Todo lo que necesitas saber sobre la lactancia materna

Durante las últimas semanas de tu embarazo, masajéate a diario el pecho con aceite de almendras dulces. Estira los pezones suavemente con los dedos para preparar las puntas de los pechos y frótalos con una toalla ligeramente áspera o un cepillo suave para lograr tener una piel sea más resistente.

Desde el comienzo del embarazo, el pecho crece y necesita cuidados durante todo el período de lactancia:

  • Evita el aumento excesivo de peso
  • Usa un sostén o sujetador de algodón que se adapte a su tamaño
  • Aplica diariamente crema en el pecho
  • Y practica gimnasia o natación para fortalecer tu espalda.

¿Cuándo comenzar la lactancia materna?

En un parto normal y sin complicaciones, el bebé tendría que ser colocado en el pecho de su madre en el mismo de momento de su nacimiento, en cuanto sale del canal de parto. Y es que, durante las primeras seis horas, el bebé pone en práctica con mayor intensidad el reflejo de succión. La estimulación de los pezones realizada por el bebé ayudará a que la subida de la leche se produzca cuanto antes y así poder comenzar con la lactancia. 

El calostro de los primeros días, rico en anticuerpos, se convertirá poco a poco en leche, sustancia cuya composición alcanzará su grado de óptimo después de tres semanas. A lo largo de toda la lactancia, la composición de la leche materna varía: inicialmente es más ligera y saciante, y después se va enriqueciendo con proteínas y grasas que permiten que el bebé se llene reciba los nutrientes que necesita a lo largo de su desarrollo.

¿Con qué frecuencia debo amamantar al bebé?

Durante las primeras tres semanas, ofrece a tu bebé ambos pechos para continuar así con la estimulación y lograr un correcto suministro de leche. Después, ya consolidada la lactancia, podrás alternar y ofrece solo un pecho en cada toma. La duración media de cada toma debe ser de 20 minutos, excepto en los primeros días en los que es más corta.

La lactancia bajo demanda puede resultar pesada y los primeros días o semanas difíciles pero confía, porque es el método más favorable para que el bebé se alimente conforme a sus necesidades y apetito y así lograr que la lactancia sea exitosa.

La maternidad no es nunca un problema, pero la vuelva a casa puede resultar un tanto difícil. Por eso, en la medida de lo posible, planifica y pide ayuda en cuanto tengas algún problema con la lactancia o con el bebé. No tires la toalla a la primera de cambio. Con la lactancia materna es esencial perseverar.

Intenta descansar lo máximo que puedes. Duerme al ritmo de tu bebé. Ya verás como poco a poco, se irá regulando y podrás amamantarle de forma más regular. 

Siempre que sea posible, intenta que pasen entre dos horas o dos horas y media entre toma y toma, y así facilitar la digestión de la leche. Pero, recuerda, la lactancia bajo demanda requiere muchas veces que la mamá ofrecezca el pecho  cuando lo pida el bebé. 

¿Cómo hacer que el bebé coma bien?

Tómate tu tiempo para ponerte cómoda. La posición tumbada es ideal durante los primeros días, por la noche o después de una cesárea. Acuéstate de lado, con el cuello apoyado en una almohada, el bebé acostado frente a ti y la espalda encajada en un cojín.

Si te sientas, elige una silla, un sillón o una butaca cómoda donde puedes reposar los brazos y la cabeza. Si no tienes, usa cojines para garantizar un buen apoyo de tu bebé. Cuanto más relajada y descansada estés, mejor será la lactancia materna. 

Para evitar grietas, asegúrate de que el bebé abra bien la boca y con ella abarque toda la areola del pecho y no sólo el pezón. Cuidado con la cabeza del bebé, debe estar bien posicionada, en línea con su cuerpo. De lo contrario el bebé ejercerá presión sobre el pezón y dificultará la salida de la leche y, por lo tanto, la lactancia.

¿Cómo saber si el bebé ha comido lo suficiente?

NURSING,BREAST FEEDING
Shutterstock

No tienes que pesar a tu bebé antes y después de alimentarlo (esta medida solo es necesaria si está perdiendo mucho peso). Tan solo tienes que mirarlo y ver si está saciado. Cuando está lleno, se duerme rápidamente, de lo contrario se agita y pide más comida. La curva de peso le tranquilizará, pero no lo tome como una obsesión.

Te puede interesar: ¿Sabes si tu bebé cuando toma el pecho se alimenta bien?

¿Cómo solucionar los pequeños problemas?

Es importante intentar solucionarlos en cuanto surgen, a la primera señal. Así evitarás complicaciones dolorosas. Al preparar los pezones durante el embarazo te ayudará a prevenir las grietas.

Si sientes dolor en el pecho, intenta reducirlo aplicando un poco de frío antes de darle el pecho, y, si lo que te duele es el pezón, tal vez sería conveniente usar una pezonera para protegerlo.

Después de amamantar a tu hijo, sécate cuidadosamente los extremos de los pechos y, si lo ves necesario, aplícate una crema curativa. También se aconseja poner un poco de leche sobre el pezón a modo de crema.

Si te sale mucha leche, usa almohadillas pero cámbialas con frecuencia para evitar que la maceración de la leche que logran absorber afecte a tu pecho.

Los primeros días, tres o cuatro después del parto, cuando el cuerpo comienza a producir leche, suelen ser problemáticos. Algunas mujeres sufren mastitis o alguna obstrucción. El pecho se hincha, se calienta y duele. (También puede ocurrir en el momento del destete), En estos casos, puedes aplicarte sobre el pecho un paño caliente o darte una ducha en la que caiga directamente sobre el pecho el agua caliente para después extraerte manualmente la leche y ablandar así un poco el pecho. Cuando el pecho está muy duro, difícilmente el niño podrá comer. También puedes ayudarte, en estos casos, un sacaleches eléctrico o manual. (Evita, sin embargo el uso de sacaleches al principio, a no ser que te lo recomienden pediatras y comadrones. Para la subida de la leche, el mejor estímulo es tu bebé).

Todos estos problemas normalmente desaparecen, pero no dudes en consultar si van acompañados de fiebre.

¿Es necesario seguir una dieta especial?

Al igual que durante el embarazo, no hay necesidad de comer para dos. Aumenta, según tu apetito, el consumo de alimentos pero hazlo de forma razonable.Bebe mucho (dos o tres litros de agua al día) y realiza una dieta variada.

Evita ciertas verduras que hacen que la leche adquiera un sabor demasiado fuerte (repollo, ajo, cebolla….) y limita los alimentos laxantes como los cítricos y los que pueden causar cólicos y gases en los bebés.

No tomes alcohol y reduce el consumo de bebidas estimulantes (café, té, Coca-Cola).

Déjate guiar por la salud, la digestión y la apariencia de las heces de tu hijo. Es lo que mejor le guiará acerca de lo que le conviene.

Puedes tomar cerveza sin alcohol pues aumenta la cantidad de leche.

Te puede interesar: Lactancia materna y alimentación complementaria, te damos las claves

Lactancia materna y la menstruación

La lactancia funciona bloqueando la ovulación. Para que este efecto sea duradero, el niño debe ser amamantado por completo con una alta frecuencia de alimentación (al menos seis veces al día). Ten cuidado, el intervalo máximo entre comidas no debe exceder las seis horas.

Esto es lo que sucede durante los primeros dos o tres meses de lactancia.

Durante la lactancia materna la posibilidad de un nuevo embarazo es improbable no imposible. Por lo tanto, es esencial conocerse bien y seguir aplicando métodos de auto-observación para determinar si has comenzado de nuevo a ovular. No dude en consultar a especialistas de los métodos naturales para el control de la fertilidad, especialmente durante el delicado periodo de destete.

¿Cómo completar con éxito la etapa de destete?

pixabay

El destete requiere planearlo con anticipación pues toma tiempo, unos 20 días. Reemplaza una toma de lactancia materna por un biberón durante unos días. Después sustituye una segunda toma, lejos de la primera toma ya sustituida. Espera unos días y haz lo mismo con las demás tomas. Muchas madres prefieren continuar más tiempo con las tomas de la mañana y por la noche, pues les resulta más cómodo y al mismo tiempo, es el momento en el que el pecho tiene más cantidad de leche.

Doctor Cécile Maître

Let's block ads! (Why?)

05:40
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets