¿Tu pareja está distante?

En primer lugar, la hipótesis de que este alejamiento no es real, sino “estratégico“, no debe eliminarse con demasiada rapidez. Este distanciamiento puede que solo exista en sus temores personales de no ser amado lo suficiente. De hecho, a veces hay tal sed de ternura (a menudo que proviene de la infancia) que el cónyuge no puede satisfacerla, independientemente de lo que haga. En este caso, el cónyuge demasiado amado da un paso atrás, temiendo la asfixia. Ama sin duda, pero al mismo tiempo se protege dando la impresión de ser distante. Entonces se establece un círculo vicioso, cuanto más se vea solicitado, más se distanciará. Y cuanto más se separe, más crecerá en el otro el sentimiento de abandono. Este alejamiento estratégico puede curarse si la esposa (o el marido) reduce el volumen del pequeño amplificador que acelera su necesidad de amor. Si estamos atentos a todo lo que nuestra pareja hace por uno mismo en lugar de percibir solo lo poco que ha olvidado y, sobre todo, si dejamos de acosarlo con una petición que no hace más que incitarle a protegerse, siempre es posible, en cuanto nos enteremos de ello, tratar de romper el círculo vicioso… A menudo es suficiente con que el que parecía alejarse, aumente significativamente sus cuidados, para ver cómo disminuye la desmesurada demanda.

Cuando la rutina se establece

El segundo escenario posible es el aparente alejamiento nacido de la rutina. El amor existe, pero ha perdido su visibilidad, el esposo o la esposa no ve la necesidad de expresar este amor. Y si insistimos, suena la siguiente respuesta: “Pero si ya sabes que te quiero…”. La rutina modificó la relación y ya no vemos en la mirada del ser querido la pasión de los primeros días. Nos sentimos entonces como una esposa o un marido con necesidad de ternura, víctima de un cónyuge que es duro con nosotros.

A veces olvidamos que nosotros mismos fuimos los que pudimos contribuir a este colapso del impulso. Este es el caso, en particular, de las mujeres que, una vez que se convierten en madres, no responden a las anheladas solicitudes de atención de sus maridos. Al final se cansan de expresar un amor que no sentían con reciprocidad en ese momento. De este modo, con el tiempo, los papeles se invierten: el distanciamiento cambia de bando, porque con frecuencia “nunca amamos nada más que lo que perdemos o tememos perder”. La mujer se siente olvidada y piensa que su marido se está alejando de ella.

Para salir de este lío, parece que se necesita un verdadero choque eléctrico. En este caso, un retiro o un fin de semana en pareja pueden contribuir a restablecer una comunicación deficiente. Puesto que el amor no ha desaparecido, es posible, en nombre de este amor, pedirle al cónyuge que haga este esfuerzo (aunque al principio lo haga frenando). ¿Y por qué no verlo como un preludio a una nueva luna de miel?

¿Y si hay un verdadero alejamiento?

También podemos sentir que nuestro cónyuge ya no tiene ningún impulso, que ya no hay en sus ojos esta pequeña chispa de amor admirativo, que la ternura y el deseo físico ya no están presentes… Indiferencia que literalmente la mata. Por supuesto, la otra persona puede haber dejado de amar sin estar enamorada de otra persona: preocupaciones profesionales, pasatiempos apasionantes, problemas de salud, una aspiración mística repentina, erróneamente desencarnada, podría haber relegado el amor a un segundo plano… o incluso fuera del cuadro.

Sin embargo, a veces es necesario considerar la hipótesis de una relación, aunque sea platónica.

Sobre todo si su pareja intenta explicar su desinterés por la coartada de la depresión, o por la necesidad de “hacer balance, evaluar su situación”… ¡o incluso “alquilar un pequeño estudio para estar solo y apartarse un poco!”.

¿Qué se debe hacer en este caso? Tal vez invitarlo a apostar por la lealtad: “Sabes, la duda es peor que la verdad… Si te sientes atraído por otra persona, puedes decírmelo, intentaré entenderte, sin echarte la culpa”. Pero sólo es posible hacer tales declaraciones si uno puede, a su vez, soportar el choque y el daño narcisista de una revelación que sería difícil de considerar de otra manera que como una traición. Y es más fácil decirlo que hacerlo…

Renovar el amor a diario

Por este motivo, es bueno obtener la ayuda de alguien competente para encontrar la actitud correcta que evite el error de los reproches agresivos, de las quejas y de los discursos moralizantes, o el error inverso de la asfixia emocional, de los estallidos demasiado afectuosos, y de la amabilidad excesiva para un propósito demasiado obvio que sería recuperarla. Solamente una actitud digna y paciente, sin agresividad ni acoso emocional, con un cierto respeto por la lucha interior que frecuentemente ocurre en el corazón del otro, puede despertar una admiración que puede soplar sobre las brasas de un amor moribundo.

Es obvio que, cuando se acepta, un retiro puramente espiritual puede resultar ser la tabla de salvación. Al abrir los ojos que ya no ven las consecuencias importantes de una ruptura para toda una familia… Haciendo posible también reencontrar, con la ayuda de la gracia del Señor, el sentido que antes queríamos dar a nuestra vida. Sin embargo, una pareja nunca debería dejar que su amor se vuelva rutinario. Debería reaccionar en cuanto perciba que el amor está perdiendo fuerza, antes de que sea demasiado tarde. Hoy en día no faltan medios para que las parejas cultiven constantemente la maravillosa, pero frágil, planta de su amor.

Padre Denis Sonet

Let's block ads! (Why?)

04:14
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets