Y Demi Lovato se derrumbó en el escenario, pero Dios la escuchó

Una de las actuaciones más comentadas de los recientes premios Grammy ha sido la de Demi Lovato. Era el regreso de la cantante a los escenarios después de una larga recuperación física y emocional y la primera vez que se subía a un escenario en casi dos años.

La emoción por su regreso se reflejó en la interpretación de Demi en esta 62 edición de los famosos premios que se celebraron en el auditorio Staples Center de Los Ángeles. La cantante, presa de las lágrimas, tuvo que interrumpir su actuación en los primeros acordes de la canción. Pero remontó y terminó el tema provocando la ovación del público.

La artista interpretó “Anyone” una conmovedora canción que escribió apenas 4 días antes de la sobredosis que sufrió en julio de 2018 y por la que fue hospitalizada durante semanas. El tema es un canto a la desesperación que atravesaba la joven después de haber vuelto a caer en sus adicciones. Es ella misma quien hablaba hace pocos días de este tema definiéndolo como “un grito de ayuda”. “De alguna forma, al escucharla te lleva a pensar: “¿cómo es posible que nadie escuchara esta canción y pensara ‘vamos a ayudar a esta chica’?’”, decía Demi en la entrevista. En la letra de “Anyone” incluye frases como: I feel stupid when I sing / Nobody’s listening/ Why do I pray anyway if no one’s listening? La joven artista se pregunta “por qué rezo si nadie me escucha” o “Señor, ¿hay alguien? / Necesito a alguien / A alguien / Por favor, muéstrame a alguien”.

Puede que en los últimos tiempos el Señor sí la haya escuchado. En octubre viajó a Tierra Santa e incluso se bautizó en el río Jordán, una experiencia que la marcó profundamente y que renovó su “conexión con Dios… algo que he echado de menos durante varios años”, escribió la cantante en Instagram donde confesó además que “ha podido llenar de nuevo el vacío de un Dios que había en mi corazón”.

“Anyone” es el primer single de Lovato desde 2018 cuando publicó “Sober”, otro tema-confesión en el que explicaba que había recaído en el alcoholismo tras varios años sobria. “I’m so sorry / I’m not sober anymore”, dice en este tema en el que, sobre todo, pide perdón a su padre y a su madre por haber roto la promesa de no volver a beber.

Demi Lovato, niña prodigio Disney, a sus 27 años lleva desde los 17 luchando contra trastornos emocionales, de alimentación y adicciones varias.

Tras pasar por el infierno, parece que ha encontrado la redención. Como parte de esta vuelta a los escenarios, la cantante actuará en la Super Bowl el próximo 3 de febrero. Será la encargada de entonar el Himno Nacional de Estados Unidos.

Let's block ads! (Why?)

03:37
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets