Acciones sencillas para apartar el miedo de tu vida

Tengo el don de saber disfrutar la vida tal como es. Un don que Dios ha puesto en mi alma. Me detengo y contemplo. Me asombro y me alegro. Dejo de lado las tristezas del alma. Me olvido de los olvidos, de los errores, de las caídas.

Me alegra vivir el presente como ese don sagrado que Dios pone en mis manos. Él cree en mí más que yo mismo. Cree que lo puedo hacer bien. Cree que puedo conseguir lo que sueño.

Su fe en mí me impresiona. Yo me detengo ante la vida, ante un paisaje, ante una persona que se me confía. ¿Quién soy yo para que Dios me necesite? Es la paradoja del alma humana. Tan pequeña. Tan de Dios.

Siento a veces miedo de no lograr gobernar mi propia vida. Me asusta este mundo con su violencia e inconsistencia. Me da miedo la vida que se escapa sin control entre mis dedos. Me da miedo la inseguridad de mi futuro. No controlo nada. Un miedo real y concreto.

¿Cómo logro vencer esos miedos profundos? Leía el otro día:

“Este miedo a la muerte se hace concreto y se extiende a aquellas cosas que tienen poder de hacerte sufrir, ya que no puedes aceptarlas por ti mismo. Puede ser la falta de dinero, la falta de amigos, la soledad, el fracaso, las enfermedades o el no gustarte cómo eres. ¿Por qué yo sigo teniendo miedo a sufrir? Porque esa muerte todavía no ha sido vencida en mí; porque de nada me valdrá saber que otros han vencido ya a la muerte juntamente con Cristo si Él no la vence en mí, si no se hace Señor de mis sufrimientos concretos y específicos”.

Necesito saber y creerme de verdad que Jesús lucha conmigo. La misma batalla. El mismo campo de lucha. Sí, Jesús está a mi lado sosteniendo mis brazos en medio del fragor de la batalla.

Abro la ventana del alma para que entren la luz, el sol, el aire, la esperanza. ¿Cómo hago para que venza Jesús en esa batalla que libro cada día en el fondo de mi alma?

Pongo todo de mi parte. Pero soy débil. Lucho por sonreír y no lo logro siempre. Quiero la paz y surge el miedo. ¿Cómo venzo? El miedo a la derrota, a la muerte. Me dan fuerzas las palabras del Padre Kentenich:

El instinto primordial esencial de la naturaleza humana no es el temor sino el amor. ¡El instinto primordial es el amor!”.

El amor más que el temor. Surge la esperanza en mi alma. El amor disipa las sombras de la noche que oscurecen mi ánimo.

Tengo un don para ver la luz en medio de las tinieblas. No sé si lo tengo desde siempre. Pero sé que el origen está en Dios. Lo puso en mí. Lo sembró en el surco de mi alma. Y da fruto.

Cuando el miedo quiere abrirse paso por el alma, surge instintivamente en mí una fuerza que viene de Dios. El amor es más fuerte. La esperanza es parte de mi propia piel.

¡Cómo voy a desanimarme cuando he sido tan amado y he podido amar tanto!

El corazón se ensancha en la tribulación, en momentos de inseguridad, cuando las fuerzas del mal parecen tan poderosas. Cuando brota la violencia. Cuando peligran mis bienes.

¿Cuáles son mis miedos, esos temores evidentes e inconfesables? Les pongo nombre y le pido a Jesús que venza en ellos. Él puede hacer lo que yo no puedo.

Dice la Biblia, sobre Dios: “Te compadeces de todos. Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho”. Puede calmar las ansias y los temores. Puede levantar un muro que proteja mi alma frágil. Ha puesto en mí un don para sonreír.

¿Acaso cuesta tanto una sonrisa? Una broma en medio de los miedos. El sentido del humor que me lleva a mirar más alto. La sonrisa que ilumina el rostro y lo llena de Dios. La alegría cuando todo parece perdido.

La risa ahuyenta el miedo. Eso lo sé, lo he probado. Pero también sé que no puedo sonreír sin Dios. La batalla la vence Él en mí sólo si le doy cabida. Si dejo que penetre rompiendo las puertas que me guardan con cautela por miedo a los enemigos, a los que me incomodan.

Quiero dejar que Jesús entre y traiga la paz más honda, la más verdadera a mi alma inquieta.

¿Cuáles son mis miedos? Sonrío al escribirlos en mi piel, al tocarlos entre mis manos. Son reales. Pesan. Duelen. Pero Dios vence en todas las tormentas. Y la alegría final es la que vale. Es la que da esperanza cuando caigo y me siento frágil.

Se compadece de mí. Me hace mirar a las alturas. Vence la confianza por encima del miedo. Todo saldrá bien, me digo a mí mismo.

Jesús va a vencer en mi interior. Por encima de mis miedos y temores. Por encima de mis complejos y cobardías. Sonrío y la audacia llena mi corazón. Salto en sus brazos confiado.

Let's block ads! (Why?)

03:54
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets