¿Qué recuerdos tendrán nuestros hijos?

¿De qué están hechos los recuerdos de nuestros hijos?

¿Qué queremos que conserven y puedan recuperar más tarde en sus vidas?

Aquellas memorias y huellas profundas que los acompañarán para siempre como una canción, una historia, un viaje, una celebración, un olor o un sabor que los lleve de vuelta a aquel lugar feliz.

Las raíces más fuertes de nuestra infancia están hechas de olores y gustos que nacieron mucho antes de que fuésemos capaces de recordarlos. Aquellos eventos compartidos en familia que nos han hecho sentir alguna emoción y que nos hablan de nuestra identidad, de lo que hemos recogido, aprendido, valorado y dejado ir en la vida.

Los recuerdos son como tesoros escondidos. Como padres podemos ayudar a nuestros hijos a guardarlos en un lugar especial cuando estemos compartiendo buenos momentos con ellos y, al mismo tiempo, ir dibujando ese mapa que los lleve a recuperarlos cuando estemos lejos.

Lo cierto es que estos tendrán un impacto profundo y positivo en sus vidas:

  • podrán fortalecerlos,
  • llenarlos de emoción,
  • poner una sonrisa en sus labios,
  • liberarlos de obstáculos,
  • recordarles quiénes son,
  • señalarles lo que de verdad importa a pesar del paso del tiempo
  • e incluso darles un impulso para volver a soñar.

El investigador Meik Wiking sostiene que nuestra felicidad depende en gran parte de nuestra relación con nuestro pasado, lo que recordamos y lo bueno que podemos hablar de él. Por eso, siguiendo sus recomendaciones en “El arte de crear recuerdos”, estos son algunos hábitos prácticos que podemos incorporar para ayudarles a recordar que fueron felices.

FAMILY
Shutterstock-Monkey Business Images

Hacer nuevos planes en familia

Varios estudios demuestran que lo que se suele recordar con mayor facilidad son los días nuevos en los que hicimos algo diferente. Las experiencias extraordinarias y los momentos vividos por primera vez tienen un gran poder porque ponen en juego un procesamiento cognitivo más elaborado provocando que los recuerdos estén mejor codificados.

Llevar a tus hijos a un lugar que no conocen u organizar un viaje juntos en familia, son planes que no requieren tener que irse muy lejos. Se puede conducir para visitar un parque o hacer un picnic en un lugar natural o simplemente ir a comer a un pueblo que no conozcan.

Estos eventos que cortan con la rutina y se viven en familia, alimentarán recuerdos inolvidables.

FATHER
Shutterstock-Monkey Business Images

Poner foco en los detalles

Todos sabemos que los recuerdos pueden tener un sabor, un aroma o un sonido que nos transporta a un sitio en particular como el patio de casa, la cocina, o aquél lugar que visitamos un verano. En algo pequeño se puede encontrar la grandeza de un acto de amor. Un detalle que nos recuerda que un día fuimos amados.

Enséñales a tus hijos a capturar los momentos felices prestando atención a los detalles que los rodean. Tómate ese instante para invitarlos a sentir: el aroma del café en la mañana mientras conversamos, las hojas del pino del patio de casa o las florecillas de jazmín mientras jugamos a la pelota afuera.

Cuantas más señales les demos, mayor probabilidad tendrán de conservarlos; cuantos más sentidos usen, más vívido será ese recuerdo.

Sofía CC

Celebrar los momentos importantes

Lo que la gente recuerda son días señalados de sus vidas:

  • las metas que alcanzaron,
  • los momentos en los que se sintieron realizados o han recibido un premio,
  • los cumpleaños o fechas importantes con sus seres queridos, amigos y familiares.

Es necesario planear las celebraciones que podemos compartir, sean grandes o pequeños los motivos. Por más simple que parezca, no dejes escapar esas oportunidades: terminamos una obra en la casa, cocinamos aquel plato especial que preparaba la abuela, uno de nuestros hijos metió un gol en el partido.

Celebra cuanto puedas y nunca olvidarán esos momentos.

CHRISTMAS
De Yavidaxiu - CC BY 3.0

Compartir historias y tradiciones familiares

Las historias de nuestra familia nos unen. Según el estudio sobre el Recuerdo Feliz las personas pueden mantener los recuerdos vivos porque estos se han convertido en anécdotas e historias que se van transmitiendo de una generación a otra.

Darle vida a los recuerdos contando las anécdotas de sucesos vividos en familia trae a la memoria un sentido de permanencia muy importante, sobretodo si son apoyados de manera tangible con fotos, grabaciones o canciones.

Conserva aquellas cosas que tengan significado propio, apoyan los recuerdos felices de nuestros hijos y los conecta con quienes son.

Y si quieres indagar un poco más, aquí encontrarás más información sobre “El arte de crear recuerdos”.

Let's block ads! (Why?)

05:13
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets