Artículos por "Agencia Zenit"
ACI Prensa Agencia Zenit Aleteia Audios Basilica de Guadalupe Bautismo Canto Católico Cantos y Alabanzas Cardenal Alberto Suarez Inda Cáritas Catecismo Catequesis del Papa Celebraciones Ciclo C Cine Familiar Construccion Coronilla a la Divina Misericordia Cristo te llama Cristy Villaseñor Cuaresma Defensa de la Familia Diocesis de Celaya Divina Misericordia El Diario de María El Evangelio del dia El Hermano Asno El santo del dia El Santo Rosario El Video del Papa Escritos de San Francisco EWTN Familia Festividades Fiestas Patronales Formacion Permanente Formación Permanente Franciscanismo Fray Nelson Medina OP Fray Rodi Cantero TOR Grupo Effetá H1FM Hacia una Fe Madura Homilía del día Homilías Horarios de Catecismo Horarios de Misas Imagenes Imposición de Ceniza Indulgencias Infocatolica Informativo de Radio Vaticano Inquietud Nueva Jesus cada Domingo Juntos por México La Hora de la Misericordia La Reflexión Dominical La Santa Misa La Voz del Pastor Liturgia de las Horas Mapa del Sitio Mariavision Minutos para Dios Mons. Benjamin Castillo Plasencia Mons. Cristobal Ascencio Garcia Mons. José Ignacio Munilla Musica Neutla News.va Noticias Oraciones Padre Adolfo Güemes Padre Carlos Sandoval Padre Carlos Yepes Padre César Montijo Padre Cristian Hernan Andrade Padre Dante Gabriel Jimenez Muñoz-Ledo Padre Ernesto María Caro Padre Luis Zazano Padre Pedro Brassesco Padre Sam Palabra del Obispo Parroquia Parroquias Pastoral de la Salud Pastoral de Migrantes Pastoral Litúrgica Pastoral Social Paz y bien para los Hermanos de Hoy Peliculas Peregrinaciones Peticiones de Cooperacion Pláticas Cuaresmales Punto de Vista Radio Catolica Religion en Libertad Requisitos Rezando voy Rome Reports Videos Semana Cultural Semana Santa Semillas para la Vida Servicios Tekton Tele Vid Telegram Television Catolica Teologia Tierra Santa Turismo Religioso Ubicación Viacrucis Videos Videos Catolicos Virgen Maria Visitas Pastorales Webcams Whatsapp

13:13

“Dad testimonio de vuestra fe”: el Papa Francisco anima a la comunidad latinoamericana de Roma, con ocasión del 25º aniversario de la fundación de la asociación, este domingo 14 de enero de 2018, después del Ángelus en la Plaza San Pedro.

“Saludo a la comunidad latinoamericana de Santa Lucia de Roma, que celebra su s 25 años de fundación” ha dicho el Papa en italiano.

En esta Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, el Papa ha añadido en español: “En este feliz aniversario, pido al Señor que os llene de sus bendiciones para que podáis continuar dando testimonio de vuestra fe en medio de las dificultades, de las alegrías, de los sacrificios y de las esperanzas de vuestra experiencia migratoria. Gracias”

12:38

ZENIT – 14 enero 2018).- “Buscar a Jesús, encontrar a Jesús, seguir a Jesús: este es el camino”: el Papa Francisco ha comentado el Evangelio del hoy, este domingo 14 de enero de 2018, desde la ventana del despacho del Vaticano que da a la Plaza San Pedro, antes de la oración del Ángelus del mediodía, en presencia de decenas de miles de visitantes.

“El Evangelio de hoy nos introduce perfectamente en el tiempo litúrgico ordinario, un tiempo que sirve para estimular y verificar nuestro camino de fe en la vida ordinaria, en una dinámica que se mueve entre la Epifanía y sigue entre manifestación y vocación”, ha explicado el Papa, releyendo este domingo las dos fiestas precedentes que han concluido el tiempo litúrgico de Navidad.

El Papa ha invocado la ayuda de la Virgen María diciendo: “Que la Virgen María nos sostenga en nuestro propósito de seguir a Jesús, de ir y de permanecer allí donde Él habite, para escuchar su Palabra de vida, para adherirnos a Él que quita el pecado del mundo, para encontrar en Él esperanza e impulso espiritual”.

Esta es nuestra traducción, rápida, de trabajo, de las palabras pronunciadas por el Papa Francisco antes del Ángelus en italiano.

Palabras del Papa Francisco antes del Ángelus

Como en la fiesta de la Epifanía y la del Bautismo de Jesús, la página del Evangelio de hoy (cf. Jn 1,35-42) propone también el tema de la manifestación del Señor.

Esta vez, es Juan Bautista quien le designa a sus discípulos como “el Cordero de Dios” (v.36), invitándoles a seguirle. Esto es así para nosotros: Este que hemos contemplado en el misterio de la Navidad, estamos ahora invitados a seguirle en la vida cotidiana.

El Evangelio de hoy nos introduce perfectamente en el tiempo litúrgico ordinario, un tiempo que sirve para estimular y verificar nuestro camino de fe en la vida habitual, en una dinámica que se mueve entre la Epifanía y sigue entre manifestación y vocación”.

El       del Evangelio indica las características esenciales del itinerario de fe de los discípulos de todos los tiempos, incluso el nuestro, a partir de la pregunta que Jesús dirige a los discípulos que, impulsados por Juan Bautista, comienzan a seguirle: “¿Qué buscáis?” (v.38). En la mañana de Pascua, el resucitado dirigirá la misma pregunta a María Magdalena: “Mujer, ¿Qué buscas?” (Ju 20, 15).

Cada uno de nosotros, en tanto que ser humano, está en búsqueda: búsqueda de felicidad, búsqueda de amor, de una vida buena y plena. Dios Padre nos ha dado todo esto en su Hijo Jesús.

En esta búsqueda, el rol de un verdadero testigo es fundamental: De una persona que ha hecho primero el camino y que ha encontrado al Señor. En el Evangelio, Juan Bautista es ese testigo y por eso ha podido orientar a sus discípulos hacia Jesús, que les lleva hacia una nueva experiencia diciendo: “Venid y ved” (v. 39). Y estos dos no pudieron olvidar la belleza de este encuentro, hasta el punto que el Evangelista anota incluso la hora: “Eran alrededor de las cuatro de la tarde” (ibid).

Solo un encuentro personal con Jesús genera un camino de fe y de vida de discípulo. Podemos tener muchas experiencias, realizar muchas cosas, establecer relaciones con muchas personas, pero solo el encuentro con Jesús, en esta hora que Dios conoce, puede dar un sentido pleno a nuestra vida y hacer fecundos nuestros proyectos y nuestras iniciativas.

Construirse una imagen de Dios fundada sobre rumores no es suficiente: es necesario ir en busca del Divino Maestro e ir donde vive. La pregunta de los dos discípulos a Jesús, “¿Dónde vives?” (v.38) tiene un sentido espiritual fuerte: expresa el deseo de saber dónde vive el Maestro, para poder estar con Él. La vida de fe consiste en el deseo de estar con el Señor y en una búsqueda continua del lugar donde Él habita. Esto significa que estamos llamados a ir más allá de la religiosidad habitual, reviviendo el encuentro con Jesús en la oración, en la meditación de la Palabra de Dios y frecuentando los sacramentos para estar con Él y dar fruto gracias a Él, a su ayuda y a su gracia.

Buscar a Jesús, encontrar a Jesús, seguir a Jesús: este es el camino. Buscar a Jesús, encontrar a Jesús, seguir a Jesús.

Que la Virgen María nos sostenga en nuestra intención de seguir a Jesús, de ir y de permanecer allí donde Él habita, para escuchar su Palabra de vida, para adherirse a Él, que quita el pecado del mundo, para encontrar en Él esperanza e impulso espiritual.

10:48

(ZENIT – 14 enero 2018).- “No es pecado tener dudas y miedos. El pecado es dejar que nuestros temores determinen nuestras respuestas, condicionen nuestras elecciones, comprometan el respeto y la generosidad, aviven el odio y el rechazo”, ha dicho el Papa en su homilía del domingo.

El Papa Francisco ha presidido la misa, por primera vez en la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, este 14 de enero de 2018, en la Basílica de San Pedro.

El Papa ha reconocido estas dudas y temores como “legítimos” por parte del que le acoge y por parte del que llega a un país extranjero: “No es fácil entrar en la cultura de los otros, de ponerse en el lugar de las personas diferentes a nosotros, de comprender sus pensamientos y sus experiencias. Así es que a menudo renunciamos a encontrar al otro y levantamos las barreras para defendernos. Las comunidades locales, a veces tienen miedo a que los nuevos llegados perturben el orden establecido, “roben” alguna cosa que hemos construido con sufrimiento. Los recién llegados también tienen miedos: temen la confrontación, el juicio, la discriminación, el fracaso. Estos temores son legítimos, se basan en dudas perfectamente comprensibles desde el punto de vista humano. No es pecado tener dudas y miedos”.

“El pecado, es renunciar al encuentro con el otro, con el que es diferente, mientras que esta es, de hecho, una oportunidad privilegiada para encontrarse con el Señor”, ha añadido el Papa.

Este es el texto íntegro, de una traducción oficial española de la homilía pronunciada en italiano.

Este año, he querido celebrar la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, con una misa a la cuál vosotros habéis sido invitados, vosotros en particular, migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Algunos de entre vosotros habéis llegado hace poco a Italia y otros residen y trabajan desde hace años, y otros constituyen lo que llamamos la “segunda generación”.

Todos hemos oído resonar en esta asamblea, la Palabra de Dios, que nos invita hoy a profundizar en la llamada especial que el Señor dirige a cada uno de nosotros. Como lo ha hecho con Samuel (IS 3, 3b-10,19), nos llama por nuestro nombre y nos pide honrar el hecho de que nosotros hemos sido creados como seres absolutamente únicos, todos diferentes entre nosotros y con un rol singular en la historia del mundo. En el Evangelio (J 1,35-42), los dos discípulos de Juan le preguntan a Jesús: “¿Dónde vives?” (v.38), dejando entender que, de la respuesta a esta pregunta, dependen sus juicios sobre el maestro de Nazaret. La respuesta de Jesús: “¡Ven y verás!” (v.39) se abre a un encuentro personal, que incluye un momento apropiado  para acoger, conocer y reconocer al otro.

En el mensaje para la jornada de hoy, he escrito: “Todo inmigrante que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica en el extranjero de toda época acogido o rechazado (Mt 25, 35-43). Y, para el extranjero, el inmigrante, el refugiad, el exiliado y el que pide asilo, cada puerta de la nueva tierra es también una ocasión de encontrarse con Jesús. Son invitaciones “¡Venid y ved!” Esto nos es dirigido hoy a todos, comunidades locales y recién llegados. Es una invitación a superar nuestros miedos para poder ir al encuentro del otro, para acogerle, conocerle y encontrarle. Es una invitación que ofrece la oportunidad de hacerse el prójimo del otro para ver dónde y cómo viven. En el mundo de hoy, para los recién llegados, acoger, conocer y reencontrar significa conocer y respetar las leyes, la cultura y las tradiciones de los países donde son acogidos. Esto significa igualmente comprender sus miedos y sus aprensiones de cara al futuro. Para las comunidades locales, acoger, conocer, y reencontrar significa abrirse a la riqueza de la diversidad sin prejuicios, comprender los potenciales y las esperanzas de los recién llegados, lo mismo que su vulnerabilidad y sus miedos.

El verdadero encuentro con el otro no se para en la acogida, sino que nos invita a todos a comprometernos en las tres acciones que he puesto en evidencia en el mensaje para esta jornada: proteger, promover e integrar. Y, en el verdadero encuentro con el prójimo, ¿seremos capaces de reconocer a Jesucristo, que pide ser acogido, protegido, promovido e integrado?, como nos enseña la parábola evangélica del Juicio Final: el Señor tenía hambre, estaba sediento, enfermo, extranjero y en prisión y fue socorrido por algunos, pero no por otros (Mt 25, 31-46) este verdadero encuentro con Cristo es fuente de salvación, una salvación que debe ser anunciada y aportada a todos, como nos enseña el apóstol Andrés. Después de haber revelado a su hermano Simón: “Hemos encontrado al Mesías” (Jn 1,41) Andrés le conduce a Jesús, para que tenga, él también, esta misma experiencia del encuentro.

No es fácil entrar en la cultura de los otros, de ponerse en el lugar de las personas diferentes a nosotros, de comprender sus pensamientos y sus experiencias. Así que a menudo renunciamos a encontrar al otro y levantamos barreras para defendernos. Las comunidades locales a veces tienen miedo de que los nuevos perturben el orden establecido, “roben” algo que hemos construido con sufrimiento. Los recién llegados también tienen miedos: temen la confrontación, el juicio, la discriminación, el fracaso. Estos temores son legítimos, se fundan sobre dudas perfectamente comprensibles desde el punto de vista humano. No es un pecado tener dudas y temores. El pecado, es dejar que estos miedos determinen nuestras respuestas, condicionen nuestras elecciones, comprometan el respeto y la generosidad, alimenten el odio y el rechazo. El pecado, es renunciar al encuentro con el otro, con el que es diferente, entonces esto constituye, de hecho, una ocasión privilegiada de encuentro con el Señor.

Es de este encuentro con Jesús presente en el pobre, en el que es rechazado, en el refugiado, en el que piden asilo, que brota nuestra oración de hoy. Es una oración recíproca: migrantes y refugiados oran por las comunidades locales, y las comunidades locales oran por los recién llegados y por los migrantes de larga estancia. Confiamos a la intercesión maternal de la Virgen María las esperanzas de todos los migrantes y de todos los refugiados del mundo, así como de las aspiraciones de las comunidades que les acogen para que, conforme al mandamiento divino el más elevado el de la caridad y del amor al prójimo, aprendamos todos a amar al otro, al extranjero, como nos amamos a nosotros mismos.

02:23

“El impresionante testimonio de un dominico, ardoroso apóstol y gran asceta, que no ahorró sacrificios para difundir la fe en China, siendo el primer martirizado en ese país. Es un referente inequívoco para cualquier misionero” 

Solo la obcecación del que vive inmerso en el odio puede tildar de rebeldía lo que es un alarde de valentía inigualable y para muchos incomprensible. Francisco consumó en China su amor a Cristo derramando su sangre a manos de quienes no supieron vislumbrar la grandeza de un corazón henchido de gozo ante la aventura cotidiana de vivir y difundir la fe en derredor suyo. Su ardor apostólico es todo lo que podía esgrimirse en su contra cuando fue condenado. Ahora bien, está claro que no se llega a apurar el cáliz en esa hora suprema sin haberse dispuesto a cumplir la voluntad de Dios día tras día. La fortaleza en la que se asienta una vocación cuando se nutre de la oración y de la entrega sin paliativos emerge con todo su vigor en el instante definitivo, y eso lo han percibido todos los que se abrazaron a la palma del martirio en defensa de su fe, como le sucedió a Francisco.

La trayectoria humana de este primer beato martirizado en China se inició el 15 de agosto de 1607 en la localidad de Baquerín de Campos, Palencia, España, cuando vio la luz por vez primera, cerrando con su llegada el número de hijos que alegraron aquel humilde hogar bendecido por otros cuatro vástagos anteriores. Familiarizado desde niño con el carisma dominico que tuvo ocasión de conocer en Palencia, vio en él la vía óptima para encauzar su propia vida, por lo cual se trasladó a Valladolid ingresando a sus 17 años en el convento de San Pablo. Coincidió su llegada a la Orden en un momento de expansión por América y el Extremo Oriente. Urgido por su celo apostólico se ofreció voluntariamente para partir en una expedición compuesta por una treintena de jóvenes, todos dominicos, que no dudaban en entregar lo mejor de sí en esa labor evangelizadora, desplegando sus sueños e ilusiones sin temer a la larguísima y complicada travesía que les esperaba. Ese año de 1631, fuertemente asidos a la cruz y llenos de alegría, iniciaron viaje a México. Numerosos contratiempos y fatigas les salieron al paso hasta que llegaron a Manila, su destino final, cuando estaba a punto de cumplirse un año de su partida.

Francisco, que aún no había sido ordenado, recibió este sacramento en la capital filipina. Tenía 25 años y durante casi una década permaneció en la misión de Cagayán, en Luzón, alimentando en su corazón el anhelo de ir a China. Intuyendo lo que allí podía aguardarle, cuidaba su salud espiritual con toda rigurosidad. No podía dejar resquicio alguno para que penetrase la vacilación y el miedo, sentimientos que no pervivían en él, pero que no están lejos de los que se proponen seguir a Cristo. Él mismo reconociendo humildemente que no estaba libre de estas debilidades pedía las oraciones de los suyos: «Que rueguen por mí todos para que me dé Dios nuestro Señor valor, si acaso se ofrece el volver a padecer por Él mayores tormentos de los padecidos y glorificarlo por la muerte, que para todo estoy dispuesto en la voluntad de nuestro Señor». Francisco sabía cómo se combaten las flaquezas humanas: haciéndoles frente, sin dar cancha a las apetencias personales. Buen conocedor de los entresijos de la vida espiritual, vivía con estricta austeridad. La dureza del clima le ayudaba en esta filigrana que trazaba sobre su acontecer: el sol asfixiante y la incómoda presencia de una turba de insectos eran algunos de sus aliados en esta batalla diaria. Una cruz de madera su lecho para los escasísimos momentos que se concedía de descanso; el resto, oración e intensa vida apostólica. Así llegó en 1642 a Fu-kién, después de haber recalado en Formosa.

Su penoso estado de salud acentuado por las mortificaciones, fiebres cuartanas, y otras muchas dificultades, no le impidieron seguir adelante. Firmemente resuelto a todo por Cristo afrontaba su quehacer con inquebrantable fe y la absoluta convicción de que estaba cumpliendo la voluntad divina: «…es Dios nuestro Señor el que aquí me ha traído…» […] «no bastan trazas humanas para sacarme de aquí hasta que se llegue la hora en que tiene determinado nuestro Señor Jesucristo sacarme». Por sus muchas virtudes, que no pasaban desapercibidas para la comunidad cristiana, lo denominaban «santo Capillas». Supo hacerse uno con los que le rodeaban y fue referente para los fieles y ejemplo modélico a seguir. Su fortaleza era bastión en el que los débiles se apoyaban. Era consciente del valor que encierra la autoridad moral: «viéndome todos padecer con igualdad de ánimo… ».

Cuando lo apresaron, acababa de dejar a los enfermos a los que solía atender. Ellos y los que padecían por cualquier motivo obtenían su consuelo: «… yo reparto con ellos (los encarcelados) de lo que me dan y les sirvo en lo que me mandan y me tengo por muy dichoso en eso». Ya dominaba su lengua y había suscitado numerosas conversiones por Fogán, Moyán, Tingteu y otras ciudades. Estuvo detenido dos meses en los que fue sometido a crueles tormentos, hasta que el 15 de enero de 1648 murió decapitado. Sus últimas palabras, dirigidas al juez, fueron: «Yo nunca he tenido otra casa que el mundo, ni otro lecho que la tierra, ni otro alimento que el pan que cada día me ha dado la Providencia, ni otra razón de vivir que trabajar y sufrir por la gloria de Jesucristo y por la felicidad eterna de los que creen en su nombre». Pío X lo beatificó el 2 de mayo de 1909, y Juan Pablo II lo canonizó el 1 de octubre del 2000.

07:46

«Este gran apóstol de los leprosos ratifica la grandeza de una vocación que llevó al extremo, como fiel discípulo de Cristo. Nada le detuvo en su misión ejercida en la Guayana Holandesa, ni siquiera su estado de salud y avanzada edad»

Si toda vida santa lleva consigo dosis inconmensurables de magnanimidad, algunas, como la de Pedro Donders, parecen superar lo imaginable por las circunstancias en las que discurrieron y la fortaleza que mostraron en todo instante, sosteniendo las bridas de una fe que les hizo acreedoras por derecho propio de la promesa de Cristo: «El que cree en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún» (Jn 14, 12).

Este apóstol de los leprosos, de los indios, de los cimarrones, y de otros pueblos nació el 27 de octubre de 1809 en la aldea de Heikant, cerca de Tilburg en el Brabante holandés. Antes de su nacimiento, su padre, que había contraído matrimonio en terceras nupcias, había perdido dos hijos. Una hermana de Pedro falleció a la edad de 14 años y otro hermano nació inválido. El futuro beato sobrevivió, pero tuvo una frágil salud toda la vida. A los 6 años, perdió a su madre. Su familia era muy pobre y a los 12 años tuvo que ponerse a trabajar para ayudarla. Al tiempo que crecía en medio de la penuria, se acrecentaba su anhelo de ser sacerdote. Sus gestos evidenciaban una gran vocación; pronto se convirtió en un aliado del párroco quién lo nombró catequista. Al menos por una vez, su delicada salud le ayudó a cumplir su sueño, ya que aquélla le impidió realizar el Servicio Militar, dejándole el campo libre para el sacerdocio.

Fue una vocación tardía y algunos rasgos de su torpeza, surgidos en el día a día, suscitaban burlas entre los seminaristas. Sin embargo, su afabilidad y humildad pronto fue advertida por ellos y lo acogieron con afecto y respeto. Cuando tenía 29 años, el rector del Seminario, que veía en él inclinación a las misiones, le animó a seguir la vida religiosa. El camino fue arduo en verdad. Cerradas las puertas de los seminarios de su país por orden del rey, acudió a los jesuitas, a los franciscanos y a los redentoristas belgas de Sint Truiden. Ninguno lo admitió, ni siquiera éstos últimos. En su contra alegaban sus pocas luces o la edad. Sin embargo, tres décadas más tarde se convirtió en redentorista.

El 15 de junio de 1841 fue ordenado sacerdote. Y conoció el trabajo de los redentoristas holandeses en Tilburg, su pueblo natal. No tenía duda: ese era su camino. Partió a misiones en 1842. Llegó a Paramaribo (Surinam, Guayana Holandesa), en una larga travesía de casi cuatro meses, que estuvo plagada de dificultades, aunque no mayores que las que halló en su destino. Desde el primer día dedicó su vida a rescatar de sus muchas miserias y bajos instintos (prostitución, pobreza, promiscuidad, alcoholismo, etc.), a personas de toda clase y condición, blancos y negros, colonos y esclavos, así como atender a muchos leprosos en medio de un clima tropical de gran dureza.

Para combatir tanta inmoralidad e indiferencia tuvo dos pilares: la oración y la recepción de la Eucaristía, junto a un denodado esfuerzo personal. En él se incluye el aprendizaje de los idiomas nativos con objeto de transmitir la fe a los indios de Surinam. Sería también apóstol de los leprosos de Batavia durante 27 años. «Era la destrucción más grande en cuerpos vivos humanos que jamás yo he visto», hizo notar el médico van Hasselaar. Al beato le «parecía más una pocilga que una morada humana». Acondicionó el lugar con suelo de madera y camas en las chozas, y trató de devolver la dignidad a todos. Fueron años de mucho sufrimiento entre los esclavos negros: «El trabajo entre los negros cimarrones no va bien. También la adversidad y la cruz vienen de Dios, y nada se realiza sin la cruz», escribiría.

Con 74 años se retiró en Paramaribo, donde vivió años felices. Sus hermanos bromeaban sobre su avanzada edad al ingresar en la Congregación: «cada día me doy más cuenta de cuán grande es la felicidad de la vocación en esta Congregación y en convivencia con los hermanos». A los ocho meses fue trasladado a Coronie, siendo intervenido del riñón varias veces en los dos años que pasó allí. A los 77 años tuvo que regresar a Batavia por enfermedad del capellán. Otro año de trabajo con los leprosos, indios y negros, sanando cuerpos y almas, enterrando, confesando, predicando y enseñando con pedagógica creatividad; utilizaba dibujos, láminas y otros recursos. Ese fue su acontecer, sin tener en cuenta edad ni estado de salud, hasta que el Padre le llamo junto a sí el 14 de enero de 1887. Dos días antes, agravada su nefritis, para la que no se le suministró medicamentos, pidió al P. Bekkers: «ten aún un poco de paciencia. Moriré el viernes a las tres». Y así sucedió. Dejó este mundo tras una larga vida de oración continua, de incesante trabajo y mucho sufrimiento, rodeado de los abandonados a los que se entregó en una acción física y espiritual imponente. Fue beatificado por Juan Pablo II el 23 de mayo de 1982.

07:46

(ZENIT – 13 enero 2018).- Ante testimonios que dan cuenta que el presidente Donald Trump emitiera un juicio altamente despectivo contra haitianos y africanos, tanto medios de comunicación, como millones de personas en todo el mundo reaccionaron rechazando las expresiones, y las redes estallaron repudiando esta actitud con videos, banners y comentarios de todo tipo.

Por su parte, la Conferencia de Obispos de Estados Unidos emitió un comunicado, firmado por James Rogers, jefe de Comunicaciones del cuerpo mencionado, condenando este hecho, marcando la importancia del respeto a toda persona, por ser todos creados a imagen y semejanza de Dios.

“Han causado una gran preocupación los informes que hablan de comentarios despectivos sobre países africanos y Haití. Siendo que en estos países viven especialmente hermanos y hermanas de color, estos presuntos comentarios son especialmente perturbadores. Todo ser humano está creado a imagen y semejanza de Dios. Comentarios que denigran naciones y pueblos atentan contra dicha verdad fundamental y causan gran dolor a nuestros semejantes.

Es lamentable que esto sucedea en las vísperas del Día de Martín Luther King Jr. (se celebra el tercer lunes de enero). Esto podría distraer el marcado esfuerzo bipartidista por ayudar a los dreamers (quienes llegaron a EEUU como niños, y podrían perder su protección legal), y a los que gozan del Estado Protegido Temporalmente (TPS, por sus siglas en inglés). Ahora continúa el fuerte debate sobre el futuro de los inmigrantes. Siempre debemos evitar un lenguage que pueda ofender a nuestros hermanos y hermanas”.

13:51

(ZENIT – 12 enero 2018).- El Sínodo de los Obispos de la Iglesia Mayor Arzobispal siro-malabar, tras aceptar la renuncia al gobierno pastoral de la eparquía de Idukki de los Siro-Malabares (India) presentada por Mons. Mathew Anikuzhikattil y recibido el consenso pontificio previo para los candidatos al episcopado, ha elegido obispo de la misma eparquía al sacerdote John Nellikunnel, en la actualidad decano de la Facultad de Filosofía en el Seminario Pontificio de San José, Mangalapuzha.

Comunicado de la Oficina de Prensa del Vaticano, publicado este viernes, 12 de enero de 2018.

El sacerdote John Nellikunnel nació el 22 de marzo de 1973 en Kadaplamattom, en la Eparquía de Palai. Después del seminario menor en el Seminario Menor de San José, Kothamangalam,  frecuentó  los cursos institucionales de Filosofía y Teología en el Seminario Apostólico Santo Tomás, Vadavathoor. Ordenado sacerdote el 30 de diciembre de 1998, ejerció su ministerio en varias parroquias. Enviado a Roma para realizar estudios superiores, obtuvo la Licenciatura y el Doctorado en Filosofía en la Universidad Pontificia de Santo Tomás. Al volver a su país, ocupó los siguientes cargos: canciller eparquial, secretario del obispo, director de catequesis y apostolado bíblico, profesor y decano de la Facultad de Filosofía en el Seminario Pontificio de San José, Mangalapuzha.

13:26

(ZENIT – 12 enero 2018).- No a la “lentitud” y a la “pereza”: este es el mensaje del Papa Francisco, este viernes, 12 de enero de 2018, en su cuenta de Twitter @Pontifex.

Lo que está en juego para el Papa es el “encuentro” con Dios y con los “hermanos”: “El encuentro con Dios con los hermanos no puede esperar nuestra lentitud y pereza: ¡La llamada es para hoy!” es el mensaje del Santo Padre.

Y precisamente este viernes por la mañana, 12 de enero, el Papa Francisco recibió en el Vaticano a uno de sus colaboradores más cercanos, el Cardenal Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

También recibió a dos políticos italianos: Nicola Zingaretti, Presidente de la Región Lazio, y Virginia Raggi, Alcaldesa de Roma.

13:09

(ZENIT – 12 ENERO 2018).- El próximo viernes, 19 de enero de 2018, a las 17 horas, el Rey Juan Carlos I y la Reina Sofía inaugurarán el nuevo alumbrado de la Basílica Papal de Santa María la Mayor.

La Santa Sede ha hecho público el comunicado del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano esta mañana, 12 de enero de 2018,donde se informa sobre el evento.

El nuevo alumbrado consiste en una iluminación LED que combina tecnología avanzada con respeto por el medioambiente y ahorrará un 80 por ciento.

El 19 de abril de 2017 se firmó un acuerdo de colaboración para el desarrollo conjunto del proyecto de iluminación entre la Basílica Papal de Santa María la Mayor, el Arcipreste de la Basílica Papal, el Cardenal Stanisław Ryłko, la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y la Fundación Endesa, como parte de su programa de iluminación artística para preservar el patrimonio cultural y artístico.

Las obras comenzaron el pasado mes de junio, bajo la dirección de los Servicios Técnicos de la Gobernación del Estado Ciudad del Vaticano.

La Basílica de Santa María la Mayor es la iglesia más grande de Roma, está dedicada a la Virgen María. Se reconoce no solo como resultado de su tamaño sino por su grandeza y significado arquitectónico. Es una de las cuatro basílicas de Roma, junto con San Juan de Letrán, San Pedro y San Pablo Extramuros.

12:01

(ZENIT – 12 enero 2018).- “El Evangelio nos lleva a interrogarnos acerca de nuestro modo de rezar. No lo hagamos como `papagayos´ y `sin interés´ en lo que pedimos, sino que supliquemos al Señor que nos ayude con nuestra poca fe, incluso ante las dificultades”, ha sugerido el Papa Francisco esta mañana.

El Santo Padre ha reflexionado en torno a la oración cristiana en la homilía de la Misa matutina celebrada en Santa Marta este viernes, 12 de enero de 2018.

En este contexto, Francisco ha lanzado la pregunta “¿Cómo es en el Evangelio la oración de los que logran obtener del Señor lo que desean?” y ha asegurado que “todo es posible para quien cree”, como enseña el Evangelio.

“Siempre, cuando nos acercamos al Señor para pedir algo –ha explicado el Papa– se debe partir de la fe y hacerlo en la fe: ‘Yo tengo fe de que puedes curarme, yo creo que tú puedes hacer esto’ y tener el coraje de desafiarlo, como el leproso de ayer, o este hombre de hoy, este paralítico de hoy. La oración en la fe”.

El Papa se ha basado en las curaciones del Evangelio para su reflexión de hoy: En el Evangelio de Marcos se relatan, tanto ayer como hoy, dos curaciones, ha recordado el Pontífice. Ayer la del leproso y hoy la del paralítico. Ambos rezan para obtener y lo hacen con fe: el leproso –ha destacado el Santo Padre– desafía incluso a Jesús con valor, diciendo: “¡Si quieres puedes purificarme!”. Y la respuesta del Señor es inmediata: “Lo quiero”.

Así, el Papa argentino ha señalado recordado que Santa Mónica, la madre de Agustín, rezó y lloró tanto por la conversión de su hijo. “Y logró obtenerla”. El Papa Francisco la citó de entre tantos santos que han tenido gran valor en su fe. Coraje “para desafiar al Señor”, coraje para “ponerse en juego”, incluso si no se obtiene inmediatamente lo que se pide, porque en la “oración se juega de modo fuerte” y “si la oración no es valerosa, no es cristiana”:

“La oración cristiana nace de la fe en Jesús y va siempre con la fe más allá de las dificultades. Una frase para llevarla hoy en nuestro corazón  nos ayudará, de nuestro padre Abraham, a quien se le prometió la herencia, es decir, tener un hijo a los 100 años. Dice el apóstol Pablo: ‘Crean’ y con esto fue justificado. La fe y ‘se puso en camino’: fe y hacer de todo para llegar a aquella gracia que estoy pidiendo. El Señor nos ha dicho: ‘Pidan y les será dado’. Tomemos también esta Palabra y tengamos confianza, pero siempre con fe y poniéndose en juego. Éste es el coraje que tiene la oración cristiana. Si una oración no es valerosa no es cristiana”, ha descrito Francisco.

11:46

El capítulo del informe sobre la juventud española dedicado a la familia muestra que, a pesar de que su aprecio por parte de los jóvenes permanece o incluso aumenta, está cambiando la valoración de algunos rasgos tradicionalmente asociados a esta institución.

Si hubiera que quedarse con un titular para resumir este capítulo, podría decirse que la familia es el factor de la vida más valorado por los jóvenes españoles. Ocho de cada diez encuestados la consideran “muy importante”, una proporción que solo iguala la salud. Por debajo quedan los amigos, el trabajo, el tiempo libre o la pareja. Además, esta elevada consideración no muestra apenas diferencias por sexo, edad, o nivel de estudios, y solo se percibe una leve influencia del estrato socioeconómico y la religiosidad: los más adinerados y los agnósticos muestran un poco menos de entusiasmo.

Pasando de la valoración general a un análisis un poco más concreto, el informe muestra que la familia es la respuesta más citada por los jóvenes cuando se les pregunta por los ámbitos “donde se hablan las cosas importantes”. Así lo señalan seis de cada diez encuestados, diez puntos porcentuales más que en 2005. Aunque en valores más bajos, también ha aumentado la consideración de la enseñanza, los libros e Internet como referentes para el desarrollo de la propia personalidad.

Aunque, como se señalaba más arriba, el aprecio general de la familia es tan alto en chicas como en chicos, ellas valoran más que ellos el rasgo concreto de las conversaciones importantes en el seno de la familia.

En la encuesta para el informe de 2010, se preguntaba a los jóvenes qué tipo de estructuras de convivencia les parecían “familias” y cuáles no. Aunque todas las propuestas suscitan una aprobación mayoritaria, existen diferencias.

Por ejemplo, nueve de cada diez califican así a los hogares formados por un matrimonio, con o sin hijos. En cambio, las parejas de gais o lesbianas son entendidas como familia por siete de cada diez encuestados. La diferencia no parece tener que ver con el hecho de tener hijos sino más bien con la “familiaridad” de la propia pareja, pues ni en un caso ni en otro el factor de la prole hace variar apenas los porcentajes de aprobación.

Por otro lado, la convergencia en la valoración del matrimonio y las parejas de hecho parece una realidad. Ya en 2010, estas últimas eran consideradas familias en porcentajes casi idénticos a los de las parejas casadas (los hogares formados por madres o padres solteros están un poco por debajo, aunque se acercan a los otros modelos).

Otro dato son las preferencias de los jóvenes sobre su propio futuro, un indicador más significativo, ya que aquí no solo se trata de dar o no la aprobación, en general, a un formato de relación, sino de “mojarse” personalmente. Pues bien, entre los que contestan (un 30% dice que no sabe qué hará), la opción más citada sigue siendo la de casarse (un 40%, de los que la gran mayoría cohabitaría antes), seguida de la convivencia sin matrimonio (20%). El restante 10% se distribuye entre quienes optarían por “parejas abiertas”, “parejas sin convivencia” o directamente por la soltería.

Como se puede ver en el gráfico, se han producidos dos grandes cambios desde 2005 (aparte del aumento de los indecisos): la bajada en la expectativa del matrimonio ha corrido pareja a un aumento de la de la cohabitación.

Las mujeres encuestadas se inclinan más por el matrimonio que los hombres, aunque no porque el atractivo de las parejas de hecho sea menor para ellas (de hecho, es ligeramente superior), sino porque hay menos indecisas. Algo parecido pasa cuando se observa el factor “nivel de estudios”: tanto el porcentaje de los que se casarían como el de los que cohabitarían son más altos entre los universitarios: simplemente hay muchos menos que declaran no saber qué harán en el futuro. Así pues, a juzgar por esta encuesta, en España no se observa la relación positiva que sí se da en otros países entre titulación superior y matrimonio.

Resulta interesante analizar las razones que dan los encuestados a la pregunta de por qué vivirían en pareja sin casarse. Actualmente, la más repetida es “quiero probar primero cómo es la convivencia diaria”. Después vienen dos motivos de naturaleza más conceptual, que expresan una visión negativa del matrimonio: “no necesitamos que el Estado certifique nuestra relación” y “el matrimonio es pura apariencia social”. A continuación siguen intercalándose argumentos prácticos (“no estoy seguro de querer comprometerme tanto con la otra persona” o “”no tenemos dinero para pagar la boda”) y teóricos (“casarse supone una pérdida de libertad e independencia”).

En los últimos diez años, se observa un aumento de las razones centradas en los aspectos prácticos, y especialmente aquellos que rechazan el casarse basándose en lo que podría llamarse una “cultura de la provisionalidad” en las relaciones de pareja: las dos razones que más crecen son las de “quiero probar primero cómo es la convivencia diaria” y “no quiero comprometerme tanto con la otra persona”. En cambio, las que critican el matrimonio como institución (“no hay necesidad de que el Estado certifique una relación” y “casarse es una pura formalidad”), que en 2005 sostenía uno de cada tres encuestados, ahora solo las defiende un cuarto y un quinto de los jóvenes respectivamente.

El último apartado del capítulo se centra en aspectos más cotidianos de la vida en el hogar. Por ejemplo, de qué discuten los encuestados con sus padres. A pesar de que la valoración general de la familia es muy alta, y ha aumentado en los últimos años, los jóvenes dicen discutir más que los de generaciones anteriores.

Desde 2005, el porcentaje de los que afirman discutir ha crecido para la mayoría de los temas propuestos, especialmente la colaboración en el trabajo doméstico, los estudios y el dinero (también, aunque en menor grado, por los amigos). En cambio, es significativo el descenso en la frecuencia de otras disputas, como la hora de llegada por la noche o la posibilidad de pasar la noche fuera, lo que cuadra con lo señalado en la primera entrega de la serie sobre el menor atractivo del ocio nocturno para la actual generación de jóvenes. Las discusiones por política y religión también bajan por primera vez, después de una tendencia ascendente desde mediados de los noventa.

Las disputas son más frecuentes entre los de menos edad (15 a 17 años) y entre los chicos, sobre todo en lo relacionado con los estudios y el abuso de alcohol. Solo las discusiones por hábitos alimenticios son más citadas por las chicas, aunque con poca diferencia.

07:31

(ZENIT – 12 enero 2018).- El Papa Francisco ha nombrado obispo de la Eparquía de Sagar de los Siro-Malabares al Padre James P. Athikalam, actualmente Director del Programa de Salud Mental de Nirmal Jyothi Bhopal .

En este contexto, el Santo Padre ha aceptado la renuncia al gobierno pastoral de la eparquía de Sagar de los Siro-Malabar (India) presentada por Mons. Anthony Chirayath, tal y como ha comunicado la Oficina de Prensa del Vaticano esta mañana, viernes, 12 de enero de 2018.

El Padre James P. Athikalam, sacerdote de la Sociedad Misionera de San Tomás Apóstol, nació el 5 de julio de 1958 en Pulinkunnu, en la entonces Eparquía de Changanacherry. Después del curso institucional en el Seminario del Sagrado Corazón de Poonamallee, y en el de San José de Bangalore, fue ordenado sacerdote el 22 de marzo de 1984. Tiene una licenciatura en Sagrada Escritura en el Instituto Bíblico Franciscano de Jerusalén, un Master de Letras en la Universidad de Mysore y el Doctorado en Teología Patrística en el Instituto Augustinianum en Roma.

Ha ocupado los siguientes cargos: profesor y procurador del Seminario Menor en Ujjain, profesor del Seminario Menor MST, director del Curso de Orientación Misionera en el Jeevan Jyothi en Mandya, profesor de Patrística en el seminario mayor de Ruhalaya en Ujjain, Rector del seminario de Ruhalaya y director general de la Sociedad Misionera de Santo Tomás Apóstol entre 2008-2013. Actualmente, es director del Programa de Salud Mental Nirmal Jyothi de Bhopal.

07:11

«Había sido la humilde tornera del convento cuando fue condenada a muerte por el único ‘delito’ de ser religiosa, durante la guerra civil española. Perdió la vida defendiendo su virginidad en medio de un bárbaro asalto» 

Por desgracia, la historia continúa ensangrentando sus páginas al cercenar brutalmente la vida de personas inocentes, cuyo único «delito» es profesar la fe, legítima opción canonizada en 1948 por la Declaración Universal de Derechos Humanos (artº. 2), aunque sigue siendo impunemente vulnerada. Los intolerantes, pertrechados en la fuerza de las armas y la cobardía de los improperios, han arrasado los altos ideales y nobles sueños de quienes únicamente hicieron del amor la senda de su acontecer.

En 1936, desde su misión de tornera, la religiosa española Francisca Espejo Martos escuchaba aterrorizada las pésimas noticias que penetraban por las rejas del convento trinitario de Martos, Jaén, su ciudad natal, atentando contra la paz que latía en la comunidad. El terror que le producían los clarines de muerte trazó provisionalmente una escurridiza pirueta sobre su vida al intervenir la priora, quien caritativamente la dispensó de su responsabilidad para ahorrarle sufrimientos, y hallarse a resguardo de los captores en casa de su hermano, por un tiempo. Pero su fin estaba ya trazado y dispuesta para ella la gloria del martirio.

Su biografía había comenzado el 2 de febrero de 1873, día de su nacimiento. Huérfana de madre y responsable de un hermano menor, cuando su padre se desposó nuevamente, se instaló junto a su tía Rosario, priora del convento trinitario, y siguió sus pasos en la vida religiosa. Profesó en 1894 y fue viendo caer las hojas del calendario entregada a la oración y realizando las labores domésticas con espíritu de mansedumbre y sencillez, siendo el paño de lágrimas de los pobres a los que socorría. Alguien que la conoció de cerca, sintetizó su ejemplar vida cotidiana diciendo: «Era muy buena; todo lo que se diga es poco».

Durante años nada hacía presagiar la tormenta que se cernía en el horizonte hasta que las llamas devoraron las iglesias de Nuestra Señora de la Villa y de San Amador la fatídica madrugada del 18 al 19 de julio de 1936. Dos días más tarde el convento de las madres trinitarias estaba en el punto de mira de los perversos sanguinarios que penetraron en el recinto y las dejaron desprovistas de todo, viéndose obligadas a buscar cobijo entre gentes de buen corazón. Junto a su tía, Encarnación siguió realizando en casa de su hermano lo que mejor sabía hacer: orar y trabajar. ¿Ofendían a alguien con este proceder?

Enero de 1937 vino cargado de malos augurios. El día 11, su tía, su cuñada y ella misma fueron apresadas. Su hermano, que les había precedido en este desatino, fue liberado. Entre el importante número de religiosos que estaban marcados de forma ignominiosa por los milicianos para derramar su sangre, algunos fueron liberados en medio de distintas circunstancias; en el caso de su tía Rosario, por motivos de avanzada edad y solo después de que los verdugos fueran increpados por un testigo de tan inhumana afrenta, ya que la religiosa caminaba penosamente por la calle hallándose entre los señalados para morir.

Las bendiciones habían llovido sobre la localidad con numerosas vocaciones y los que había determinado segar sus vidas decidieron reducir los ajusticiados eligiendo únicamente a los responsables de cada Orden. Sin embargo en el caso de las trinitarias detuvieron a dos erróneamente; una era Encarnación mientras la priora había quedado a salvo. En el calabozo compartía con otras religiosas temblores y angustia; veían pasar el tiempo unidas en la oración y alentadas por el ejemplo de los primeros mártires. Alguna de ellas se libró de la muerte. Pero la presión ejercida por el responsable de su excarcelación no pudo extenderse a las restantes. Y el 13 de enero las obligaron a subir a una destartalada camioneta conduciéndolas a varios kilómetros distantes de su localidad natal, concretamente a Casillas de Martos.

La bajeza y brutalidad de los asesinos se mostró con toda su crudeza cuando después de fusilar cobardemente frente a una tapia a los numerosos varones que habían capturado, se propusieron violentar a las tres religiosas, una de ellas Encarnación, en el barranco que se hallaba enfrente del cementerio. Ellas se defendieron con uñas y dientes. Y en medio de tan bárbara lucha, los viles verdugos, contrariados e impotentes, al no lograr sus propósitos dejaron fluir toda su rabia destrozando el cráneo de la beata con varios culatazos de escopeta; su cuerpo abandonado mostraba huellas estremecedoras de fiereza. Encarnación tenía entonces 64 años. Benedicto XVI la beatificó el 28 de octubre de 2007. Su cuerpo incorrupto se conserva en el monasterio de la Santísima Trinidad de Martos.

07:01

(ZENIT – 12 enero 2018).- El Papa Francisco visitará la basílica de Santa Sofía en Roma, el próximo domingo, 28 de enero de 2018, a las 16 horas y se encontrará con la Comunidad greco-católica ucraniana.

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, lo ha hecho público esta mañana, viernes, 12 de enero, a través de un comunicado.

El Santo Padre ha acogido así la invitación de Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk, arzobispo mayor de Kyiv-Halyč de los Ucranianos.

La Basílica de Santa Sofía es un lugar de culto católico, ubicado en via Boccea, 478. Es un templo de culto secundario en la parroquia de ‘Santa Maria della Presentazione’ y es la iglesia nacional en Roma de los ucranianos.

14:01

(ZENIT – 11 enero 2018).- El Papa Francisco ha recibido esta mañana, 11 de enero de 2018, en audiencia a Mons. Santiago Olivera, Ordinario Militar de Argentina.

La Oficina de Prensa del Vaticano ha informado sobre el encuentro, a través de un comunicado.

El Santo Padre envió un mensaje al obispo castrense de Argentina el pasado 20 de noviembre, con motivo de la desaparición de los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, asegurando su “ferviente oración”.

El Papa Francisco designó a Mons. Santiago Olivera como Ordinario Militar de Argentina el pasado 28 de marzo de 2017, habiendo sido anteriormente Obispo de Cruz de Eje desde 2008.

13:36

«La vida del padre Pucci bien puede calificarse como la labor heroica e impagable de un santo cura de pueblo; dio su vida por todos. Murió después de haber cubierto con su manta a un indigente que yacía en la calle aterido de frío»

Incontables sacerdotes han entregado su vida a Dios ejerciendo su labor pastoral en poblaciones de escaso relieve. En estas misiones, frecuentemente teñidas de soledades, han amasado heroicas virtudes sosteniendo firmemente su vocación con la gracia de Cristo, y haciendo que ésta germine en una inagotable cascada de bendiciones. Han sido el punto de referencia más cercano que las buenas gentes han tenido para proponerse la búsqueda de la santidad.

Eustaquio, que ese era su nombre de pila, se santificó siendo sacerdote de una parroquia durante medio siglo, como miembro de la Congregación de los Siervos de María (Servitas), en la que adoptó el nombre de Antonio María. Había nacido en la localidad italiana de Poggiole, colindante a Pistoia, el 16 de abril de 1819. Era uno de los siete hermanos de una humilde familia, y como tal estaba destinado por su padre a ser labrador. Pero él acariciaba el sueño de convertirse en sacerdote. Siendo monaguillo servicial y piadoso, don Luigi, el párroco que le ayudaba a estudiar, se fijó en él. Y cuando el joven cumplió 18 años, el bondadoso presbítero se entrevistó con su padre, quien no ocultó su juicio negativo respecto a la vocación que mostraba su hijo. Esta resistencia se venció poco después y Eustaquio fue ordenado en 1843.

No era agraciado, ni resultaba simpático. Ahora bien, ni su voz nasal de tono monótono, ni sus ligeros gestos nerviosos eclipsaron su piedad. Y su labor apostólica, realizada entre las gentes sencillas, daba grandes frutos porque ayudaba a todos a remontar las debilidades y a superar dificultades de diverso calado. Erraron los que al hablar de su eventual proceso de canonización, lo tildaron de un hombre ordinario. Las personas se encariñaban con el humilde párroco, que vivió durante cuarenta y cinco años una heroicidad perseverante y oculta, solo manifiesta a los ojos de Dios. El cardenal Laurenti, prefecto de la Congregación de Ritos, confió al padre Ferrini, postulador general de la Orden: «Si el padre Pucci ha sido siempre buen párroco y buen religioso a la vez, es sin duda un santo de verdad».

Dedicado a los menesteres pastorales en la parroquia de san Andrés de Viareggio, se centraba en labores diversas: enseñanza del catecismo, ayuda a los pobres, acciones sociales, dirección de grupos de seglares, fundación de religiosas, del apostolado del mar, etc. Y de forma especial se ocupó de los niños pobres y enfermos. Daba singular relieve a las celebraciones de las primeras comuniones. Y repartía premios, como el de la «Befana» (o «hada-buena»), remedo de la tradición española de los Reyes Magos; él mismo se implicaba llevando gustoso los juguetes al domicilio de los pequeños.

Calibrando la importancia de ofrecer una formación integral a los jóvenes y en función también de la enseñanza del catecismo, instituyó la «Compañía de San Luís» y la Congregación de la Doctrina Cristiana. Sin saberlo, y sin haber tenido ocasión de encontrarse en vida, el padre Pucci realizaba con los jóvenes una labor paralela a la que san Juan Bosco efectuaba en esa época en Turín. Conocedor de la riqueza del buen humor para la vida espiritual, en el reglamento de la asociación dirigida a los jóvenes había escrito que «buscaran un buen amigo y huyeran de los tristes».

Su ejercicio pastoral fue bendecido con vocaciones de personas a las que dirigía. Impulsó, entre otras obras, las Siervas de María de Viareggio y «La Pía Unión de los hijos de San José». Instituyó la Cofradía de la Misericordia y la Conferencia de San Vicente, todo con objeto de ejercitar la caridad con los más necesitados, a los que les entregaba sin dudarlo su manteo y colchón cuando el frío glacial los dejaba ateridos. Los pobres y enfermos tenían en él siempre una mano amiga. Los buscaba por las calles para darles ayuda y consuelo; ello caló en el corazón de las gentes que lo denominaron «Padre de los pobres». Encomiable fue su labor con las Hermandades tratando de que hicieran comunidad fuera de los ámbitos de sus propias cofradías.

Como religioso, fue superior de la casa de Viareggio en 1859, y reelegido, excepcionalmente, de modo permanente. En 1883 su gobierno se extendió a toda la Toscana; estuvo presidido por la preocupación de ser amado más que temido, de ser caritativo, servidor de todos y no dominador. Este apóstol de la caridad, devotísimo de la Virgen de los Dolores, humilde, consolador de los afligidos, insigne confesor, gran reconciliador y dador de paz, que fue agraciado con dones extraordinarios diversos, una vez más se apiadó de un pobre que yacía en el suelo aterido de frío. Le dio su manto para que se cubriera, y ello le acarreó una grave pulmonía, a consecuencia de la cual murió el 12 de enero de 1892, a la edad de 73 años. Fue beatificado por Pío XII el 22 de junio de 1952, y canonizado por Juan XXIII el 9 de diciembre de 1962.

13:26

(ZENIT – 11 enero 2018).- “La Iglesia quiere entrar verdaderamente en diálogo con la realidad juvenil, quiere entender a los jóvenes y quiere ayudar a los jóvenes”, anuncia el Cardenal Pietro Parolin.

El Secretario de Estado del Vaticano ha hablado de los principales temas que la Iglesia abordará en 2018, en una entrevista concedida a ‘Vatican News’, realizada por el periodista Alessandro Gisotti: el inminente viaje apostólico a Chile y Perú, el Sínodo dedicado a los jóvenes, el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín, la encíclica del Papa ‘Amoris Laetitia’ y la reforma de la Curia Romana.

Mons. Pietro Parolin ha declarado que el nuevo año, 2018, estará dedicado a los jóvenes de manera especial, en todos sus niveles: sus esperanzas, sus aspiraciones, los desafíos, “que deben afrontar y también sobre las esperanzas que llevan consigo, así como sus debilidades y sus miedos”.

“Yo creo que lo más innovador de este acercamiento es la búsqueda de una nueva relación de la Iglesia con los jóvenes, orientada a un paradigma de responsabilidad exento de todo paternalismo”, observa el Secretario de Estado.

En este sentido, Parolin señala que “el Papa, la Iglesia, pide a los jóvenes qué pueden hacer ellos por la Iglesia, cual contribución pueden dar al Evangelio, a la difusión del Evangelio hoy. Y creo que a esta invitación los jóvenes sabrán responder con su generosidad y también con su entusiasmo”.

Viaje a Chile y a Perú 

El Cardenal Pietro Parolin destaca sobre el inminente viaje del Papa Francisco a Chile y a Perú (del 15 al 22 de enero) que “es siempre el encuentro con las Iglesias, es siempre el encuentro con la comunidad cristiana”.

Además, esta visita apostólica cuenta con otros desafíos: “El primero es el desafío de las poblaciones indígenas, de los indígenas: y aquí hago referencia al Sínodo sobre la Amazonia que ha sido convocado por el Papa recientemente y que tendrá lugar en el 2019. Por lo tanto, cuál es el papel, cuál es la contribución de estas poblaciones dentro de cada país, de sus sociedades, y para dar una contribución también a estas sociedades, ha explicado Parolin.

También el Papa abordará un tema que le preocupa y sobre el que “ha vuelto varias veces”: el de la corrupción, “que impide el desarrollo y también la superación de la pobreza y de la miseria”, comenta el Cardenal Parolin. 

El Encuentro Mundial de las Familias se celebrará el próximo mes de agosto en Dublín, dos años después de la publicación de la encíclica `Amoris Laetitia´ del Papa Francisco.

Por este motivo, Mons. Pietro Parolin, opina que seguramente, este encuentro “será una etapa importante”, y asegura que será también un período de “reflexión, de profundización y también una etapa para llevar adelante este proceso de aplicación de las indicaciones de `Amoris Laetitia´.

Otro de los temas comentados por el Cardenal Pietro Parolin ha sido la reforma de la Curia romana: “Que la Curia realmente se convierta en una ayuda para el Papa”, ha dicho.

Recordando los pasos ya realizados en el contexto del trabajo del C9, el cardenal habla de la conversión y la define como “el espíritu profundo que debe animar cada reforma”, así como “la dimensión fundamental de la vida cristiana”, apunta `Vatican News´ en su edición italiana.

10:41

(ZENIT – 11 enero 2018).- El Papa Francisco ha nombrado miembro del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos a Mons. Luis Francisco Ladaria Ferrer, arzobispo de Thibica (Túnez), jesuita y Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, hasta ahora consultor del mismo Pontificio Consejo.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede lo ha comunicado hoy, jueves, 11 de enero de 2018.

Mons. Luis Francisco Ladaria Ferrer es Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe desde el 1 de julio de 2017, así como presidente de la Pontificia Comisión “Ecclesia Dei”, de la Comisión Teológica Internacionaly de la Pontificia Comisión Bíblica.

El jesuita nació el 19 de abril de 1944 en Mallorca, fue ordenado sacerdote sacerdote de la Compañía de Jesús en 1966 y fue nombrado Obispo de Thibica, en Túnez, en el año 2008, también Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

10:11

(ZENIT – 11 enero 2018).- En Venezuela “se necesita reactivar la economía, dar trabajo, dar empleo, dar seguridad a la gente tanto personal como jurídica; mirar al pueblo según lo que realmente necesite, pensar y actuar en función de sus preocupaciones”, declaró Mons. José Luis Azuaje, nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana.

El Obispo de Barinas (Venezuela) fue elegido Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana para el trienio 2018-2021, el pasado martes 9 de enero de 2018, en el marco de la realización de la CIX Asamblea Ordinaria Plenaria de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), informa la Conferencia venezolana.

Mons. Azuaje observó que “las actuales estrategias económicas son coyunturales” en Venezuela, –recoge la página web de la Conferencia Episcopal– y detalló que se necesita reactivar la economía, dar trabajo, dar empleo, dar seguridad a la gente tanto personal como jurídica; mirar al pueblo según lo que realmente necesite, pensar y actuar en función de sus preocupaciones.

“En el país no solamente necesitamos un cambio de modelo económico sino también un cambio de modelo político, porque nos hemos deteriorado demasiado”, ha indicado el nuevo Presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

Asimismo, Mons. José Luis Azuaje, tras su elección indicó que en “en estos momentos debemos seguir trabajando en función de favorecer la vida de la gente, el sentido de la cultura de la vida de cada persona, pero con una constante, no por el interés de adquirir adeptos en un proceso electivo, sino con el interés fundamental de resguardar la dignidad y la vida de los venezolanos”.

Asimismo, componen la nueva Junta Directiva de la CEV para el trienio 2018-2021: el primer Vicepresidente Mons. Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal; segundo Vicepresidente Mons. Raúl Biord, Obispo de la Guaira; y como Secretario General a Mons. José Trinidad Fernández, Obispo Auxiliar de Caracas.

09:41

(ZENIT – 11 enero 2018).- El Papa Francisco ha nombrado a Mons. Demetrio Fernández González, obispo de Córdoba (España), miembro de la Congregación para las Causas de los Santos.

La Oficina de Prensa de la Santa Sede lo ha hecho público hoy, 11 de enero de 2018.

Asimismo, junto a Mons. Fernández González, ha sido designado miembro de esta Congregación Mons. Vincenzo Paglia, Arzobispo-obispo emérito de Terni‑Narni‑Amelia (Italia) y Presidente de la Pontificia Academia para la Vida.

La Diócesis de Córdoba señala que el nombramiento se trata de “un gesto de confianza” por parte del Papa Francisco hacia Mons. Demetrio Fernández, “encomendándole esta delicada e importante tarea al servicio de la Iglesia universal para los próximos cinco años”, indican. 

Este nuevo servicio a la Iglesia que el Papa Francisco encomienda a Mons. Demetrio Fernández, supondrá desplazarse a Roma –informan en la página web de la Diócesis– al menos una vez al mes para las reuniones ordinarias, y será compatible con su plena dedicación a la diócesis de Córdoba, sus tareas en la Conferencia Episcopal Española y las que le vienen encomendadas por la Asamblea de los Obispos del Sur, a la que pertenece.

La Congregación vaticana para las Causas de los Santos, a la que pertenece un grupo de cardenales, arzobispos y obispos de todo el mundo, preparan todo lo necesario para que el Papa, en virtud de la suprema autoridad apostólica, proponga nuevos ejemplos de santidad para todos: estudio detenido de las virtudes heroicas en cada siervo de Dios, verificación de los milagros que se presentan para su estudio, y estudio sobre el martirio de tantos testigos en la historia de la Iglesia.

“En suma, se trata de colaborar con el Papa en la pastoral de la santidad para la Iglesia universal”, señala la Diócesis de Córdoba.

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets