La frontera México-EE.UU. tiene rostro de familias y de niños centroamericanos viajando solos

Este año fiscal 2019 en Estados Unidos, mismo que concluyó el 30 de septiembre pasado, la Border Patrol (Patrulla Fronteriza) detuvo más migrantes en la frontera con México que en los últimos 12 años.

Las autoridades estadounidenses han dado el dato: fueron 851.508 los detenidos (115 por ciento más que en el año fiscal 2018) al tratar de cruzar la frontera que divide este país con México (y, vale decir, con el resto de América Latina).

Según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, la agencia federal encargada de vigilar y controlar los flujos migratorios en la frontera, el número de detenidos durante el año fiscal 2019 es el más alto desde el año fiscal 2007.

Sin embargo, con ser abultado el número de detenciones, éste se encuentra muy por debajo de las 1.643.679 detenciones registradas en 2000, el año más “caliente” de esta frontera que, desde entonces, se encuentra humanitariamente desolada.

Ya no son los mexicanos

Durante las décadas de 1980, 1990 y principios de 2000, las detenciones de personas tratando de cruzar la frontera sur de Estados Unidos superaban el millón largo de personas, la mayor parte de ellas de origen mexicano.

La variación que se encuentra en las últimas estadísticas es que ya no son los mexicanos los principales detenidos. Claramente, durante el año fiscal 2019, 80 por ciento de los detenidos eran de un origen diferente al de México.

Se trata del cuarto año consecutivo en el que las detenciones de los no mexicanos superan, con mucho, a las de mexicanos. Basta comparar con el año 2000, cuando las personas detenidas de origen mexicano eran 98 por ciento del total, para darse cuenta cómo han variado los flujos migratorios hacia Estados Unidos.

En términos estadísticos, en el año fiscal 2019 hubo más aprehensiones de guatemaltecos (264.168) y hondureños (253.795) que de mexicanos (166.458), mientras que El Salvador fue el cuarto en la lista con 89.811 detenciones.

Las “unidades familiares” en primera línea

Según el análisis del Pew Research Center (PRC) las naciones del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras) en conjunto representaron 71 por ciento de todas las detenciones en el año fiscal 2019.

Las 607.774 detenciones de estos tres países superaron en número al total de México a pesar de que su población combinada (32.6 millones) es solo una cuarta parte de México (129.2 millones), señala el PRC.

Un tema muy importante es que en la frontera suroeste de Estados Unidos, personas que viajaban con sus familias representaron la mayoría de las detenciones en el año fiscal 2019.

Se trata, dice el PRC en su análisis, de un gran cambio con respecto al pasado reciente. En el año que nos ocupa, hubo 473.682 detenciones de “unidades familiares”, lo que representa 56 por ciento de las detenciones en general y más de cuatro veces el siguiente total anual más alto de detenciones (2018).

El drama de los niños

Otro asunto que ha llamado poderosamente la atención de la comunidad internacional, sin que hasta el momento haya alguna respuesta multilateral, es el de los niños centroamericanos menores de 17 años de edad viajando solos.

Las detenciones de niños no acompañados también alcanzaron en 2019 el nivel más alto en todo el tiempo en que se tiene registro. Este año fueron 76.020 niños detenidos, casi 12.000 niños más que el año 2014, que era el pico más alto, año en que se detuvo a 68.541 menores viajando solos.

“El perfil cambiante de los detenidos ha tensado a la Patrulla Fronteriza, que sigue diferentes protocolos legales para detener a familiares y adultos solteros”, señala el PRC en su análisis y agrega que los detenidos pueden estar sujetas a expulsión acelerada (excepto los niños no acompañados) o ser elegibles para el asilo.

Son los funcionarios de migración quienes determinan si se cumple con la definición de refugiado. “Las solicitudes de asilo han aumentado sustancialmente en los últimos años, mientras que las tasas de aceptación se han mantenido constantes”, señala el PRC.

El Paso y otras poblaciones en tensión

El Paso (Texas), donde ocurrió la matanza de mexicanos y de personas que se encontraban en un centro comercial el pasado mes de agosto, es la región donde mayor número de detenciones ocurrieron en el año fiscal 2019.

La región de El Paso experimentó un aumento de 477 por ciento en las detenciones de migrantes en el año fiscal 2019 en comparación con el año fiscal 2018 (pasando de 31.561 a 182.143 personas detenidas).

“Los patrones de migración estacional han cambiado en los últimos años. Desde 2000, las detenciones fronterizas normalmente han alcanzado su punto máximo en la primavera, con mayor frecuencia en marzo, antes de disminuir durante los calurosos meses de verano, cuando los viajes migratorios se vuelven más peligrosos”, asegura el PRC.

Pero el patrón de comportamiento migratorio ha cambiado desde 2013, con el pico anual en meses distintos de marzo. En 2019, mayo fue el mes pico, con 132.856 detenciones. Las aprensiones cayeron dramáticamente después de mayo, disminuyendo a 40.507 en septiembre, el último mes del año fiscal.

Con información de dependencias federales de Estados Unidos, analizadas por el Pew Research Center

Let's block ads! (Why?)

05:25
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets