¿No tienes tiempo para rezar? Estos consejos pueden ayudarte

Nuestras jornadas están repletas y pasan tan rápido, que a veces faltan el tiempo y el deseo para orar. La fatiga se nota y la oración se olvida rápidamente. ¡Para remediar este círculo vicioso, necesitas un poco de disciplina y de buena voluntad!

Decide dedicar un momento todos los días a la oración, nada más que la oración

STRESS
Shutterstock

Si esperamos hasta tener tiempo para rezar, nunca rezaremos. En cambio si nos aferramos a la oración, siempre encontraremos unos minutos para esto.

Confía al Señor este deseo de oración

Dios desea más que nosotros, que Lo encontremos en la oración. Podemos estar seguros de que Él responderá a nuestro deseo, aunque no sea necesariamente cuando y como lo esperamos.

Elige de antemano el tiempo para rezar

ALARM CLOCK
Alice-photo I Shutterstock

Si es necesario, escríbelo en tu agenda (la noche anterior, por ejemplo). Después de todo, es una cita al menos tan importante como las demás.

No desees encontrar el momento ideal

POPULISM
Anton Gvozdikov - Shutterstock

Por supuesto, cuando puedas, mejor evita la hora de la siesta o la hora del día en que la casa sea más ruidosa. Pero las condiciones ideales no existen, y Dios lo entiende muy bien: Él puede encontrarnos en medio del ruido de una gran ciudad o en el letargo del comienzo de una tarde.

A la hora indicada, comienza sin esperar

RÓŻANIEC
Daniel Jedzura | Shutterstock

Uno suele descubrir miles de actividades urgentes para hacer en ese momento. Nos decimos a nosotros mismos: “Vamos, solo estoy viendo mis correos electrónicos” … y nos encontramos viendo una película. Tanto es así que el tiempo para la oración termina sin haber comenzado a rezar.

Te puede interesar: 20 consejos de oración para personas “muy ocupadas”

Fíjate una duración y cúmplela

PRAY
Shutterstock

¿Cuánto tiempo? Diez minutos, quince minutos o más, cada uno de ver según sus posibilidades. Es mejor no ser demasiado ambicioso, especialmente al principio, y permanecer fiel: cinco minutos de oración diaria son mejores que una hora de vez en cuando. E incluso si tenemos la impresión de orar muy mal, vamos hasta el fin: los últimos minutos pueden ser los más importantes.

Multiplica pequeños “encuentros de oración” en el centro de la jornada

HANDSOME,MAN,DRIVING
Shutterstock

Un cuarto de segundo es suficiente para volver tu corazón hacia Dios conduciendo tu automóvil, en la cola de una tienda, preparando la cena o lavándote los dientes.

Mantén la confianza, pase lo que pase

WOMAN TAKING TIME
Shutterstock

El peor enemigo de la oración es el desánimo.

Haz que todas tus acciones sean oraciones

TEENAGER WORKING
Shutterstock

San Ignacio de Loyola decía que “el hombre no solo sirve a Dios cuando reza”. Es decir, cada acción da lugar a una nueva oración, adecuada a las condiciones en que tiene lugar. Eso hace “encontrar a Dios en todas las cosas”. Entonces, incluso en esos días en que no tenemos tiempo para detenernos para hacer una larga oración, dale gracias a Dios por todo lo que tienes y dile: “Señor, todo mi trabajo de hoy Te lo ofrezco”.

Let's block ads! (Why?)

05:04
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets