¿Conoces el secreto de la oración continua?

Cuando se trata de rezar, la osadía y la perseverancia sirven. Esta es la enseñanza de la Escritura, desde el pacto de Abraham (Gen 18) hasta la parábola del amigo inoportuno (Lc 11, 5-8).

La audacia y la tenacidad son las garantías de la eficacia. La oración entonces es el resultado de la virtud cardinal de fuerza.

Que no se apague el deseo de rezar

Zeynep Demir - Shutterstock

Como sugiere la liturgia, no rezamos el Padrenuestro, nos atrevemos a decir (audemus dicere) -con qué escalofrío- “Padre Nuestro”.

Es una audacia increíble cuando pensamos en atrevernos a llamar a la puerta de la eternidad para pedir lo que necesitamos.

Nunca nos atreveríamos a hacerlo si el propio Señor no nos hubiera invitado a ser audaces mediante su enseñanza.

No tengamos miedo de despertar al que nunca duerme (Sal 121), porque el Padre está siempre trabajando (Jn 5,17).

No tengamos miedo de llamar a la puerta de Dios, de arrojar nuestros pobres corazones de piedra hacia Él como si estuviéramos apedreando el cielo.

Solicitemos vivamente a la Providencia, pues hemos aprendido que nuestro deseo de recibir será siempre infinitamente inferior a su deseo de darnos.

Aquí, además, está el secreto de la oración continua: el deseo.Tu oración es tu deseo“, dijo san Agustín.

¿Cuándo cesa la oración? No cuando la lengua está en silencio, sino cuando el deseo se agota. Así que la verdadera cuestión es: ¿qué pasa con nuestro deseo de rezar?

El Señor nos da como ejemplo, para enseñarnos que debemos orar siempre sin cansarnos, una viuda inquisitiva que toca el tambor toda la noche en presencia de un juez inicuo (Lc 18, 1-8).

¿Qué deseo tiene esta mujer? ¿Qué revuelta le da esta obstinación? En su pelea nocturna contra la puerta de la iniquidad, no se desarma. Conduce tenazmente esta batalla antes del amanecer.

Uno no se deja llevar fácilmente cuando ama. La comparación vale lo que vale, pero ¿esperamos a Dios con el mismo ardor que muestra la viuda?

¿Acaso no hemos permitido que el fuego de nuestros corazones somnolientos se consuma? Nada más, al parecer, alimenta la poderosa fragua de nuestro deseo, que ese jadeante aliento de esperanza que es básicamente la oración.

No desanimarse

MAN,PRAYING,CHAPEL
Shutterstock

Un cristiano, efectivamente, reza constantemente como respira. Sin discutir que, por muy ocupado que esté para respirar, no puede hacer nada más, pero es cierto, por otra parte, que no puede hacer nada más sin respirar.

¿Las ocupaciones de este mundo lo dejan sin aliento? Que se tome el tiempo para la oración, esta gran respiración restauradora.

No hay necesidad de agitarse, que se mantenga allí, a la puerta del tabernáculo, simplemente, tranquilo y esperanzado.

Que no sea como ese niño que, de repente, en la calle, ya no ve a su madre: empieza a correr en todas las direcciones, va, viene, vuelve, entra en pánico, hace zigzag llorando, ¡pero se equivoca! Si tiene suficiente razón y fortaleza para detenerse y esperar sin moverse, su madre lo encontrará más rápido.

Esa es la paradoja: ¡cuanto más tiempo la espere el niño, más rápido lo encontrará su madre! Todo lo que tienes que hacer es esperar y llamar.

¿Acaso es que cree, entonces, este niño que es el único que está buscando en la noche? ¿Tiene tan poca confianza en su madre? ¿No sabe que ella es la más preocupada de los dos y que será la que hará la mayor parte del viaje para buscarlo?

Así es con el Señor. ¿Tan poca fe tenemos en Él? ¿No sabemos que está muy impaciente y que ya ha salido en busca de los que le esperan y le claman sin desanimarse?

Por el padre Guillaume de Menthière

Let's block ads! (Why?)

03:34
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets