Artículos por "Aleteia"
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Año 1961 Año 1984 Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Biografico Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Cine religioso Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia Drama El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Historico Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas peliculas Religiosas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Serie Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Vidas de Santos Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

05:12 ,
La visita a las 7 iglesias fue una idea de san Felipe Neri, quien con esta tradición pretendía desviar a los fieles de las “seducciones” que ofrecía el carnaval romano. El santo caminaba por las calles en una procesión que duraba dos días.

Poco a poco fue seguido por un grupo siempre heterogéneo y numeroso de personas, que cantaban al unísono “vanidad de vanidad, todo es vanidad”. Esta larga “caminata” comprendía los lugares de culto más importantes de la Ciudad Santa. Un camino de 20 km, que comenzaba por las cuatros basílicas mayores y seguía por otras tres iglesias simbólicas de Roma.

Roland Fischer | Roland Fischer

En cada iglesia se recitaba uno de los siguientes salmos penitenciales (6, 31, 37, 50, 101, 129, 142), se pedía perdón por los siete pecados capitales que se hubiese cometido, se pedía también el don de las siete virtudes contrarias a ellos y se meditaba las siete etapas principales de Jesús durante el la Pasión, los siete derrames de la sangre de Cristo, las siete palabras de Cristo en la cruz, los siete dones del Espíritu Santo, los siete sacramentos, las siete obras de misericordia. Esta es la razón porque se visita sólo siete iglesias.

Poco a poco fue tomando más importancia por la gran afluencia de peregrinos, siendo promovida en el año Jubilar del 1550. Las visitas se hacían el miércoles y jueves santo. Desde el 1575 se estableció como requisito para obtener indulgencia plenaria.

En el año 2000 san Juan Pablo II, con ocasión del Gran Jubileo, sustituyó San Sebastián Extramuros, por el santuario de Nuestra Señora del Divino Amor, aunque muchos romanos conservan la antigua tradición.

Al igual que las 7 iglesias de Roma, también se puede obtener la indulgencia plenaria visitando los 7 santuarios de Tierra Santa.

Esta práctica de las visitas a las 7 iglesias, aún hoy es muy difundida en muchos países cristianos. Obviamente, quienes viven lejos de Roma y de Tierra Santa, lo puede hacer en 7 iglesias de su ciudad. Lo importante es que en jueves santo, se medite profundamente sobre la Pasión de Cristo.

Visita con nosotros las 7 iglesias de Roma, en la galería

Let's block ads! (Why?)

02:42 ,
“Quise mostrar que el Señor sufre con nosotros”. María Olguín es una joven ilustradora que ha revolucionado las redes sociales con imágenes que emocionan. En pocos días, su dibujo de unos ángeles atendiendo a los enfermos de coronavirus en el hospital y protegiendo a los sanitarios se hizo viral.

Muchos médicos y enfermeras han colocado este dibujo en su perfil de Whatsapp.

MARIA OLGUIN
María Olguín
Jesús, María y un ángel confortando a los enfermos de los hospitales.

Muchos ángeles en los hospitales

La ilustradora explica que la decisión de dibujar a enfermos de coronavirus cuidados por ángeles y, en un dibujo posterior, por Jesús y la Virgen, no fue algo casual: “Es algo muy personal, que ni yo misma busqué”.

En otro dibujo, aparecen San José, la Virgen y el Niño Jesús con ángeles ayudando a una familia en las tareas de casa y la educación de los hijos durante el aislamiento.

MARIA OLGUIN
María Olguín
El Niño Jesús, la Virgen, San José y los ángeles atendiendo a una familia durante el confinamiento.

“Cuando empezó todo esto del covid-19, no me lo tomé muy en serio. Hice el confinamiento, pero pensaba que sería tal vez una exageración“, confiesa esta artista, que vive en un pequeño pueblo de Asturias (España).

Un mensaje de Dios

Le da reparo hablar de su experiencia religiosa, pero finalmente ha pensado que explicarlo forma parte de lo que puede aportar a la sociedad en estos momentos en que hay tanto dolor y necesitamos palpar la ayuda de Dios. “Suelo ir a hacer oración cada día a una iglesia que está dentro del recinto donde vivo. Un día, el Señor me puso en el corazón que la situación que estaba generando la enfermedad, era algo fuerte e importante. Puedo asegurar que no era fruto de mi información, porque yo suelo ver poco los medios, solo lo justo para informarme”.

MARIA OLGUIN
Gentileza
María Olguín preparando una ilustración en su casa.

Al día siguiente, por segunda vez, en la oración notó que Dios le pedía “rezar por los hospitales, los enfermos y los médicos”. “Había entrado a la Iglesia contenta y ajena a la situación generada por el covid-19. Salí con la certeza de que tenía que rezar cada día por lo que estaba pasando.”

“Vi que el personal sanitario se estaba exponiendo. Que los trabajadores de los supermercados también. Y yo, ¿qué podía hacer? “Fue entonces cuando Dios volvió a tocarme el corazón. Como artista tengo la capacidad de que la gente vea lo que no se ve, y eso es lo que podía aportar”.

María Olguín trabaja habitualmente como ilustradora en Valivan, una empresa que realiza “La casita sobre la roca“, una serie de televisión católica. También realiza ilustraciones para la revista “Misión”.

“Es el Señor el que sufre con nosotros”

“Después de aquellas mociones de Dios, trabajando, me vino la imagen de los ángeles cuidando a los enfermos de coronavirus. Era un mensaje claro de Dios para decirnos que el Señor cuida de nosotros“.

MARIA OLGUIN
María Olguín
La Virgen con un anciano enfermo en el hospital, en un dibujo de María que ha publicado recientemente en su Instagram.

Pensé: “Ya lo haré más adelante, tengo mucho trabajo”, pero aquel día, en otro momento de oración en esa misma iglesia, una amiga de mi madre que vive con nosotros, a la que yo no le había comentado nada, empezó a decir ‘Señor, te pido que los enfermos se sientan especialmente guardados por los ángeles, te pido que los sanitarios se sientan protegidos por tus ángeles…’. Me quedé muy sorprendida porque yo no le había dicho nada… y entendí que no podía retrasar más el hacer ese dibujo“.

“Lo importante no era yo ni mi preocupación por los derechos de autor de mis obras (siempre estoy pendiente de preservarlos). Sentí que podía ser una herramienta para hacer llegar el amor de Dios y que no era el momento de hacer reservas”. explica.

María tiene 38 años y se convirtió a los 26. Vivía una vida de fe junto a sus padres, pero nunca había tenido un encuentro con el Señor. Recuerda a los 9 años preguntarse durante la Misa: “¿Cómo puede aguantar toda esta gente tanto rato aquí?”. Sus padres y su familia vivían la espiritualidad de Schoenstatt. Ella nació en Chile, pero a los 2 años la familia emigró a España. Primero recalaron en Barcelona y posteriormente a Asturias, donde viven en plena naturaleza.

Su proceso de conversión

De su camino espiritual explica: “Fue una conversión muy fuerte. Tuve una adolescencia difícil, con mucho sufrimiento. Una constante de ese tiempo era el no encontrarme guapa.  Además, no podía entender la opción de vida de mis padres, que se dedicaban a evangelizar a través de los medios de comunicación, lo que muchas veces nos llevó a tener problemas económicos. Dios me había regalado una sequedad muy grande”.

MARIA OLGUIN
Gentileza
Los dibujos de María se han compartido en Instagram y Whatsapp. Transmiten un mensaje de esperanza en Dios.

A los 26 años, conocí a una comunidad católica donde vi a gente realmente enamorada de Jesús. Y eran felices. Me despertaron una sana envidia y, por primera vez en mi vida me enfrenté a Dios. Me fui a una capilla y le dije: ‘Si de verdad estás ahí, quiero saber que existes’. Lo dije en silencio, para mis adentros, estaba enfadada.  Estaba sola, delante del Sagrario. Y ocurrió que entró un chico al lugar donde estaba, se me acercó y me dijo: ‘He entendido que debo rezar por ti, ¿me dejas que lo haga?’ Imploró al Espíritu Santo y después de cantar un poco, muy alegre, me dijo: ‘El Señor quiere que sepas que esta sequedad que sientes no es para toda la vida, solo es para fortalecer'”.

“Aquello me removió pero seguía mi inquietud. A los 6 meses tuve una crisis muy fuerte, que sería el momento definitivo”.

“De repente sentí una enorme sed de Dios”

María recuerda que “un 9 de noviembre, tomé la decisión de empezar a rezar 15 minutos diarios para toda la vida. Lo había pensado varias semanas. No sabía cómo iba a hacerlo, pues yo no aguantaba ni 5 minutos de oración. No sabía rezar. Pero estaba muy mal. Necesitaba un cambio drástico en mi vida. Así que ese 9 de noviembre por la mañana recé mis primeros 15 minutos. No pasó nada. Ni sé cómo recé.  Por la noche, de repente, sentí una enorme sed de Dios.

MARIA OLGUIN
María Olguín
Detalle del dibujo de la Virgen con un anciano enfermo de coronavirus.

“Necesitaba desesperadamente estar al lado del Sagrario. Era tanta mi desesperación que tuve que pedir la llave de la iglesia al sacerdote de mi parroquia”.

“En esa caja estaba mi Dios de amor infinito”

Una vez en la iglesia, “me arrodillé delante del Sagrario y tuve, por primera vez en mi vida, la absoluta certeza de que en el interior del Sagrario estaba mi Dios de Amor infinito”. La ilustradora añade: “Entendí que Él había estado en mi corazón toda la vida y que todo el amor que yo había sido capaz de dar, era Él en mi corazón. Entendí que, si quería más amor para entregar a otros, allí era donde tenía que ir a buscarlo. Entendí su entrega en la Cruz”.

Ella, que había tenido tantos problemas de autoestima, salió de la iglesia aquella noche “sintiéndome la mujer más guapa del mundo, amada por Dios“.

Mensajes de agradecimiento

Con la difusión de los dibujos, que ella misma ha puesto en su perfil de Instagram, María ha recibido mensajes de muchas personas. “Hay médicos que se han puesto el dibujo en su perfil de Whatsapp. Una mujer que tiene a su madre ingresada en el hospital me escribió que cada día envía a su ángel a cuidar de ella. Un médico ateo, al ver la ilustración, pidió oraciones por él“.

Para hacer estas imágenes ha sacado horas de donde no las tiene, pero María se siente contenta de ser “instrumento para comunicar el amor de Dios” a tantas personas que sufren, a sus familiares y a los que hacen todo por curar a los enfermos. “Tengo dos imágenes más por hacer”, dice.

En esta galería de imágenes puedes encontrar los dibujos de María y algunos detalles.

Let's block ads! (Why?)

02:12 ,
El Jueves Santo, los cristianos recuerdan la Última Cena que Jesús compartió con sus discípulos antes de morir en la Cruz. Estos días de confinamiento para evitar la propagación del coronavirus, en Aleteia te animamos a elaborar el pan ácimo, un pan sin levadura que preparaban los judíos para celebrar la Pesah, la Pascua.

La Pesah es también la fiesta del pan ácimo, el Matsot. La Torá ordena tomar durante siete días este pan no fermentado para recordar la huida de Egipto que obligó al pueblo de Israel a salir con el pan horneado pero no lo suficiente y, por falta de tiempo, no pudo elevarse. El pan es el alimento más básico para el hombre. Ya es mencionado en el Génesis: “Con el sudor de tu frente comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra pues de ella fuiste sacado”.

El pan ácimo en concreto fue la comida ideal concebida por los egipcios para sus esclavos judíos. Era barato, de sencilla preparación y lenta digestión. Por todo ello es considerado el pan de los pobres y a los judíos les recuerda la condición humillante de su cautiverio, su miseria, su amargura y sufrimiento. Pero también tras la huida, el mismo pan sin fermentar, que fue su primera comida al salir de Egipto, adquirió otro gusto, el de la libertad, y así lo llaman también, el pan de la libertad.

El pan de la Primera Eucaristía

Este pan lo recordamos especialmente hoy, Jueves Santo, día en el que celebramos la institución de la primera Eucaristía. Estaba Jesús en el cenáculo con sus discípulos. Celebraban la fiesta de la Pascua Judía. Pronto lo apresarían, pronto moriría. Jesús se despedía. Bendijo y partió el pan, el pan ácimo, y nos lo entregó diciéndonos: “Tomad, este es mi cuerpo”. (Marcos, 14, 22-24) Y así, Él continúa hoy con nosotros.

Muchos estos días no podemos recibir a Jesús Eucaristía. Vivimos una Semana Santa especial y hacemos comunión espiritual. Nos encantaría recibirle sacramentalmente pero no podemos.

Muchos también elaboramos estos días nuestro propio pan, para no salir con tanta frecuencia de casa y evitar así ser contagiados o contagiar de covid-19 a los demás.

Por eso, hoy en Aleteia te proponemos preparar tu propio pan ácimo para, además de unirte en oración a la celebración de la Última Cena del Papa Francisco en el Vaticano o bien a la de tu parroquia o comunidad, puedas vivir con un poco más de profundidad estos días. Una actividad que, por supuesto, también puedes hacer con niños y aprovechar la ocasión para hablarles de Jesús y de la historia de ese pan.

PAIN AZYME
Marmiton

Receta:

Pan ácimo
  • Harina blanca (o integral, según su gusto): 100 g
  • Agua: 50 ml (aproximadamente.)
  • Sal: 1/2 cucharadita
  1. Precalentar el horno a 200 ° C
  2. En un bol grande, mezcle la harina y la sal
  3. Ahuecar la mezcla dejando “un pozo” donde agregar el agua gradualmente hasta obtener una bola de masa homogénea y no pegajosa. (Si se pega, agregar más harina).
  4. Dividir la masa para preparar distintos panes pequeños.
  5. Extender la masa y darle forma (como en las fotografías)
  6. Pinchar la masa con un tenedor.
  7. Hornee en una bandeja cubierta con papel para hornear durante entre 10 y 15 minutos a 200 ° C.
  8. Sacar el pan del horno cuando aparezcan pequeñas manchas marrones que indican que ya está listo.

Receta publica en la edición francesa de Aleteia por Domitille Farret d’Astiès

Let's block ads! (Why?)

00:12 ,

En este Jueves Santo contemplamos a Jesús lavando los pies de sus doce apóstoles. El gesto realizado por el Señor corre el riesgo de ser incomprensible para nuestros hijos si no se lo explicamos. El lavado de pies era una señal de hospitalidad muy corriente en esos países donde se caminaba con los pies desnudos o calzados con simples sandalias. Esta tarea recaía sobre los esclavos (es más, sobre el último de ellos; ni siquiera un esclavo judío estaba obligado a hacerlo).

Al quitarse su manto para lavar los pies a sus amigos, Jesús reviste la condición más humilde de los servidores. Pero Él hace mucho más que rendir un servicio puntual. Manifiesta claramente lo que siempre ha sido un servidor, El servidor por excelencia. Es todo el sentido de su Encarnación y su Pasión: “[Cristo Jesús] que era de condición divina, no consideró esta igualdad con Dios como algo que debía guardar celosamente: al contrario, se anonadó a sí mismo, tomando la condición de servidor y haciéndose semejante a los hombres. Y presentándose con aspecto humano, se humilló hasta aceptar por obediencia la muerte y muerte de cruz” (Flp 2,6-8).

Ser servidores de nuestros hermanos

Jesús nos pide hacernos servidores como Él. Pero no basta con ofrecer un servicio para ser un servidor. Se puede rendir servicio de manera condescendiente, desde la “altura” de la generosidad y el sacrificio. Esta forma de servir hace que el otro esté en deuda con nosotros: a pesar de las apariencias, un servicio así nos coloca como maestros con respecto a quien servimos, es una manera de ejercer poder. No es así como sirve Jesús.

Él se puso el último de todos, pobre entre los pobres: la humillación del lavado de pies anuncia la humillación de la cruz. Pero para hacerse servidor, hay que prestar servicio, comenzando por todos los pequeños servicios concretos y cotidianos, sin brillo ni gloria.

Aprender a servir gratuitamente, discretamente, alegremente, es aprender a convertirse en servidor. Con la condición de no poner nuestra gloria en el servicio prestado, de no ver en el servicio un fin. Ser servidor es, a veces renunciar a prestar un servicio para permitir que lo haga otro.

Si la Iglesia concede un lugar tan importante al lavado de pies en la liturgia del Jueves Santo no es por casualidad, evidentemente. Ninguna palabra podría decir más que este gesto de Jesús y el comentario que Él mismo hace de ello arroja luz sobre el vínculo entre los tres grandes misterios que celebramos hoy: la Eucaristía, la caridad fraternal, el sacerdocio.

La práctica sacramental y la práctica de la caridad fraternal son indisociables. Sencillamente porque el mandamiento del amor de Dios y el del prójimo son uno. Hay un único amor. Ser católico “practicante” es tomar parte de la vida litúrgica y sacramental de la Iglesia –empezando por la participación en la misa dominical–, pero es también volvernos servidores de nuestros hermanos y hermanas. Mientras estemos en el confinamiento, el primer caso está fuera de nuestro alcance, pero el segundo no lo está.

Durante este tiempo de confinamiento, podemos convertirnos ya en servidores los unos de los otros en casa sirviéndonos con sonrisas, buen humor y montones de pequeñas atenciones consideradas.

También podemos velar por mantener un contacto regular (teléfono, mensajes, etc.) con los ausentes de la familia, nuestros vecinos y, en especial, las personas ancianas o más frágiles que estén solas o confinadas sin posibilidad de visita en un centro de mayores.

Christine Ponsard

Let's block ads! (Why?)

00:12 ,

Cuando las noticias sobre el COVID-19 nos agobian, cuando la soledad dificulta la vida y cuando la inquietud por nuestros seres queridos se hace cada vez más grande, nuestro sueño puede verse afectado. Insomnio, pesadillas y despertares nocturnos pueden perturbar nuestras noches. En esta situación, la oración nocturna puede resultar de gran ayuda no solo para nosotros, sino para el mundo entero.

Una hermana de Belén, que prefiere permanecer anónima, desvela el secreto de esta particular oración.

¿Cuál es la espiritualidad de la oración nocturna?

Jesús pasaba las noches rezando. ¿Qué hacía? Se dejaba quemar por el amor de su Padre. Lo recibía todo de Él y le daba todo a Él. Se mantenía en Su presencia. La oración nocturna está impregnada de esta receptividad al amor en la gratuidad del encuentro. El monje, ese enamorado de Dios, se levanta de noche porque se sabe atendido y llamado personalmente por Aquel a quien ama. Así, no teme quemar su tiempo y su sueño. Qué puede ofrecer a Aquel que no deja de ofrecerse por amor si no es la gratuidad de un momento de encuentro solitario.

¿Cómo rezar en el silencio de la noche?

La monja reza sola en su celda en presencia del Dios viviente. La adoración eucarística y la palabra viviente de Dios le ayudan a mantenerse despierta en la oración. Este es el lugar de un encuentro incesante con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, guiado por la Virgen María, en la comunión de los ángeles y los santos. En esta vigilia de amor, la monja está unida a las miembros de su comunidad que rezan también en secreto. Todas forman un solo cuerpo, en el gran Cuerpo de Cristo.

Como la monja no es una experta de la oración, tiene que entablar una cruda batalla, como hace todo el mundo. En su pobreza que ella intenta aceptar, debe dejarse encontrar por Dios. Y llega un momento en que logra superar sus miserias para entrar en la gratuidad del Amor.

¿Esta oración nocturna aporta algo al mundo?

Igual que si un niño llora en la noche su madre se levantará en seguida para ir a consolarlo, la monja escucha los gemidos de las personas –quienes sufren o se pierden en las alegrías pasajeras– y vela silenciosamente por el descanso de sus hermanos. Ella sabe que debe dejarse amar por todos los que rechazan el amor de Dios. Que desde el fondo de sus fracasos y sus impotencias ella debe ofrecer su confianza y su esperanza por quienes dudan y desesperan. Ella está ahí para gritar por quienes ya no tienen fuerza, para llorar con quienes lloran solos en el silencio de la noche.

¿Esta oración es una penitencia?

En su pobreza y su sufrimiento, en presencia de su Dios, la monja conoce una dicha que el mundo ignora. Como un vigilante escudriña el día, ella vigila la aurora del regreso de Cristo, que enjugará todas las lágrimas de nuestros ojos. Su vigilia nocturna anuncia la Resurrección y la victoria de la vida sobre la muerte. En nombre de toda la Iglesia y de todas las personas, ella espera el regreso de Aquel que viene: “¡Maranatha, ven, Señor Jesús!”.

Samuel Pruvot

Let's block ads! (Why?)

00:12 ,

Muchas familias viven la Semana Santa confinadas en su casa y no pueden ir a la iglesia. Entre todo lo que se ha propuesto durante esta semana para unir a los cristianos a la Pasión y la Resurrección de Jesús, proponemos desde Aleteia una devoción que adquiere toda su plenitud el Viernes Santo, aunque no está reservada únicamente a este día: el Via Crucis, el camino de la cruz. ¿Cómo vivirlo con los hijos sin salir de la casa? Una cosa es segura, ¡habrá que tirar de imaginación y creatividad!

Fabricar con los niños las 14 estaciones del Via Crucis 

Es importante recordar que el Viacrucis, Via Crucis o camino de la cruz consiste en meditar sobre la Pasión de Jesús, desde su condena a su sepultura, en catorce estaciones. Algunas de estas estaciones se inspiran directamente en el relato evangélico, otras son de origen tradicional.

Lo esencial es considerar el Via Crucis no como una especie de “reportaje” sobre la Pasión de Cristo, sino como una contemplación que permite entrar progresivamente, etapa a etapa, en el misterio de la Pasión de Jesús. Como Jesús murió a las tres de la tarde, esa es la hora de preferencia para meditar con el camino de la cruz. En casa, pude rezarse en el mismo lugar, sentados en el sofá, o caminando por la vivienda, siguiendo a un sacerdote en un vídeo.

Es fácil organizar un Via Crucis en casa. Basta con partir de las catorce estaciones (que encontramos comentadas, con textos de la Sagrada Escritura para apoyarlas, en numerosos misales y libros de oración) puntuando la meditación con algunos cantos, momentos de silencio y oraciones en grupo.

Los niños pueden confeccionar catorce cruces y cuadros (dibujados, pintados o recortados en papel) que representen los catorce momentos de la Pasión de Jesús. Esas catorce estaciones pueden repartirse luego por toda la casa. Aprovecha estos días santos de confinamiento para entretenerles haciendo estas manualidades al tiempo que les educas en la fe.

Christine Ponsard

Let's block ads! (Why?)

05:12 ,

Hemos cerrado escuelas, universidades, guarderías… En la España folclórica ¡hemos cerrado hasta los bares! Hemos suspendido las Fallas, hemos cancelado las procesiones de Semana Santa. Hemos perdido miles de millones de euros. Empezamos con el World Mobile Congress y después han caído cientos de muestras, ferias, exposiciones y otros congresos. Hemos cerrado los hoteles. Hemos confinado el turismo. Hemos perdido un dineral. Hemos obligado a la gente a quedarse en sus casas, aun en contra de su voluntad. Hemos coaccionado con leyes y multas.

Y vale la pena preguntarse, ¿por qué hemos hecho todo esto? ¿Por qué hemos sido tan radicales?

Para salvar vidas. Para evitar una sangría de vidas. Se nos han ido Javier, Pilar, José… tantos… Pero para que no se nos fueran más, nos hemos hecho un harakiri económico y de libertades. Para evitar más muertes hemos parado países y hemos virtualmente congelado su economía, pero no importaba porque era para salvar vidas.

Vidas. Muchas de ellas ancianas, terminales, achacosas, enfermas… pero vidas.

Son nuestros abuelos, nuestros mayores. Son los que sostenían nuestra mano en nuestros primeros pasos, quienes nos enseñaron a no caernos de la bici… y son también viejos solitarios que aparentemente no importan a nadie…Son vidas viejas, queridos o no tanto, con familiares o solitarios, pero son vidas humanas al fin y al  cabo.

Y si hay que parar el mundo por ellas, se para. Y si hay que multar a alguien, se le multa.

Es lo lógico, es lo humano… pero ha tenido que venir un virus desde China a recordárnoslo. Porque no olvidemos que cuando llegó el SARS-CoV-2, en España estábamos admitiendo a trámite en el congreso una ley para aceptar las peticiones de vidas ancianas, terminales, achacosas y enfermas a que termináramos con ellas. Hacer legalmente lo que está haciendo el virus ahora.

Quizás el mundo, los virus, los perros o los pangolines… -o quizás sea nuestra propia conciencia- nos están diciendo: “¡Aclararaos! ¿Cuánto vale para vosotros la vida de los ancianos y los enfermos? Ayer estabais debatiendo la legalización de su terminación y hoy estáis quemando los recursos del país para salvarlos… Ayer estabais sugiriendo a los médicos que les inyectaran una dosis letal y hoy les aplaudís en las terrazas porque están arriesgando su pellejo para salvar esas mismas vidas. ¿En qué quedamos?”

Quizás este mal trago haya sucedido para que no se nos olvide nunca más lo que vale una vida humana, aunque sea anciana y terminal.

Let's block ads! (Why?)

05:12 ,
El papa Francisco instruyó hoy a los fieles sobre una especial ‘liturgia domestica’ y les animó a ser fuertes en el amor verdadero, mientras esperan la santa Pascua confinados en sus casas y sin la posibilidad de ir a las iglesias o participar en las tradicionales procesiones por las calles debido a que estas semanas se viven tiempos “de aprensión por la pandemia que está haciendo sufrir tanto al mundo”. 

En la audiencia general del miércoles de Semana Santa, 8 de abril de 2020, desde la Biblioteca del Palacio Apostólico, hizo un fuerte llamado a la fe, porque señaló que la muerte y la resurrección de Jesús no fueron una “ilusión”, pues “podríamos pensar que Dios está ausente, que no se interesa por nosotros y por nuestro sufrimiento”.

Francisco ha dado dos consejos espirituales debido a que los templos y las iglesias del mundo están cerradas por la pandemia para evitar nuevos contagios:

“En estos días, todos en cuarentena, en casa, encerrados, tomemos estas dos cosas en la mano: el crucifijo, mirémoslo, y abramos el Evangelio. Esto será para nosotros, digámoslo así, una gran liturgia domestica porque no podemos ir a la iglesia en estos días: Crucifijo y Evangelio”. 

¡El amor vence siempre!

El Pontífice aseguró que precisamente en la Pascua, Jesús se reveló completamente y lo hizo en la cruz: “la cruz es la cátedra de Dios”. Allí “aprendemos los rasgos del rostro de Dios”, sostuvo. 

“No olvidemos, hermanos y hermanas, que la cruz es la cátedra de Dios. Nos hará bien mirar al Crucifijo en silencio y ver quién es nuestro Señor: el que no señala a nadie con el dedo, ni siquiera a quienes lo están crucificando, sino que abre los brazos a todos; el que no nos aplasta con su gloria, sino que se deja desnudar por nosotros.

Jesús, “el que no nos ama con palabras, sino que nos da la vida en silencio; el que no nos obliga, sino que nos libera; el que no nos trata como a extraños, sino que toma sobre sí nuestro mal, nuestros pecados. Para liberarnos de los prejuicios sobre Dios, veamos al Crucifijo. Y luego abramos el Evangelio”. 

Así, el Pontífice invitó a tomar en mano el Crucifijo y el Evangelio porque como dijo en una entrevista publicada hoy en ABC hay que conservarse en el amor para tiempos mejores: 

No es fácil estar encerrado en casa. Me viene a la mente un verso de la Eneida en medio de la derrota: el consejo de no bajar los brazos. Resérvense para mejores tiempos, porque en esos tiempos recordar esto que ha pasado nos ayudará”. 

¿Qué puedo hacer con un Dios tan débil, que muere?

En la audiencia general, el Papa admite que las personas se pregunten dónde está Dios cuando las personas sufren durante esa emergencia desatada por el Covid-19.

“Podrías objetar: “¿Qué puedo hacer con un Dios tan débil, que muere? Preferiría un Dios fuerte y poderoso”. Pero el poder de este mundo pasa, mientras que el amor permanece. Sólo el amor guarda la vida que tenemos, porque abraza nuestras debilidades y las transforma”. 

En otro momento, sostuvo,“ante estas preguntas que afligen nuestro corazón, nos ayuda la narración de la Pasión de Jesús, que nos acompaña en estos días santos. La Pasión nos habla de un Jesús pacífico, indefenso, no de un Mesías potente y vencedor, como se lo imaginaban sus seguidores que, confundidos y asustados, lo abandonaron”. 

“Cuando Jesús muere es el centurión romano, que había sido testigo de sus sufrimientos en la cruz, de su perdón y de su amor infinito, quien declara: «Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios»: con estas palabras manifiesta que, en esa aparente derrota, Dios está presente verdaderamente”, añadió.

“¡No tengas miedo!”

Por eso invitó a conocer a Dios en el misterio de la Pascua: “¡No tengas miedo!” (cf. Mt 28,5). En esa mañana pascual, dijo, “las angustiosas preguntas sobre el mal no se desvanecen de repente, sino que encuentran en el Resucitado la base sólida que nos permite no naufragar”.

Queridos hermanos y hermanas, Jesús cambió la historia al acercarse a nosotros y la convirtió, aunque todavía marcada por el mal, en una historia de salvación. Al ofrecer su vida en la Cruz, Jesús también conquistó la muerte. 

Desde el corazón abierto del Crucificado, el amor de Dios llega a cada uno de nosotros. Podemos cambiar nuestras historias acercándonos a Él, aceptando la salvación que nos ofrece. 

El deseo de una santa semana y una santa Pascua

“Queridos hermanos y hermanas, abramos todo nuestro corazón a Él en la oración. Esta semana, estos días, con el crucifijo y el Evangelio, no se olviden: la liturgia domestica. 

Abrámosle el corazón en la oración, dejemos que su mirada esté sobre nosotros. Comprenderemos que no estamos solos, sino que somos amados, porque el Señor no nos abandona y nunca nos olvida. Jamás. Con este pensamiento les deseo una santa semana y una santa Pascua”, concluyó. 

Let's block ads! (Why?)

04:12 ,
¡Cuánto gusta a los niños poner color a los dibujos! Esta Semana Santa en casa puedes imprimir estas ilustraciones que nos ofrecen desde dibujos para catequesis que os permitirán orar al tiempo que ponéis color a la Última Cena el Jueves Santo o bien a una de las escenas que contemplamos el Viernes Santo: Jesús cargando o clavado en la Cruz.

Una vez coloreados estos dibujos pueden servir para decorar la casa en estos días tan especiales para los cristianos.

Let's block ads! (Why?)

04:12 ,
La basílica de san Lorenzo extramuros es una de las cinco basílicas patriarcales, y una de las iglesias que se deben de visitar en la peregrinación de las siete iglesias de Roma. Está dedicada al santo romano, martirizado en el año 258 por mandato del emperador Valeriano, que dicto un edicto por el cual todos los obispos, presbíteros y diáconos debían ser asesinados.

Según cuenta la tradición, san Lorenzo fue quemado lentamente en una parrilla ardiente. San Agustín dice que el gran deseo que el mártir tenía de ir junto a Cristo le hacía no darle importancia a los dolores de esa tortura. Los cristianos vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor hermosísimo, y sintieron un aroma muy agradable mientras lo quemaban. Los paganos ni veían ni sentían nada de eso.

Esto ocurrió en el lugar donde se encuentra hoy la iglesia de San Lorenzo en Panisperna, pero el cuerpo fue enterrado en el antiguo ager Veranus un terreno para cultivos, llamado así quizás por el nombre del propietario Lucio Vero, y de allí toma el nombre el monumental cementerio de Roma que se encuentra atrás de la basílica, el “cementerio del Verano”.

Fue Constantino quien hizo construir allí, sobre la tumba del santo, la primera basílica en su honor, realizando una serie de intervenciones para aislar la tumba de otros monumentos funerarios y permitir el acceso a los fieles a través de un camino continuo con escaleras de entrada y salida, llamado Gradus ascensionis et descensionis. Eran muchos los fieles que, confiando en el poder del santo para obtener la salvación, pedían ser enterrados cerca de sus reliquias, y fueron tantos, que pronto las paredes se usaron para tumbas de nicho.

A finales del siglo VI y viendo la gran afluencia constante de peregrinos que llegaban a venerar al santo, el papa Pelagio II decidió construir un nuevo edificio con una estructura llamada ad corpus, que significa que está justo sobre la tumba del mártir.

La nueva basílica fue decorada con frescos que ilustran la vida de San Lorenzo y San Esteban, el primer mártir cristiano, que fue enterrado, según la tradición, bajo el altar principal junto con el santo titular de la iglesia.

Con los años siguieron varias reestructuraciones, y una muy importante estuvo a cargo del papa Pío IX, que tenía un especial cariño por la basílica. Fue él quien hizo colocar una columna conmemorativa a la entrada de la basílica con una estatua de bronce del santo colocada en la cima.

A espaldas de la cripta se conserva una gran lastra de mármol manchadas con sangre, que según la tradición fue derramada por san Lorenzo durante el martirio. Pío IX la hizo analizar, y se comprobó que se trataba, de hecho, de sangre y grasa humana.

Entre el 12 y el 13 de julio de 1881, en una procesión solemne desde el Vaticano hasta la basílica de san Lorenzo, fueron transportados en procesión fúnebre los restos del pontífice, por expresa voluntad suya escrita en su testamento, y reposan hoy en una capilla dedicada a su memoria.

Let's block ads! (Why?)

03:42 ,

La empresa de tejidos española Gratacós, proveedora de marcas del sector de lujo como Pierre Balmain, Giorgio Armani, Carolina Herrera, Agnès B. y Oscar de la Renta, se ha implicado en las acciones de solidaridad para luchar contra el coronavirus

Antonio y Joan Gratacós, primos y managers de la empresa, han donado más de 1.000 metros de tejido de algodón para hacer mascarillas y han pagado la compra de 10.000 mascarillas en China para que puedan ir directamente al Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

MASK
Gentileza-Gratacos
Jóvenes diseñadores, estudiantes de diseño de moda, fabricantes de moda... todos se han puesto al servicio de la confección urgente de mascarillas con el tejido que Gratacós pudo aportar.

Todos implicados: del tejido a la máquina de coser

Joan Gratacós explicó a Aleteia que “la donación de tela surgió por un deseo compartido por nuestros clientes, diseñadores y estudiantes de diseño de moda. Todo estamos preocupados por la falta de materiales de protección para los sanitarios y la población. Al hablar con nosotros estos días, muchos decían que querían colaborar de algún modo”.

MASK
Gentileza | Gratacós
Mascarilla confeccionada con tejido procedente de Gratacós.

“En Gratacós la mayoría de los tejidos que fabricamos no son de algodón, pero buscamos las piezas de qué disponíamos en este material”. “Decidimos ponernos en marcha -cuenta- y proveer el tejido para que los que tienen maquinaria pudieran coser”.

Una cadena de gestos solidarios

En cuanto a la compra de mascarillas, Joan Gratacós afirma que se han valido de su experiencia comercial en China para conseguir el producto.

MASK
Gentileza-Gratacos
Una imagen del stand de Gratacós en una feria textil de China.

Gratacós pagó la compra del material pero a raíz de su gesto, otras empresas han querido unirse a esta acción solidaria. “Los vamos a traer a España a través de UPS y ha sido bonito ver que los transportistas decidieron no cobrar el transporte. Todos quieren sumar esfuerzos por esta causa”.

Directo al hospital

Las mascarillas chinas irán directamente al Hospital Vall d’Hebron. Con él Gratacós (empresa familiar) tiene un vínculo de agradecimiento: hace unos años Joan Gratacós estuvo ingresado en la Unidad de Quemados del hospital a causa de un accidente doméstico que casi le cuesta la vida. Durante 15 días se debatió entre la vida y la muerte. Ahora precisamente una hija suya hace el MIR allí, aunque estos días está apartada del servicio ya que está embarazada y es persona de riesgo.

En medio de la difícil situación por la que atraviesan los hospitales españoles, las mascarillas fabricadas con estas telas dan un punto de alegría. “Nos han agradecido lo bonitas que son”, dice el empresario.

Por su parte, una empresa de Lliçà d’Amunt (Barcelona) que se dedica a la elaboración de tela de paracaídas, quiso colaborar y ha aportado el tejido que sirve de “barrera” y “forro” a algunas de las mascarillas. “Todas las aportaciones son bienvenidas”, afirma Gratacós.

MASK
Gentileza | Gratacós

Máxima solidaridad del sector textil y de calzado

El sector textil español está dando lo mejor de sí en esta crisis sanitaria. Amancio Ortega, fundador de Inditex, ordenó el envío de 300.000 mascarillas a España y de 75.000 buzos de protección, todo desde China.

El día del 84 cumpleaños del empresario, el pasado 28 de marzo, un numerosos grupo de ambulancias hizo sonar las sirenas frente a su casa en A Coruña en señal de agradecimiento.

Numerosas artesanas del calzado de Valencia, llamadas popularmente “aparadoras“, aparcaron los zapatos y se pusieron ante su máquina a coser mascarillas.

En otros puntos de España, las máquinas del sector textil han pasado a confeccionar batas y mascarillas y desde entonces no han parado.

Let's block ads! (Why?)

03:42 ,

El miedo es un término genérico muy amplio para designar diversas nociones. Es una reacción natural y psicológica, a veces de gran utilidad. Primero, es un reflejo de supervivencia que viene de nuestro lado animal. Nos salva la vida cuando nos hace correr para escapar de un peligro. También es un estimulante que nos mantiene en alerta. Puede también paralizarnos o hacernos realizar actos insensatos. A un nivel más profundo, el miedo provoca inquietud, sobre todo en relación al futuro y a todo aquello que no controlamos. Sin embargo, es posible superarlo.

Para entender este sentimiento en Aleteia hemos consultado al fraile Alain Quilici, prior del convento de los dominicos de Toulouse, Francia.

¿Cómo se lucha contra el miedo por el futuro?

Sentimos miedo de lo desconocido y, por tanto, del futuro. El rechazo de la enfermedad y de la muerte, inscrito en nosotros de forma instintiva, sigue siendo un temor esencial. Se nos incita a gestionar esas angustias a través de seguros (de jubilación, de incendios, de robo, de enfermedad), a multiplicar las garantías contra todos nuestros temores bajo el pretexto del realismo. Sin embargo, la inseguridad sigue siendo la misma: todas esas precauciones nunca podrán protegernos al 100 % del peligro.

El único antídoto está en vivir en el presente, centrados sobre lo que tenemos que hacer hoy.

San Luis de Gonzaga decía: “Si me anunciaran mi muerte inminente, continuaría jugando si fuera la hora de jugar”. Eso es lo que Cristo nos invita a practicar en el Evangelio: “No se inquieten por su vida (…). Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta”.

Cuando Cristo nos dice “No se inquieten”, ¿de qué quiere liberarnos?

De todos nuestros miedos humanos, los más naturales. Cristo nos conoce íntimamente. Y en el Evangelio, los llamamientos a la paz del corazón son frecuentes. Los apóstoles en la barca, durante la tempestad, tenían buenos motivos para temblar. Todos esos temores son legítimos. Jesús no reprocha nada, más bien al contrario, quiere apaciguarnos. Como una madre que dice a su pequeño: “No tengas miedo, estoy aquí”.

La acción de Dios, tal como nos la revela Cristo, es una acción tranquilizadora. El Señor, que invita al hombre a no atemorizarse, se revela como maestro de los acontecimientos que nos amenazan. Él es más poderoso que ellos. Vela por nosotros. No se trata de una invitación humana a dominarse por la mera voluntad, sino una incitación a confiar en Él. Este es el combate del creyente.

El remedio para el miedo es ponerse en manos del Señor. San Juan Pablo II retomó este mandato en otro contexto, el de los miedos de nuestras sociedades: “No tengáis miedo de los demás, no tengáis miedo de ser vosotros mismos. ¡Sed libres!”.

¿Esta petición de Cristo es realista? ¿Podemos estar tranquilos?

Cristo no suprime el miedo visceral ni la muerte, sino que los transforma ambos. Él venció a la muerte, que pasó a convertirse en la puerta de entrada a la vida eterna. El mártir tiene miedo, seguro, pero confía en Dios. Santo Tomás Moro, en sus cartas desde la prisión a su hija, habla mucho de su angustia ante la muerte pero, cuando llega al cadalso, encuentra fuerzas para decir con humor a su verdugo: “Le doy las gracias ahora por hacer su trabajo porque después me resultará más difícil”.

¿El santo no elude el miedo?

Jesús mismo, en su agonía, tuvo miedo. Los santos y los mártires tienen confianza en la enseñanza del Señor: “No teman a los que matan el cuerpo…” (Mt 10,28). El Evangelio es un gran libro de consuelo. Lo vemos en las Parábolas. Aunque Dios es un maestro exigente, también es consolador.

¿Qué podemos temer legítimamente?

Traicionar a Dios, pecar, no ser fieles a sus enseñanzas, a esto debemos tener miedo. Recordemos a san Luis y las recomendaciones que hizo a su hijo en su lecho de muerte: “Guárdate ante todo del pecado mortal”, el que cometemos sabiendo que nos aleja de Dios definitivamente si nunca pedimos perdón. “Teman más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena [al Infierno]”, dice Mateo.

El miedo al tentador es un miedo salvífico que nos mantiene alerta. Debemos ser vigilantes ante las tentaciones, entre las que el orgullo es la mayor de todas. Distingamos bien prueba de tentación: el diablo quiere arrastrarnos al mal y hacernos caer, mientras que Dios permite que afrontemos pruebas para hacernos crecer. Como los exámenes a los que se somete el estudiante para pasar al curso superior.

Contra un adversario espiritual hay que utilizar armas espirituales para situarse en el terreno justo del combate que debemos afrontar:

  • hacer la señal de la cruz en un momento en que la lucha se vuelva demasiado cruda,
  • confiarse a la oración de la Virgen María,
  • decir un rosario,
  • hacer un camino de la cruz,
  • privarse de un placer inútil…

Florence Brière-Loth

Let's block ads! (Why?)

03:42 ,

Entre todos los debates sobre lo que nos está pasando surge una pregunta: ¿Saldremos igual de esta pandemia, tras las cifras de muertos, tras unas medidas que a millones de ciudadanos en todo el planeta nos están obligando a estar en casa, sin salir, semana tras semana?

Hay respuestas y opiniones variadas. La solidaridad quedará, pero ¿solo para el recuerdo? Y en lo económico. Podemos comparar. ¿Cambió algo la sociedad tras la grave crisis económica de 2008? Entonces la economía mandaba por encima de todo. Cada uno buscaba un culpable.

Hoy es la vida lo que está en juego.  Y el culpable primero es un virus. En cualquier caso, no hay bola de cristal, porque una cosa está clara: esto no nos había pasado nunca a ninguna de las generaciones que ahora coincidimos en el planeta. Nuestros mayores han vivido guerras, pero ahora es un bicho invisible nos ha despertado de nuestra eterna confianza en tantas cosas y nos abre los ojos frente a otras.

GREETING
Shutterstock | Linda Bestwick

Cuando todo esto acabe seremos más respetuosos con las enfermedades

Hemos despertado ante una pandemia, un virus asociado con la muerte que además, nos separa de los nuestros temporalmente como única medida de contención mientras aparece una vacuna. La Organización Mundial de la Salud ya incluía en sus previsiones una enfermedad X que podía convertirse en pandemia.

No sabemos si esa X es este COVID, pero este coronavirus nos pone frente al espejo: las enfermedades pueden ganarnos. Hay que tener miedo del contagio: el miedo bien llevado, sin locura, es lo que ha mantenido vivo al ser humano durante los siglos de los siglos. Es decir, el respeto. El estar alerta.

Solo durante esta crisis ya estamos cambiando hábitos: el 80% de los estadounidenses ya reconoce, según una encuesta, estar lavándose más las manos. Y el 70% que ya usan desinfectante para manos.

DOCTOR
Shutterstock | Monkey Business Images

Cuando todo esto acabe apostaremos más por la Sanidad

Y este punto viene del anterior. A partir de ahora miraremos con otros ojos los presupuestos de Sanidad. A nuestros médicos, hoy luchadores en primera línea. A los conductores de ambulancias. También a las empresas que investigan.

BUYING
Shutterstock | goodluz.

Cuando todo esto acabe seremos más solidarios

Son olas gigantes. De vecinos que ayudan a sus vecinos mayores. De empresas que dejan de fabricar perfumes para hacer soluciones hidroalcohólicas. De miles de personas, mujeres en su mayoría, cosiendo sin parar mascarillas para ayudar. Donaciones de grandes multinacionales y de empresas pequeñas. Hemos visto todo lo que puede hacer la solidaridad -incluso por encima de la política-. Ahora que sabemos el bien que nos hace la solidaridad en tiempos de crisis, que no se nos olvide. También es maravillosa en tiempos de paz. Los sociólogos nos recuerdan que los humanos somos cooperativos de forma innata.

PARTY
Shutterstock | Gorodenkoff

Cuando todo esto acabe seremos más familiares y amigos

La familia. La de casa y los mayores. Y los primos. Y los tíos. Y los amigos. Estamos preocupados por todos. Recordando los momentos de unión. Dándonos cuenta de que a pesar de algunas discusiones, de algunas rencillas, la felicidad viene de la mano del vernos, del juntarnos. De hacer cosas juntos.

Y sobre todo, nuestros mayores. Las noticias de contagios en las residencias nos dejan helados. Y nos hacen pensar en cuánto les debemos y el tiempo que aún podemos pasar con ellos. En todo lo que se merecen.

MIESZANE UCZUCIA
Nathan Dumlao/Unsplash | CC0

Cuando todo esto acabe seremos más exigentes

¿Quién les habría dicho a nuestros políticos que tendrían que enfrentarse a semejante reto? Una situación histórica, en la que se les exige un liderazgo cuasi de guerra. Países enteros movilizados, algunos cerrados, con economías asfixiadas mientras los contagios aumentan y aumentan.

La sociedad va a ser muy consciente de que se necesitan líderes. Y se va a acordar la próxima vez que vote. Los expertos en Ciencias Políticas hablan incluso de nuevos debates de modelos de Estado. El virus va más allá de cualquier frontera, el mundo entera mira cómo lo hacen otros países, conocemos otros sistemas… Y ese debate incluye, además el control de las telecomunicaciones.

Cuando todo esto acabe estaremos más unidos

Desde el Vaticano, el Papa Francisco invita al mundo a apoyarse en la fe para que se apoye de forma conjunta y una sus fuerzas ante la covid-19. Invita a una unión de fe global y agradece a todos los cristianos, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que rezan por ese momento, todos unidos, cualquiera que sea la tradición religiosa a la que pertenezcan porque “todos necesitados de confortarnos mutuamente”.

Let's block ads! (Why?)

02:12 ,

... nos gustaría decirte algo más. ¡Cada vez estás leyendo más Aleteia, y nos emociona ser parte de tu vida! Nuestro equipo continúa su misión todos los días, trabajando para alentar e inspirar la vida cristiana. Queremos que nuestros artículos sean accesibles a todos, que no cuesten nada - pero el periodismo de calidad tiene un coste... más de lo que la publicidad puede cubrir. Para continuar nuestros esfuerzos de alimentar e inspirar a nuestra familia católica, tu apoyo es de gran valor.

Let's block ads! (Why?)

02:12 ,
Francisco presidió la misa en Casa Santa Marta este miércoles de Semana Santa, 8 de abril, transmitida en vivo desde el Vaticano. Al introducir la celebración, rezó por la conversión de explotadores, mafiosos y usureros que se aprovechan de los necesitados en esta crisis provocada por la pandemia del coronavirus:

Recemos hoy por la gente que en esta época de pandemia comercia con los necesitados: se aprovechan de las necesidades de los demás y los venden: los mafiosos, los usureros y muchos otros. Que el Señor toque sus corazones y los convierta”.

En su homilía, el Papa comentó el Evangelio según Mateo (26:14-25), que nos habla de la traición de Judas. Aún hoy, dice el Papa, existen Judas, gente que traiciona, incluso a sus seres queridos, vendiéndolos por sus propios intereses. 

También hoy hay gente que quiere servir a Dios y al dinero, explotadores ocultos, aparentemente impecables, pero comercian con la gente: venden a sus vecinos. Judas dejó discípulos, discípulos del diablo. 

Judas estaba apegado al dinero: el que ama demasiado el dinero, traiciona. Pero es traicionado por el diablo, que es un mal pagador y se va desesperado. Y termina ahorcándose. 

El Obispo de Roma piensa en los muchos Judas institucionalizados que hoy en día explotan a las personas y también en el pequeño Judas que hay dentro de nosotros: cada uno de nosotros tiene la posibilidad de traicionar, por dinero o bienes.

Traidores hoy

En su predicación, afirmó: “el Miércoles Santo también se llama ‘Miércoles de la traición’, el día en que se destaca la traición de Judas en la Iglesia. Judas vende al Maestro.

Cuando pensamos en vender a la gente, nos viene a la mente el comercio hecho con los esclavos de África para traerlos a América – una cosa antigua – luego el comercio, por ejemplo, de las niñas Yazide vendidas a Daesh: pero es una cosa lejana, es una cosa … Incluso hoy en día la gente se vende. Todos los días. 

Hay Judas que explotan a los trabajadores

Hay Judas que venden a sus hermanos y hermanas, explotándolos en su trabajo, no pagando la cantidad justa de dinero, no reconociendo sus deberes… Al contrario, venden muchas veces las cosas más caras. Pienso que para estar más cómodo un hombre es capaz de llevarse a sus padres y no verlos más, ponerlos en un hogar de ancianos y no ir a verlos… él vende. Hay un dicho muy común que, hablando de gente así, dice que “éste es capaz de vender a su madre”: y la venden. Ahora están tranquilos, están lejos: “Cuídenla ustedes…”.

La explotación humana consiste en vender a otros

Hoy en día el comercio humano es como en los primeros días: Se hace. ¿Por qué? Porque Jesús lo dijo, no? Él dio al dinero un «señorío». Jesús dijo: “No puedes servir a Dios y al dinero”, dos señores. Es lo único que Jesús establece y cada uno de nosotros debe elegir: o sirves a Dios, y serás libre en la adoración y el servicio, o sirves al dinero, y serás un esclavo del dinero. 

Esta es la opción, y mucha gente quiere servir a Dios y al dinero. Y esto no puede hacerse. Al final fingen de servir a Dios para servir al dinero. Los explotadores ocultos son socialmente impecables, pero bajo la mesa comercian, incluso con personas: no importa. La explotación humana consiste en vender a otros.

Jesús amaba a Judas

Judas se ha ido, pero ha dejado discípulos, que no son sus discípulos sino el diablo. No sabemos cómo era la vida de Judas. Un chico normal, tal vez, e incluso con ansiedad, porque el Señor lo llamó a ser un discípulo. Nunca logró ser un discípulo: no tenía boca de discípulo ni corazón de discípulo, como leemos en la primera lectura. Era débil en el discipulado, pero Jesús lo amaba... Entonces el Evangelio nos hace comprender que le gustaba el dinero: en casa de Lázaro, cuando María ungió los pies de Jesús con aquel perfume tan caro, él hizo una reflexión y Juan subrayó: “Pero no lo dijo porque amaba a los pobres: porque era un ladrón”. 

Quien ama el dinero demasiado traiciona para tener más

El amor por el dinero lo había sacado fuera de las reglas: a robar, y de robar para traicionar hay un paso, pequeño. Quien ama el dinero demasiado traiciona para tener más, siempre: es una regla, es un hecho. El joven Judas, quizás bueno, con buenas intenciones, termina siendo un traidor, hasta el punto de ir al mercado a vender: “fue a ver a los sumos sacerdotes y les dijo: “¿Cuánto me darán si se lo entrego, directamente?”. En mi opinión, este hombre estaba fuera de sí.

Una cosa que me llama la atención es que Jesús nunca le dice “traidor”; dice que será traicionado, pero no le dice “traidor”. Nunca dice: “Vete, traidor”. ¡Nunca! De hecho, dice: “Amigo”, y lo besa. 

El diablo es un mal pagador

El misterio de Judas... ¿Cómo es el misterio de Judas? No sé… Don Primo Mazzolari lo explicó mejor que yo… Sí, me reconforta contemplar ese capitel de Vezelay: ¿cómo terminó Judas? No lo sé. Jesús amenaza fuertemente, aquí; amenaza fuertemente: “¡Ay de aquel por quien el Hijo del hombre será entregado: más le valdría no haber nacido!”. ¿Pero eso significa que Judas está en el infierno? No lo sé. Yo miro el capitel. Y escucho la palabra de Jesús: “Amigo”.

Pero esto nos hace pensar en otra cosa, que es más real, más real que hoy: el diablo entró en Judas, fue el diablo quien lo llevó a este punto. ¿Y cómo terminó la historia? El diablo es un mal pagador. No es un pagador confiable. Te promete todo, te hace ver todo y al final te deja solo en tu desesperación por ahorcarte.

El corazón de Judas, inquieto, atormentado por la codicia y atormentado por el amor a Jesús, un amor que ha fracasado porque no se convierte en amor, atormentado por esta niebla, vuelve a los sacerdotes pidiendo perdón, pidiendo salvación. “¿Qué tiene que ver eso con nosotros? Es lo tuyo…”: El diablo habla así y nos deja en la desesperación.

El pequeño Judas dentro de mí

Pensamos en tantos Judas institucionalizados en este mundo, que explotan a la gente. Y también pensamos en el pequeño Judas que cada uno de nosotros tiene dentro de sí a la hora de elegir: entre la lealtad o el interés. Cada uno de nosotros tiene la capacidad de traicionar, vender, elegir por su propio interés.

Cada uno de nosotros tiene la posibilidad de dejarse atraer por el amor al dinero o a los bienes o al bienestar futuro. “Judas, ¿dónde estás?” Pero la pregunta que le hago a cada uno de nosotros: “Tú, Judas, el pequeño Judas dentro de mí: ¿dónde estás?”, concluyó la eucaristía.

Comunión espiritual 

Francisco terminó la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitando a hacer la comunión espiritual. A continuación, la oración recitada por el Papa para ello:


“A tus pies, oh Jesús mío, me postro y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón que se abandona en su nada en tu santa presencia. Te adoro en el Sacramento de tu amor, la inefable Eucaristía. Deseo recibirte en la pobre morada que mi corazón te ofrece; mientras espero la felicidad de la comunión sacramental quiero poseerte en espíritu. Ven a mí, oh Jesús mío, que yo vengo a Ti. Que tu amor inflame todo mi ser para la vida y la muerte. Creo en ti, espero en ti, te amo.”.

Antes de salir de la capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antigua antífona mariana Ave Regina Caelorum (“Ave Reina del Cielo”): 

“Salve, Reina de los cielos, y Señora de los ángeles; salve, raíz; salve, puerta que dio paso a nuestra luz. Alégrate, virgen gloriosa, entre todas la más bella; salve, oh hermosa doncella, ruega a Cristo por nosotros”.

Let's block ads! (Why?)

03:51 ,

En estos días de cuarentena, he recibido la llamada de Claudia una de mis amigas más cercanas

Fuimos compañeras de clase en la universidad, y por una afinidad personal, pronto comenzamos a compartir nuestros afanes e inquietudes más íntimas, y desde entonces, siempre tuvimos la confianza de abrir nuestros corazones.

Como siempre, me ha hecho reír, participándome que pronto terminará estudios de postgrado, y al hacerlo aumenta su felicidad y la mía. La puedo imaginar haciendo ademanes y gesticulando al hilvanar sus frases, pues he llegado a conocerla tan bien, que la puedo ver, sin hablar a través de una videollamada.

Es una relación de amistad y confidencia.

En lo personal, pienso que el común de las personas en realidad contamos con los dedos de una mano una amistad así, tan necesaria para reconocernos a nosotros mismos como personas. Sin embargo, la llamada de Claudia y mi confinamiento me hicieron reflexionar sobre la importancia de rescatar otras formas de amistad, que fui relegando, olvidando o dando por perdidas. Son también muy valiosas para mí.

Me propuse para ello implicarme de tal forma que fuese yo, y no las circunstancias de la vida, quien determinase el reencontrarlas y conservarlas en la medida de lo posible. Así que recuperé contactos, hice llamadas y envié mensajes a través de WhatsApp, como quien tiene una varita mágica para eliminar las sombras rezagadas en el tiempo.

Me he comunicado con amigos de antaño, forman parte de mi historia personal, los conocí a lo largo de mi vida y ahora son muy distintos a mí desde un punto de vista social, cultura y  económico. Muchos de ellos no se conocen entre sí.

En muchos casos, recibí animadas respuestas por saber de mí, así como agradecimiento por el hecho de acordarme de ellos. Percibí en el entusiasmo de sus respuestas, la alegría por una nueva oportunidad que nos brinda la madurez, de saltar por encima de prejuicios que nos habían afectado, y no tenían realmente que ver con nuestro verdadero ser. O por el hecho de saber que compartimos la responsabilidad de haber dejado enfriar la amistad, y podíamos rescatar.

Descubrí, que, sin saberlo, faltaba a la caridad ya que había quien sufría de soledad, pasaba por una quiebra o se encontraba enfermo. También por conservar una imagen que ya no correspondía o nunca correspondió  con su realidad personal, en la que los recordaba como engreídos, decaídos, escurridizos o resentidos.

También consideré que lo mismo les podía haber pasado a ellos respecto de mí, y lo asumí haciéndoles ver con mi actitud, que no era así, y que, ante los malos recuerdos, no guardaba lista de agravios, ni esperaba que ellos lo hicieran.

Igual admití mi inmadurez por alejarme de los exitosos, porque no me sustraje la verdad de que cualquiera puede simpatizar con la desgracia del amigo, pero se necesita ser muy fino para alegrarse de sus éxitos.

Finalmente, he hecho una lista en la que voy anotando la fecha de la última llamada que les hice, algún tema que tocamos, o sucesos de sus vidas, para no dejar pasar mucho tiempo sin tener una comunicación y hacerles ver lo que me importan.

Mi teléfono ha comenzado a recibir a diario por sus whatsapps, muchas veces con reenvíos, con lo que sé que de alguna manera ya estoy de nuevo en sus vidas. Cuando yo hago lo mismo, anexo un corto mensaje para hacer sentir mi cercanía.

Lamentablemente he debido reconocer que en algunos casos entré en contacto con la vulgaridad, la superficialidad e incluso la grosería, así que, con la conciencia en paz, he usado el necesario cernidor con la pena de cortar por lo sano.

Con todo, el saldo es muy favorable y es posible que, en esta nueva etapa de la amistad, en algunos casos puedan surgir las confidencias, como prueba de que nos escuchamos con el corazón, haciendo cierto que sin la amistad, la perfección humana quedaría incompleta y, sin ella, la felicidad no sería posible.

“Yo lo dije siempre, y lo diré y lo digo, que es la amistad el mayor bien humano—Ortega y Gasset

Por Orfa Astorga de Lira.

Let's block ads! (Why?)

03:27 ,
La Justicia australiana anula la condena del cardenal George Pell por abuso sexual contra dos menores y el Papa Francisco reza por las personas que sufren sentencias injustas este martes de Semana Santa, 7 de abril de 2020. 

El Tribunal Superior de Australia absolvió al cardenal George Pell, que cumplía una condena de seis años por abuso de menores, revocando el fallo del Tribunal de Apelaciones emitido en agosto del año pasado que confirmaba la decisión del Tribunal de Melbourne de diciembre de 2018. 

El cardenal de 78 años, que siempre se ha declarado inocente, ahora está libre: dejó la prisión de Barwon para ir a una institución religiosa en Melbourne.  Por su parte, al poco tiempo de conocerse la noticia, el papa Francisco rezó por aquellos que sufren sentencias injustas al inicio de su homilía en Casa Santa Marta este 7 de abril de 2020. 

El Papa reza por ensañamiento contra inocentes 

En la misa de Santa Marta, el Papa recordó la persecución sufrida por Jesús y rezó por los que sufren ensañamiento, persecución y sentencias injustas. Este martes de Semana Santa, al principio de su misa matutina, se leyó la antífona (Sal 26): “No me entregues al poder de mis enemigos; se han levantado contra de mí falsos testigos, gente que respira violencia”.

Luego el Papa dirigió sus pensamientos hacia los inocentes perseguidos: “En estos días de Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús y cómo los doctores de la ley fueron feroces contra él: fue juzgado con ensañamiento, con ensañamiento, siendo inocente. Me gustaría rezar hoy por todas las personas que sufren un juicio injusto por el ensañamiento”.

Los siete jueces del Tribunal Superior de Australia revocaron la sentencia del Tribunal de Apelación, que había condenado al  Cardenal George Pell por abuso de menores, ya que existe una posibilidad razonable de que el delito no haya ocurrido. El cardenal ha reafirmado su inocencia: ahora es libre. 

La “presunción de inocencia”

El Papa que estableció normas anti-abusos para el Estado del Vaticano y la curia. En ellas – indicó – hay que garantizar siempre la “presunción de inocencia” y, si los delitos pueden ser reiterados, se prevé la aplicación de medidas cautelares. Si las acusaciones son infundadas, serán archivadas, pero conservadas.

Ahora, el Papa podrá rehabilitar al cardenal australiano de 78 años, que había sido destituido de sus cargos en el Vaticano. Sin embargo, es posible que no regrese a Roma debido a su edad, pues luego de los 75 años, los obispos y los altos prelados entregan su carta de renuncia al pontífice. 

Francisco había impuesto “medidas de precaución” contra el cardenal Pell, dictadas en el momento del regreso del alto prelado a Australia, es decir, “la prohibición del ejercicio público del ministerio y la prohibición de tener contacto de cualquier tipo y forma con menores”.  A la luz de los hechos, probablemente sean retiradas en poco tiempo. 

La Santa Sede siempre ha reconocido las decisiones de las autoridades judiciales australianas, al mismo tiempo, que ha recordado que el cardenal Pell siempre ha “reafirmado su inocencia” y que tenía derecho a apelar ante el Tribunal Superior. 

Luego de veredicto unánime, el cardenal Pell reiteró que la injusticia que había recibido ya estaba curada. Dirigiéndose a la persona que lo acusó de algo que sucedió en los 90, en ese momento un monaguillo de la catedral de Melbourne, el cardenal dijo que no tenía ningún resentimiento. 

Así que esperaba que su absolución no añadiera más dolor. La base para la curación a largo plazo, dijo, es la verdad y la única base para la justicia es la verdad, porque la justicia significa la verdad para todos.

Limpiar el buen nombre de quien fuera acusado injustamente

A la luz de los acontecimientos, la Congregación para la Doctrina de la Fe con los resultados del proceso y la conclusión definitiva de todos los niveles judiciales se ocupará del caso Pell para reincorporarlo y reafirmar su buen nombre. 

Precisamente, en marzo de 2019, Francisco firmó un “motu proprio” sobre la protección de los menores y de los adultos vulneables en el que estableció nuevas normas penales anti-abusos sexuales para el Estado de la Ciudad del Vaticano y la Curia romana, incluidos los nuncios apostólicos. Precisamente, indicaba “que se haga todo lo posible para limpiar el nombre de quien haya sido acusado injustamente».

Francisco insistía que se garantice “a los imputados el derecho a un proceso equitativo e imparcial, en el respeto de la presunción de inocencia, además de los principios de legalidad y de proporcionalidad entre el delito y la pena que se destituya de sus encargos al condenado por haber abusado de un menor o de una persona vulnerable y, al mismo tiempo, que se le ofrezca un apoyo adecuado para la rehabilitación psicológica y espiritual, incluso con vistas a su reinserción social”. 

La Santa Sede en diversas declaraciones ha confirmado constantemente su cercanía a las víctimas de abusos sexuales y su compromiso, a través de las autoridades eclesiásticas competentes, de perseguir a los miembros del clero responsables.

Nuevos desencuentros

Tras la anulación de la condena del cardenal Pell, en nombre de la Conferencia Episcopal Australiana, su Presidente, el Arzobispo Mark Coleridge, reconoció que la decisión del Tribunal Supremo será bien recibida por quienes creen en la inocencia del cardenal, mientras que será devastadora para otros. 

Por consiguiente, reiteró el compromiso inquebrantable de la Iglesia para proteger a los menores y para dar una respuesta eficaz a los supervivientes y las víctimas de abuso sexual infantil.

Por último, el cardenal Pell agradeció a sus abogados y a todos los que rezaron por él y lo ayudaron y consolaron en este difícil momento. El alto prelado en en su país y fuera, ha tenido pocos pero fuertes seguidores y defensores públicos de su inocencia.

Algo de la historia de Pell

Pell había sido nombrado Obispo auxiliar en la Arquidiócesis de Melbourne en 1987, convirtiéndose en Arzobispo Metropolitano de la ciudad en 1996. En abril de 2013, el papa Francisco lo había nombrado miembro del Consejo de Cardenales y, en febrero de 2014, Prefecto de la recién creada Secretaría para la Economía.

A finales de junio de 2017, después de dos años de investigaciones en Australia, había sido acusado formalmente de varios cargos por “crímenes históricos de violencia sexual” en dos casos separados. Antes del veredicto de hoy, el cardenal debía pasar 3 años y medio en la cárcel de un total de seis años establecidos por la sentencia precedente por el Tribunal de apelación de Victoria.

Let's block ads! (Why?)

03:27 ,

La entrada elegida es la empanada gallega, pero con vegetales en vez de pescado, acompañada de una deliciosa y fresca ensalada verde rica en vitaminas y minerales.

Luego como plato principal un cordero guisado con patatas, nutricionalmente muy interesante ya que aporta vitaminas, minerales, hierro, proteínas, calcio y fibras. Si quieres puedes utilizar cerdo.

Y el postre es la clásica rosca o mona de pascua, una versión más saludable, a diferencia de la receta original, es una preparación con menos aporte calórico y de grasas saturadas, además, aportamos grasas buenas (monoinsaturadas y polinsaturadas) que nos brindan múltiples beneficios a nivel cardiovascular, a través del uso de frutos secos y de aceite.

MENÚ

Entrada: Empanada gallega de vegetales con ensalada verde con aderezo de menta

Plato principal : Cordero guisado con patatas y vegetales

Postre: Mona o rosca de pascua

EASTER
Shutterstock | Olaf Speier

Entrada:

Ensalada verde con pepinos, rábanos con aderezo de menta

Preparación de la ensalada

  • 4 paquetes de menta fresca aproximadamente
  • 2/3 de taza de aceite de oliva extra virgen
  • 1/4 de taza de vinagre blanco
  • 4-6 dientes de ajo
  • 2 cucharaditas de sa
  1. Lavar las espinacas frescas el pepino y los rábanos. Cortar las el pepino y el rábano en rebanadas finas y mezclar con las espinacas. Reservar.
  2. Preparar el aderezo de menta con todos los ingredientes.
  3. Agregar todos los ingredientes en un procesador de alimentos o una licuadora y batir hasta obtener una mezcla homogénea. Se lo puede congelar si se hace en más cantidad, porque sirve además para añadir sobre tus vegetales favoritos, pescados y papas.

Preparación de la empanada

Ingredientes para la masa:

  • 3 tazas de harina de fuerza
  • 150 ml. de aceite de oliva virgen
  • 180 ml. de agua
  • Una cuchara de sal
  • 18 gr. de levadura fresca

Ingredientes para el relleno:

  • 2 cebollas
  • 2 tomates
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 zanahoria
  • 1 huevo
  • Sal
  • Pimienta negra molida
  1. Tamizar la harina
  2. Colocar en un bol junto con el resto de ingredientes de la masa.
  3. Mezclar todo y amasar en una superficie plana durante unos quince minutos.
  4. Cuando se obtenga una bola sólida, poner de nuevo en el bol y cubrir con un trapo y dejar una hora a que suba de volumen.
  5. Mientras, preparar el relleno
  6. Pelar y trocear las cebollas y la zanahoria en pedazos tan pequeños como puedas, preparar los pimientos en tiras no demasiado grandes y rallar los tomates.
  7. Colocar toda la verdura, salvo la salsa de tomate, a la sartén con un poco de aceite para que se vayan dorando. Dejar al fuego entre diez y quince minutos para que se queden bien tiernas.
  8. Encender el horno a 200ºC.
  9. Cuando estén las verduras, añadir la salsa de tomate, la pimienta negra y la sal. Mezclar y dejar que se haga durante diez minutos. Después, puedes apagar el fuego.
  10. Luego de 1 hora, sacar del recipiente la masa y partirla en dos mitades.
  11. Amasar con la ayuda de un rodillo y cubrir una fuente refractaria con un poco de aceite o papel vegetal. Luego, situar encima la mitad de masa que sea más pequeña.
  12. Cubrir todo con el relleno y tapa con la otra masa. Sellar con un tenedor y batir un huevo para pintar con él la masa.
  13. Llevar al horno unos 40 minutos.
EASTER
Shutterstock | Brent Hofacker

Plato principal:

Cordero guisado con patatas

Ingredientes:

  • 1 kilo de cordero troceado o carne de cerdo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 2 zanahorias
  • 100 gramos de guisantes
  • 1 kilo de patatas
  • 3 tazas de caldo de carne
  • 50 ml de brandy o 250 ml de vino blanco o caldo de verduras y añadir unas gotas de vinagre suave (aproximadamente una cucharada por litro de caldo)
  • Aromatizantes: Una ramita de tomillo y perejil fresco (2 cucharaditas del mismo finamente picado)
  • Un limón
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Preparación

  1. Trocear el cordero
  2. Pelar y picar los tomates, y reservar.
  3. Salpimentar el cordero y dorarlo en una sartén con aceite, marcarlo bien para que se forme la costra.
  4. Picar la cebolla y los ajos. No hace falta que los trozos sean muy pequeños.
  5. Luego de terminar de marcar todos los trozos de cordero, colamos el aceite y lo echamos en la olla en la que vamos a cocinar. Al reutilizar el aceite conservamos la sustancia de la carne.
  6. En ese aceite dorar la cebolla, a media cocción añadir los ajos y unos minutos después el tomate que previamente hemos pelado y picado.
  7. Cuando ya esté todo dorado y el tomate se haya convertido en salsa, salpimentar e incorporar el tomillo y el perejil picado.
  8. En el momento en el que todo esté bien pochado añadimos el brandy o vino blanco, y el zumo de limón.
  9. Cocción del guiso de cordero. Presentación final.

Recetas de Rechupete

CAKE
Shutterstock | Gts

Postre:

Mona o rosca de pascua

Consejos nutricionales

  • Una idea es preparar la empanada el día anterior y conservar en el refrigerador, al momento de consumirla un golpe de calor en el horno es suficiente.
  • Para el cordero guisado se puede utilizar cerdo. Se puede sustituir el alcohol por un caldo de verduras y unas gotitas de vinagre suave. Se utiliza para ablandar la carne además de aromatizarla, y el limón ayuda a suavizar el sabor.
  • Es importante controlar las porciones consumidas, comer despacio y disfrutar de cada bocado.

Los invito en estos días tan especiales que estamos viviendo a disfrutar de la familia, compartiendo no solo el momento de sentarnos en la mesa a comer, sino también en su elaboración y preparación de la mesa. En familia y con Jesús saldremos adelante, ¡muy felices Pascuas de Resurrección!

Let's block ads! (Why?)

02:58 ,
En su homilía de hoy, el papa Francisco comentó la traición de Judas y la negación de Pedro contra Jesús e invitó a los fieles a pedir la gracia de perseverar en el servicio, a pesar de las propias caídas y faltas. Lo dijo durante la misa matutina en casa Santa Marta transmitida en vivo desde el Vaticano para acompañar a los fieles confinados por el coronavirus. 

Este martes, 7 de abril, Francisco recordó la persecución sufrida por Jesús y rezó por los que sufren persecución y sentencias injustas. Este martes de Semana Santa, se leyó la antífona (Sal 26): “No me entregues al poder de mis enemigos; se han levantado contra de mí falsos testigos, gente que respira violencia”. 

Al inicio de la ceremonia, Francisco dirigió sus pensamientos hacia los inocentes perseguidos: “En estos días de Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús y cómo los doctores de la ley fueron feroces contra él: fue juzgado con ensañamiento, con ensañamiento, siendo inocente. Me gustaría rezar hoy por todas las personas que sufren un juicio injusto por el ensañamiento”.

La oración del Papa coincide con la noticia de hace pocas horas: Los siete jueces del Tribunal Superior de Australia revocaron la sentencia del Tribunal de Apelación, que había condenado al  cardenal George Pell por abuso de menores, ya que existe una posibilidad razonable de que el delito no haya ocurrido.

En su predicación matutina, el Papa comentó las lecturas de hoy, tomadas del Libro del Profeta Isaías (Is 49, 1-6), el segundo himno del Siervo y el Evangelio de Juan (Jn 13, 21-33. 36-38) que habla de la traición de Judas y la negación de Pedro. Pedimos la gracia -dijo- de perseverar en el servicio, a pesar de nuestras caídas. 

Una profecía sobre cada uno de nosotros

“La profecía de Isaías que hemos escuchado es una profecía sobre el Mesías, sobre el Redentor, pero también una profecía sobre el pueblo de Israel, sobre el pueblo de Dios: podemos decir que puede ser una profecía sobre cada uno de nosotros. En esencia, la profecía enfatiza que el Señor ha elegido a su sirviente desde el vientre materno: dos veces lo dice. Desde el principio su sirviente fue elegido, desde el nacimiento o antes del nacimiento. 

El pueblo de Dios fue elegido antes de nacer: cada uno de nosotros también. Ninguno de nosotros cayó en el mundo por casualidad, por casualidad. Todo el mundo tiene un destino, un destino libre, el destino de la elección de Dios. Nací con el destino de ser un hijo de Dios, de ser un siervo de Dios, con la tarea de servir, de construir, de edificar. Y esto, desde el seno materno.

Servir es no pretender beneficios para sí mismo 

El siervo de Yahvé, Jesús, sirvió hasta la muerte: parecía una derrota, pero era la forma de servir. Y esto subraya la manera de servir que debemos tomar en nuestras vidas. Servir es darse a los demás. Servir no es esperar para cada uno de nosotros otro beneficio que no sea el de servir. 

La gloria es servir; y la gloria de Cristo es servir hasta el punto de aniquilarse, hasta la muerte, la muerte en la cruz. Jesús es el sirviente de Israel. El pueblo de Dios es un siervo, y cuando el pueblo de Dios se aleja de esta actitud de servicio es un pueblo apóstata: se aleja de la vocación que Dios le ha dado. Y cuando cada uno de nosotros se aleja de esta vocación de servicio, se aleja del amor de Dios. Y construye su vida sobre otros amores, muchas veces idólatras.

El Señor nos ha elegido

El Señor nos ha elegido desde el vientre materno. En la vida hay caídas: cada uno de nosotros es un pecador y puede caer y ha caído. Sólo la Virgen y Jesús [no]: todos los demás han caído, somos pecadores. Pero lo que importa es la actitud ante el Dios que me eligió, que me ungió como siervo; es la actitud de un pecador que es capaz de pedir perdón, como Pedro, que jura que “no, nunca te negaré, Señor, nunca, nunca, nunca”, entonces, cuando el gallo canta, llora. Se arrepiente. 

Judas y la noche oscura del que resbala sin pedir perdón 

Este es el camino del sirviente: cuando se resbala, cuando cae, pide perdón. En cambio, cuando el siervo no puede comprender que ha caído, cuando la pasión lo lleva de tal manera que lo lleva a la idolatría, abre su corazón a Satanás, entra en la noche: eso es lo que le pasó a Judas.

Pensemos hoy en Jesús, el siervo, fiel en el servicio. Su vocación es servir, hasta la muerte y la muerte en la Cruz. Pensemos en cada uno de nosotros, parte del pueblo de Dios: somos servidores, nuestra vocación es servir, no aprovecharse de nuestro lugar en la Iglesia. Para servir. Siempre en servicio.

Pedimos la gracia de perseverar en el servicio. A veces con resbalones, caídas, pero la gracia de al menos llorar como Pedro lloró.

Comunión espiritual 

Francisco terminó la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitando a hacer la comunión espiritual. A continuación, la oración recitada por el Papa para ello:


“Creo Jesús mío que éstas realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo ardientemente recibirte dentro de mi alma; pero, no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y como si te hubiese recibido, me abrazo y me uno todo a Ti; Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.”.

Antes de salir de la capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antigua antífona mariana Ave Regina Caelorum (“Ave Reina del Cielo”): 

“Salve, Reina de los cielos, y Señora de los ángeles; salve, raíz; salve, puerta que dio paso a nuestra luz. Alégrate, virgen gloriosa, entre todas la más bella; salve, oh hermosa doncella, ruega a Cristo por nosotros”.

Let's block ads! (Why?)

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets