Los siete pecados capitales : Cómo el Diablo nos empuja hacia la envidia

La envidia es algo en lo que se trabaja desde la cuna. Todo empieza en la mirada.

Deja que los padres de tu víctima la comparen con otros niños: “Si fueras tan amable como tu amigo, te invitarían más a menudo a meriendas de cumpleaños”.

Prueba los cumplidos, son muy efectivos. “Afortunadamente, no eres tan perezosa como tu hermano”, le dirá un padre a su hija. Así que tu víctima no buscará ser ella misma, sino simplemente no ser… como su hermano.

¡Todo el mundo está celoso! ¡Y sigue en la escuela!

La vuelta al cole es una delicia: los padres se arruinan comprando el material escolar mientras los niños envidian el estuche o la mochila con el superhéroe de moda del compañero de pupitre.

Que los padres en la mesa desprecien a los vecinos, se comparen con los primos y refuercen la convicción del niño de que debemos ser más fuertes, más inteligentes y más ricos que los demás…

Como adulto, dale a tu víctima algunos modelos a seguir que son imposibles de imitar.

¡Mira a los modelos más famosos!

He logrado hacer creer a todo el planeta que estas criaturas tienen el cuerpo perfecto que todas las mujeres deben tener y que el hombre debe desear. Creemos que el primer riesgo es la lujuria, cuando es la envidia.

Todo está en la mirada. ¿Sabes cuál es la diferencia entre hombres y mujeres? Los hombres miran a las mujeres y las mujeres miran también a las mujeres. Y todos están celosos.

No te preocupes, se has convertido en un hábito tal que la gente ya no se da cuenta de este pecado.

La envidia, un juguete para manejar con tacto

Puedes llevar a tu víctima a la depresión, pero ten cuidado: no todos los psiquiatras se han olvidado de que la envidia es una de sus causas.

Luego, llevar a la persona a un médico apresurado, quien simplemente le recetará medicamentos, sin tratar de averiguar más a fondo las causas subyacentes de la enfermedad.

Lo mejor es que le des un respiro. Esto la mantendrá en la ilusión. 

Que encuentre su placer en cuidar a las personas necesitadas, pero que satisfaga su autoestima haciendo que sean unos perdedores perpetuos.

Que tu víctima dé falsos nombres a su envidia: ambición, emulación, altruismo.

Haz de esta persona una activista que confunde rabia con coraje, afirmación con pasión, autenticidad con verdad.

En definitiva, una persona amargada que se cree generosa y abierta, porque ahoga su resentimiento en el activismo y sólo se asocia con los que piensan como ella.

Estoy muy contento de haber transformado el odioso “Amaos los unos a los otros” en “Envidiosos de todos los países, ¡uníos! ».

¡No olvides los celos del amor!

Otra de mis victorias es haber reducido este pecado a celos amorosos, que pueden ser considerados nobles. Mientras que tú y yo sabemos que puede infectarlo todo. ¿No es que uno desea a una mujer porque otro también la desea? ¿Y qué mejor receta para estropear la cordialidad de una comida que una mirada concupiscente al plato del vecino?

No sólo entristezcas a tu víctima. Gradualmente, convierta sus celos en odio y destrucción. Por eso, que siempre tenga una buena razón para justificar su enojo y sus críticas.

Si lo haces bien, algún día la persona a la que vas a torturar no será más que una cosa triste, entre el resentimiento y la desesperación. Entonces estarás muy al borde del éxito. Pero ten cuidado: tengo mucha envidia de los que triunfan mejor que yo…

Padre Pascal Ide et Luc Adrian 

Let's block ads! (Why?)

02:11
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets