No me gusto, ¿cómo logro quererme a mí mismo?

No me siento elegido tan a menudo. Son otros los que valen, los que tienen méritos. Otros a los que merece la pena salvar y enaltecer. Otros, no yo.

Puede que de ahí vienen mis complejos de inferioridad. He mirado a otros y los he visto más capaces. Y a mí me he visto pequeño, insignificante, pobre y sin valor. Me he sentido demasiado miserable.

Sé que muchos de mis miedos e inseguridades se esconden en lo hondo de mi memoria. En lo profundo de mi alma. En las heridas pasadas que no recuerdo.

Y en esas heridas, en esa ruptura de mi alma, siento que no soy digno. Un sentimiento que no me lo quitan los aplausos ni los reconocimientos que intentan calmar mi sed de amor.

He tocado tantas veces esta misma herida… En mí, en muchos que llegan buscando misericordia. He visto heridas profundas y superficiales. Llenas de pus, cubiertas por costras sin haber llegado a sanar desde la raíz.

Y en cada grito violento, en cada queja amarga, he visto el hedor de una herida oculta. Ignorada incluso. Desconocida por la poca capacidad de introspección que el hombre tiene.

Esa herida viene de haberse sentido no amado en un grito de bebé al nacer al mundo. De forma incomprensible llevamos un lastre difícil de salvar. Un peso con el que cargamos renegando de un mundo que no nos reconoce, no nos ama.

¿Con cuántos likes y gritos de apoyo se satisface mi alma herida? Una cadena interminable de búsquedas enfermizas y desesperadas queriendo oír un grito a través de las nubes, el mismo grito:

“Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”

Son palabras que la Biblia pone en boca del mismo Dios que se manifestó en el Jordán cuando Jesús fue bautizado. Entonces se reveló el misterio que esconde la carne mortal. Se hicieron vida las palabras de Isaías:

“Mirad a mi siervo, a quien sostengo;mi elegido, en quien me complazco.He puesto mi espíritu sobre Él.No gritará, no clamará,no voceará por las calles.La caña cascada no la quebrará,la mecha vacilante no la apagará.Manifestará la justicia con verdad.No vacilará ni se quebrará.Te formée hice de ti alianza de un puebloy luz de las naciones,para que abras los ojos de los ciegos,saques a los cautivos de la cárcel,de la prisión a los que habitan en tinieblas”.

El Mesías, el salvador, el que ha de cambiar el mundo. El poder oculto en las tinieblas. Es el elegido, aquel al que Dios sostiene. En el Jordán se manifiesta el amor de Dios. Jesús es el elegido, el amado:

Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”.

Dios se complace en Él. Un hombre entre los hombres. Elegido, aquel al que Dios sostiene. Un hombre que no gritará ni voceará. No apagará al vacilante. No herirá al débil. Salvará a los justos. Rescatará a los que se mueren.

Me impresionan estas palabras. Una elección. El amor que elige.

¿Qué sentiría Jesús en su corazón antes de llegar al Jordán? No puedo ponerme en su piel. Era hombre, era Dios. Y María lo amaría con toda su alma, y José. No tenía la herida del pecado en su piel. Jesús habría saboreado el amor en el hogar de una familia. Una elección.

Creer en el amor

Y aun así corro el riesgo de no creer en las palabras. Se las lleva el viento. Muy amado pero olvidado. Mucha complacencia y desprecio. No me creo la bondad del amor incondicional que nunca desaparece de mi vida.

¿Cómo se puede calmar la sed que supura en mi carne herida? El grito de mi corazón que busca a Dios. A un Dios que me ame como soy, no como debería ser.

Un Dios que no espere mi comportamiento perfecto. Y simplemente me cubra con su manto de ternura y susurre a mi oído esas palabras de esperanza.

Si soy amado de verdad por alguien, ¿qué puedo temer? Nada es tan fuerte como el amor. Nada tan sanador como un abrazo. Nada tan insondable como un te quiero dicho con palabras, gestos y hechos.

Su amor no es quebradizo y es capaz de suturar y curar las heridas más feas. Las provocadas por desprecios y odios. Ese amor me hace por un momento sentirme digno.

No olvidar el amor

Las palabras que escucha hoy Jesús me conmueven. Es el amado, el predilecto. ¿Cómo no empezar a correr la carrera definitiva después de esa certeza?

Los grandes santos iniciaron su camino de santidad en el momento en el que se sintieron amados. Esas palabras del Padre Kentenich vuelven hoy a mi corazón.

He pretendido recorrer la carrera de la santidad siendo justo, ecuánime, verdadero, fiel. Apretando los dientes. Olvidando el amor. Sin el amor primero. ¿Cómo voy a recorrer caminos imposibles?

Me gusta pensar en ese amor incondicional que Dios me tiene. Santa Teresita se sentía muy pequeña y necesitada del amor de Dios:

“El pajarito se vuelve hacia su amado Sol, expone a sus rayos bienhechores sus alitas mojadas, gime como la golondrina y en ese suave canto le confía sus infidelidades contándolas en detalle, pues en su temerario abandono, piensa que atraerá más plenamente el amor de Aquel que no ha venido a llamar a los justos sino a los pecadores”.

Yo me siento pequeño como esta santa. Pequeño e infiel, pecador. Y en mi impotencia estoy convencido de la mirada bondadosa de Dios sobre mí. No la olvido.

Sé que su misericordia es infinita. Y conoce la torpeza de mi alma, mi poca hondura, mis inconsistencias, mis banalidades. Ha tocado mi traición. Ha acariciado mis caídas. Y sabe que lo único que puede levantarme de nuevo es su voz que estalla sobre mi barro.

Soy su hijo amado, su predilecto. Y yo me lo creo y confío.

Let's block ads! (Why?)

04:12
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets