Si quieres amar más a María, encuéntrala en el Antiguo Testamento

Muchas personas reconocen que un camino seguro para enamorarse más de Jesús es enamorarse de su Madre.
Y el camino seguro para enamorarse de María es conocerla. Hay pocas herramientas mejores para eso que un libro recientemente publicado por Penguin Random House de Brant Pitre: Jesús y las raíces judías de María.

En 240 páginas, el profesor Pitre ofrece un estilo fácil de entender que más de una vez hará que los lectores digan: “¡Guau! Pero, ¿cómo no supe eso?”-

Aleteia le preguntó a Pitre sobre algunas de las partes que encontramos más atractivas (¡y creemos que este libro es imprescindible para la próxima temporada!).

Me gustaría comenzar nuestra conversación haciéndome eco de algo que dices en el libro: ¿Cómo es posible que no supiera tanto de estas cosas?

En ese contexto viene mi primera pregunta: ¿Diría usted que su interpretación de las Escrituras está en gran medida en debate? ¿O es simplemente una lectura cuidadosa con conclusiones claras que simplemente no han llegado a la conciencia católica convencional (o se han perdido)?

Brant Pitre: En mi experiencia, muchos protestantes están familiarizados con lo que dice el Nuevo Testamento sobre María, pero no con la forma en que María está prefigurada en el Antiguo Testamento.

Una y otra vez, los libros protestantes sobre María (realmente hay muy pocos) ignoran el trasfondo del Antiguo Testamento del retrato de María que hay en el Nuevo Testamento.

Del mismo modo, muchos católicos están familiarizados con lo que la Iglesia enseña acerca de María, por ejemplo, que ella nació sin pecado, que permaneció virgen toda su vida, que fue asunta al cielo, pero no saben bien de dónde provienen esas doctrinas: de la Biblia.

Una y otra vez, los libros católicos sobre María (realmente hay muchos) se centran en las enseñanzas posteriores de la Iglesia sin conectar esas enseñanzas con la Biblia en su conjunto.

En el libro Jesús y las raíces judías de María, traté de unir ambas cosas y mostrar que la clave para entender las creencias católicas sobre María es mirar lo que dice el Nuevo Testamento a la luz del Antiguo Testamento y la antigua tradición judía.

Una vez que comienzas a ver a María a través de los antiguos ojos judíos, te das cuenta de que no es solo la madre de Jesús. María es la nueva Eva, el nuevo Arca de la Alianza, la nueva Reina Madre, y mucho más.

Por supuesto, la interpretación bíblica siempre está “a debate”. Sin embargo, en cada capítulo, me aseguro de mostrar que mis interpretaciones no son nada nuevo, sino que vuelvo a cómo los antiguos cristianos interpretaron lo que la Biblia entera dice acerca de María.

Uno de los capítulos más fascinantes para mí fue cuando nos guiaste a través de una extensión del árbol genealógico de Jesús. ¡Parece que sabemos sobre al menos uno de los tíos de Nuestro Señor! Sin embargo, una pregunta específica en esta línea. ¿Tiene el griego el “problema de coma” que tiene el inglés? Con eso quiero decir, cuando leemos sobre los que están al pie de la cruz, dependiendo de si usamos comas o punto y coma, podríamos llegar a conclusiones diferentes sobre cuántas personas mencionan específicamente los evangelistas. ¿Se resolvió ese problema en el idioma original?

El capítulo sobre la virginidad perpetua de María fue uno de los más emocionantes para mí. En mi experiencia como profesor, esta es una de las enseñanzas más difíciles de aceptar para muchos cristianos (incluidos algunos católicos).

Después de todo, cuando el Nuevo Testamento menciona a los “hermanos de Jesús” (Marcos 6: 1-3), ¿no es obvio que María tuvo otros hijos?

Ahora, la mayoría de los católicos han escuchado que en hebreo y griego la palabra “hermanos” puede significar “parientes” o “primos”. Y eso es cierto.

Pero lo que la mayoría de la gente no sabe es que los Evangelios mismos te dicen que dos de los llamados “hermanos” de Jesús, “Santiago y José”, son hijos de una mujer diferente llamada “María”, que estuvo presente en la crucifixión de Jesús (Marcos 15:37, 40-41).

En otra parte, esta misma mujer es “María, la esposa de Cleofás” y “hermana” de la madre de Jesús (Juan 19,25). En el original, no está claro si hay tres o cuatro mujeres al pie de la Cruz: ¡no hay comas en griego antiguo!

Sin embargo, sabemos por la historia de la Iglesia antigua que “Cleofás” era el hermano de José, en otras palabras, el tío de Jesús.

En resumen, el Nuevo Testamento en sí mismo nos da muchas pruebas de que los llamados “hermanos” de Jesús eran en realidad los hijos de Cleofás y otra mujer llamada María, no los hijos de la Virgen María. En otras palabras, eran sus primos.

Realmente disfruté la parte sobre Raquel. ¿Podría hablar un poco sobre el papel de Raquel como intercesora y cómo se explica tan claramente en el Antiguo Testamento (y cómo esto debería hacer que nuestros hermanos y hermanas protestantes acepten más a los santos que oran por nosotros)?

¡Me alegra que te haya gustado ese capítulo! Es algo que no encontrarás en la mayoría de los libros sobre María.

En el Antiguo Testamento, Raquel es la esposa de Jacob, el padre de las doce tribus de Israel. Ella muere en el parto cerca de Belén (Génesis 35: 16-20). Siglos después, la Biblia representa a “Raquel llorando por sus hijos” cuando los israelitas se exiliaron (Jeremías 31:15).

Esto llevó a la tradición judía posterior de que, incluso después de su muerte, Raquel continuó cuidando y orando por los judíos como sus propios hijos. Hasta el día de hoy, los judíos visitan la tumba de Raquel y algunos incluso piden su intercesión.

Como muestro en el libro, hay varios paralelos sorprendentes entre María en el Nuevo Testamento y Raquel en el Antiguo Testamento.

María es una nueva Raquel, la madre de la Iglesia, que continúa rezando por sus hijos en la tierra, tal como Raquel rezó por los hijos de Israel.

Por el contrario, una parte del libro que me decepcionó leer era que María no tuvo dolor durante el parto. Como madre, eso es algo que quería compartir con ella, supongo. ¿Por qué crees que Dios evitó su dolor en ese momento, cuando permitió tanto dolor en el resto de su vida, y especialmente en la cruz?

Para entender la antigua creencia cristiana en el parto sin dolor de María, lo más importante que hay que recordar es que fue el cumplimiento de una profecía del Antiguo Testamento de una “mujer” que da a luz sin “dolor” de parto (Isaías 66, 7-8).

Desde una antigua perspectiva judía, la ausencia de dolores de parto era una señal de que había llegado el tiempo del Mesías y que Dios estaba deshaciendo los efectos de la caída de Adán y Eva, como el dolor en el parto (Génesis 3:16) . Era una señal de que el nacimiento de Cristo era el comienzo de una nueva creación.

Los antiguos cristianos también creían que María se libró del dolor del parto porque no se libraría del dolor de ver morir a su Hijo en el Calvario.

De hecho, Jesús mismo compara su crucifixión con el “dolor” de una “mujer” que da a luz (Juan 16: 20-22), y luego se dirige a María como una “mujer” cuando se la da a Juan en la Cruz (Juan 19 : 25-27).

En otras palabras, es precisamente a través de los “dolores de parto” de la Cruz que María se convierte en la madre, no solo de Juan, sino, como dice el libro del Apocalipsis, de todos los que creen en Jesús (Apocalipsis 12,17).

Por eso escribí este libro. Para que todos puedan escuchar a Jesús diciéndoles personalmente sus últimas palabras: “He aquí tu madre” (Juan 19,27).

Let's block ads! (Why?)

03:37
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets