Como hacía Padre Pío cuando se sentía un desastre

El Padre Pío, en 1913, le escribió a un padre espiritual sobre los tiempos oscuros que a veces pasaba, diciendo: “las dolencias físicas y espirituales conspiran juntas para atormentarme”.

El santo explica cómo estas experiencias afectan drásticamente a su oración, o mejor dicho, lo hacen incluso incapaz de orar:

“Trato de formar un solo pensamiento sobre Dios -no puedo decir “intento orar” porque sería ir demasiado lejos-, pero en mi estado actual eso es completamente imposible”.

El Padre Pío habla de cómo se ve a sí mismo como “lleno de imperfecciones” y se queda sin coraje, sintiéndose “muy débil” en virtud y “resistiendo los ataques del enemigo”.

“Entonces me convenzo más que nunca de que no sirvo para nada”.

“Una profunda tristeza se apoderó de mí, y el horrible pensamiento que cruzó por mi mente podía engañarme sin saberlo. ¡Solo Dios sabe la tortura que es para mí!”.

Sin embargo, el Padre Pío sigue esta descripción de sus tormentos con una afirmación interesante. Él dice que, a pesar de lo que describió como sus sentimientos, está seguro de que no está ofendiendo a Dios más de lo habitual. ¿Y por qué?

“Cuando estoy en este estado, lo que puedo decir con certeza es que no ofende a Dios más de lo habitual porque, gracias a Dios, nunca pierdo mi confianza en Él”.

El Padre Pío dice que la próxima vez que reciba una “visita” del Señor, incluso su sufrimiento físico disminuirá.

Mi mente se llena de luz, siento que mi fuerza y ​​todos mis buenos deseos reviven nuevamente, e incluso siento un gran alivio de mis dolencias físicas“.

Let's block ads! (Why?)

06:19
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets