Foodie love o qué hermosa es la vida

Siempre olvido que necesito un principio, un destello, una chispa que me mueva de mi sitio, que me desplace, que me despierte, que atice mi fuego, que me deje pensando largo rato lo hermosa o lo triste que puede ser la vida, lo bello que es vivir poéticamente, o sea, dejando espacio a la belleza, a lo sublime que, como dice Zagajewski, está muy cerca de lo inefable.

A menudo olvido que necesito un principio que me extraiga las palabras, incluso las  inexactas, las palabras que no saben que están ahí esperando para entrar en juego, que aguardan su momento para explicar el mundo, sin anularlo, aunque la explicación nunca se adecúe completamente a lo que uno ve, como recordaba John Berger.

Seguro que me faltan las palabras pero la serie Foodie Love (HBO) es pura belleza y uno se abraza a ella como si no hubiera otra cosa. El universo de Isabel Coixet es siempre un refugio para pensar, para meditar, para seguir leyendo (“eres lo que lees”), para reír (“la risa es la llave del corazón”) y llorar bajo la lluvia, para creer y para dudar, para hacerse todas las preguntas juntas.

Hay tanto amor en cada plano, en cada canción, en cada diálogo, en cada ciudad, en cada monólogo interior, en cada una de las pequeñas cosas…Hay una voz propia gritándonos, abriéndonos los ojos para recordarnos que la vida va de otra cosa, que la felicidad es otra cosa y está ahí, cerca de nosotros, dentro de nosotros, esperando como una promesa.

Todo empieza en la serie con un simple café, como empieza todo en la vida, por algo que no tiene apenas importancia. Un café para conocernos, para saber cómo es el otro, para mirarlo fijamente a los ojos, ahora que se nos ha olvidado mirarnos fijamente, porque siempre hay una urgencia, alguna estupidez mundana para salir corriendo. Foodie Love nos devuelve ese gusto por una vida intensa, donde se conversa, donde se conoce al otro con los sentidos, con los ojos de la imaginación y el deseo.

Foodie Love es pura magia brillando en la televisión. Es cine del bueno, del que se queda bien dentro, del que se queda dormitando en las retinas. Una serie que recuerda que la vida es bien corta, muy corta, y que hay que vivirla intensamente, que se puede amar intensamente, y dejar fuera el odio, el rechazo, la ira, que se puede soñar bien fuerte siempre con los ojos abiertos, día a día, a cada instante, que uno puede vivir con sus heridas sin arrancarse otra vez las costras.

Ficha Técnica

Título original: Foodie Love

País: España

Año: 2019

Director:  Isabel Coixet

Guión: Isabel Coixet

Duración: Ocho capítulos entre 30 y 45 minutos

Género: Comedia, Drama, Cocina

Reparto: Laia Costa, Guillermo Pfening, Tony Thornburg, Agnes Jaoui, Natalia de Molina, Greta Fernández, Yolanda Ramos, Ferrán Adriá, Nausicaa Bonnín, Marina Campos…

Let's block ads! (Why?)

08:54
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets