Papa Francisco: ¿Quieres hacer de tu vida una obra de arte y ser feliz?

El papa Francisco inició hoy un ciclo de catequesis sobre las bienaventuranzas que son “el programa de vida del cristiano, su carnet de identidad”, expresó. “Las bienaventuranzas son el camino a la felicidad”, explicó durante la audiencia general celebrada este miércoles 29 de enero de 2020 en el Aula Pablo VI del Vaticano. 

En su saludo a los peregrinos de habla árabe, especialmente a los de Oriente Medio, expresó que “vivir las Bienaventuranzas no requiere gestos llamativos”. 

Jesús “no dejó nada escrito, no construyó nada imponente. Y cuando nos decía cómo vivir, no nos pedía que levantásemos grandes obras”.  

Por ello, subrayó las “Bienaventuranzas” como “un mapa de la vida” cristiana, sin la exigencia de “acciones sobrehumanas, sino imitar a Jesús en la vida cotidiana”. 

El Pontífice señaló que Jesús no esperaba de sus discípulos “gestos extraordinarios”, solo pidió que “realizáramos una sola obra de arte: la de nuestra vida”.

De hecho, afirmó que las bienaventuranzas en el Evangelio de san Mateo (5:1-11), describen “el estilo de vida de Jesús”. Un texto que ha iluminado “la vida de los creyentes y también de muchos no creyentes”. 

¿Qué significa ser feliz para Jesús?  

¿Qué significa la palabra “bienaventurado”? “Viene del término griego makarios, que no indica a alguien que tiene el estómago lleno o que está bien, sino que es una persona que está en condición de gracia, que avanza en la amistad de Dios”.

Una persona que progresa siguiendo el camino de Dios: “la paciencia, la pobreza, el servicio a los demás, la consolación. ¡Estos serán felices, estos serán bienaventurados!”, afirmó. 

El Papa remarcó la importancia de considerar las Bienaventuranzas que iluminan las acciones de la vida cristiana y revelan que la presencia de Dios en nosotros nos hace verdaderamente felices.

Dios elige caminos difíciles

Luego admitió que en ocasiones, !Dios elige caminos difíciles de comprender: por ejemplo, el de nuestros propios límites y derrotas, pero es allí donde manifiesta la fuerza de su salvación y nos concede la verdadera alegría”.

Así se refirió a la narración según Mateo, sobre las bienaventuranzas: Felices los que lloran,…Felices los pacientes,…Felices los que tienen hambre y sed de justicia, …Felices los compasivos,…Felices los de corazón limpio (…). 

Prestemos atención a este hecho: la razón de la dicha no es la situación actual, sino la nueva condición que los bienaventurados reciben como regalo de Dios: “porque de ellos es el Reino de los Cielos”, “porque recibirán consuelo”, “porque recibirán la tierra en herencia”, y así sucesivamente. 

La razón de la felicidad

En el tercer elemento, que es precisamente la razón de la felicidad, Jesús utiliza a menudo un futuro pasivo: “recibirán consuelo”, “serán saciados”, “estarán satisfechos”, “obtendrán misericordia”, “serán reconocidos como hijos de Dios”. (…) 

Sin embargo, indicó que se trata de la la alegría de la Pascua”, que “es la alegría de la que hablan nuestros hermanos orientales, la que tiene los estigmas pero está viva, ha cruzado la muerte y ha experimentado el poder de Dios”. 

“Las bienaventuranzas siempre te llevan a la alegría, son el camino para la alegría”, concluyó. Por último, saludó a los peregrinos. De modo particular, les animó a “leer detenidamente el texto de las Bienaventuranzas y pedir a Dios la gracia para vivirlas en medio del mundo en el que nos encontramos, su vivencia nos otorgará una profunda alegría y paz”.

Let's block ads! (Why?)

04:34
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets