Miércoles de Ceniza: El misterio del “fénix cristiano”

Quien entra en la Cuaresma puede estar tan orgulloso como un fénix de sus plumas, sus colores, su porte altivo. Entonces, de repente, abrumado por su pecado, se convierte en humo. Al renacer, tiene que empezar de nuevo, como si algo se le escapara de las manos, como si una grieta en su ser le impidiera ser eterno.

Del orgullo a la soberbia

Un cristiano puede decir que está orgulloso de ser cristiano. Debe parar de ser tan discreto, como si estuviese de incógnito, eso le está costando muy caro.

Pierre Corneille hizo decir a Polyeucte: “Un cristiano no teme nada, no esconde nada: a los ojos de todos, es siempre cristiano“.

El cristiano atrae la mirada de los demás por la belleza de los colores que le da a la vida. Alisa las plumas de la pureza de su corazón, tiene el orgullo de quien se salva sin méritos pero sabe que es amado.

Si Cristo es el único salvador de los hombres, no vemos ninguna razón por la que debamos abstenernos de informar a los interesados de que todos necesitan esta salvación y sufren por no conocerla.

Sin embargo, el orgullo del fénix puede convertirse en soberbia. Es entonces cuando el hermoso pájaro desaparece carbonizado.

El cristiano se hunde en el orgullo, no porque se sienta demasiado orgulloso de su fe, sino porque reduce la gracia a la naturaleza, la exigencia espiritual a la defensa de una cultura.

El orgullo es la raíz del pecado, pero es sobre todo la extravagancia de creerse cristiano sin apostar por Cristo. La quema del cristiano es la secularización.

El montón de cenizas es el resultado fatal de su error, que sin embargo puede convertirse en penitencia, especialmente en este Miércoles de Ceniza.

Un ave fénix perdonado que resucita con Cristo

domaine public

El fénix renace de su cúmulo de cenizas. ¿Acaso es posible que lo hiciera por sí mismo? Para nacer, uno debe ser engendrado. Nadie puede darse la vida a sí mismo, sólo puede recibirla.

El ave fénix que renace como si nada hubiera pasado es el cristiano que le debe todo a su Señor y que ha sido perdonado. Sólo la gracia da vida y el perdón es recibido. Es imposible resolver los términos del perdón por uno mismo, reclamando un acuerdo negociado con Dios.

El perdón es incondicional, pero se puede escuchar en la voz humana del sacerdote, como en el Evangelio en la voz humana de Jesús.

Sólo Dios puede perdonar los pecados“, decía Jesús a los judíos; razón más que suficiente para esperar todo del perdón sacramental de Dios.

Por fray Thierry-Dominique Humbrech

Let's block ads! (Why?)

03:04
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets