea más: los descartados, los sobrantes, los olvidados. Y hay descartados por su pobreza física, o por su pobreza moral, olvidados sin libertad física, libertad de movimiento, y olvidados sin libertad religiosa ni libertad humana. Una de sus preocupaciones es rezar por la paz, la paz de las guerras, pero también la paz de las persecuciones, de las injusticias, de esa tendencia al homo homini lupus.




Ante esta llamada a la oración me viene a la mente un pasaje evangélico: los apóstoles están ante un endemoniado, y experimentan su impotencia. Parece que el Maligno se ríe de ellos y les dice: no sois capaces de que abandone a este hombre. El mundo está lleno de maldad, de miseria, y no podéis hacer nada. El poder y la avaricia mueven los hilos de la historia, y no hay salida. Pero los apóstoles, el ser humano, se resiste a ceder ante el fracaso: tiene que haber una solución, una puerta de salida. Y en esa lucha del corazón humano se hace oír una voz: "Esta clase de demonios solo sale con la oración y el ayuno", elevando la mirada a aquel que primero nos ha amado, que sigue queriendo nuestro bien. Ante el "ojo por ojo" la solución, es "el amor por amor"; y tantas personas que reparten amor son un signo de esperanza. ¿Quién es ese otro que me ama, y a quién estoy amando yo?







Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets