Papa Francisco apenado por burla contra indígena invitado al Sínodo

En el discurso de apertura de la primera congregación general del Sínodo, el papa Francisco advirtió a los participantes de la Asamblea: “Si alguien viene con intenciones pragmáticas, rece, se convierta y abra el corazón hacia una perspectiva paradigmática que nace de la realidad de los pueblos”. Además, clamó: “El Espíritu Santo es el actor principal del Sínodo. ¡Por favor, no lo echemos de la sala!”. 

El Papa lamentó el “desprecio de los pueblos” originarios, como si fueran una “civilización de segundo grado”, incluso “calificándolo o poniendo distancias”.

Y se refirió a un tema puntual: la ‘burla’ ocurrida ayer durante la misa en la Basílica de San Pedro contra un hombre indígena invitado a Roma: “Ayer me dio mucha pena, escuchar aquí adentro, un comentario burlón, sobre ese señor piadoso  que llevó las ofrendas con plumas en la cabeza, dime: ¿que diferencia hay entre llevar plumas en la cabeza y el tricornio que usan algunos oficiales de nuestro dicasterio?”. 

TIZIANA FABI | AFP

“Nos acercamos con corazón cristiano y vemos la realidad de la Amazonia con ojos de discípulos para comprenderla e interpretarla”, exhortó el Papa durante su discurso ante la primera Congregación General de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazonica, sobre el tema: Amazonía, nuevos caminos para la Iglesia y para la ecología integral (6-27 de octubre de 2019).

9 países componen la Panamazonía y alrededor de tres millones de indígenas viven allí, representando alrededor de 390 pueblos y nacionalidades distintos.

Las palabras del Papa también responden a las críticas del ‘documento de trabajo’ y a los enemigos del SÍnodo Amazónico. Pues, sostuvo, el Sínodo “no es un parlamento, no es un locutorio, no demostrar quien tiene más poder sobre los medios y quien tiene más poder entre las redes para imponer cualquier idea o cualquier plan”.

En el documento preparatorio: Amazonía: nuevos caminos para la Iglesia por una ecología integral, difundido en junio, se afirma que el 75% de la población amazónica vive en la ciudad. 

Los indígenas viven pobreza y marginación, por ende se cuentan entre las personas más pobres del planeta, pues el 15% son indigenas. Ellos sufren exclusión social, xenofobia y discriminación política. 

Antes del discurso inaugural del Obispo de Roma, se realizó este lunes una oración con la invocación al Espíritu Santo en la Basílica Vaticana. Sucesivamente, la multitud conformada por los representantes de los pueblos originarios, 184 padres sinodales, cardenales, expertos e invitados, se trasladó  hasta el Aula Nueva del Sínodo en una procesión que cantaba y rezaba. 

ANDREAS SOLARO | AFP

A continuación, la crónica completa del discurso inaugural del Papa de los trabajo de la primera Congregación General de la Asamblea: 


Ojos de discípulo

El papa Francisco caminaba junto a este pueblo de pastores, misioneros e indígenas. En su primer discurso, Francisco explicó que el Sínodo tiene varias dimensiones: pastoral, cultural, social y ecológica. Destacó que la dimensión pastoral es la que “abarca todo”. 

“Nos acercamos con corazón cristiano y vemos la realidad de la Amazonia con ojos de discípulos para comprenderla e interpretarla”, sostuvo. 

El Papa invitó a los ‘padres sinodales’ a ser discípulos para el anuncio de Jesucristo y advirtió que el “anuncio no se debe confundir con proselitismo”. Por eso, insistió en abordar la realidad de la Amazonia “con ojos de misioneros” y de “discípulos”.

“También nos acercamos a los pueblos amazónicos en punta de pie, respetando su historia, sus culturas, su estilo del buen vivir”, argumentó el Papa que sostuvo que cada pueblo tiene “entidad propia”.

No a colonizaciones ideológicas

Nos acercamos (a la realidad de la Amazonia) ajenos a colonizaciones ideológicas que destruyen o reducen la idiosincrasia de los pueblos”. 

El Papa alertó sobre el “afán por domesticar” a los pueblos originarios. “Nos acercamos sin afán empresarial de hacerles programas pre-confeccionados, de disciplinar los pueblos amazónicos, disciplinar su historia y su cultura”. 

Destacó que cuando la iglesia de olvidó de acercarse a un pueblo y no se “inculturizó, incluso llegando a “menospreciar a ciertos pueblos”, cosechando tantos fracasos. Entonces, citó a dos  jesuitas italianos, Roberto de Nobili, SJ, que fue un misionero en el sur de la India a mediados del siglo XVII y Matteo Ricci que fue un misionero en China donde pasó casi treinta años predicando.

Laboratorio ilustrado e iluminista

“El centralismo homogeneizante y homogeneizador no dejó surgir la autenticidad de la cultura de los pueblos”. Las ideologías son un arma peligrosa, siempre tendemos a agarra a una ideología para interpretar a un pueblo”, sostuvo. 

Francisco invitó a los obispos que lo asesoran a salir de las ideologías porque son “reductivas y nos llevan a la exageración en nuestra pretensión de comprender, intelectualmente, pero sin aceptar, comprender sin admirar, comprender sin asumir”. 

“Entonces, continuó, se recibe la realidad en categorías, las más comunes son las categorías de ‘ismos’”. “Cuando nos acercamos a la realidad de algún pueblo originario hablamos de ‘indigenismos’ y cuando queremos darle alguna pista de salida a su vivir mejor, no les preguntamos, hablamos de ‘desarrollismo”. 

Francisco indicó que estos “ismos” reformulan la vida desde “el laboratorio ilustrado e iluminista”. “Son lemas que van echando raíces y programan el acercamiento a los pueblos originarios”. 

Desprecio de los pueblos 

“En nuestro país un lema: ‘Civilización y barbarie’ sirvió para dividir, exterminar y llegó al culmen, hacia fines de los años ochenta, aniquilar a la mayoría de los “pueblos originarios”, porque eran ‘barbarie’ y la ‘civilización’ venía de otro lado”. 

“Es el desprecio de los pueblos” y lamentó que ese lema: ‘Civilización y barbarie’ sigue vigente  en su patria, Argentina, realidad que ha tomado de referencia para hablar “de la propia experiencia”. 

“Se habla de civilización de segundo grado, los que vienen de la barbarie y hoy son los ‘bolistas’ ‘los paraguayos’, ‘los paraguas’, los ‘cabecita negra’, siempre ese alejarnos de la realidad de un pueblo, calificándolo o poniendo distancias, esa es la experiencia en mi país”, agregó. 

Ayer me dio mucha pena, escuchar aquí adentro, un comentario burlón, sobre ese señor piadoso  que llevó las ofrendas con plumas en la cabeza, dime: ¿que diferencia hay entre llevar plumas en la cabeza y el tricornio que usan algunos oficiales de nuestro dicasterio?”.  [Aplausos]

“Entonces corremos el riesgo de proponer medidas, simplemente pragmáticas, cuando, por el contrario, se nos pide una contemplación de los pueblos, una capacidad de admiración, que haga nacer un pensamiento paradigmático”. 

El Papa advirtió a los presentes: “Si alguien viene con intenciones pragmáticas, rece, se convierta y abra el corazón hacia una perspectiva paradigmática que nace de la realidad de los pueblos”. 

Deforestación, uniformización y explotación

“No hemos venido aquí a desarrollar programas de desarrollo social, o de custodia de culturas tipo museo, o de acciones pastorales con el mismo estilo no contemplativo con el que se están llevando adelante las acciones de signo contrario; deforestación, uniformización y explotación”. 

“Ellos también hacen programas que no respetan la poesía – me permito la palabra- de la realidad de los pueblos que es soberana”. 

Francisco invitó a los padres sinodales, reunidos en el Vaticano, de cuidarse de la “mundanidad”, de la manera de exigir “puntos de vista, cambios, en la organización”. 

Las palabras del Papa responden a las críticas del ‘documento de trabajo’ del Sínodo, que como recordó el cardenal Lorenzo Bardisseri, no es un documento pontificio o doctrinal. Algunos cardenales y monseñores clamaron la ‘herejía’ y ‘desconcierto’ 

La mundanidad “nos hace alejarnos de la poesía de los pueblos”, respondió el Papa a las críticas. “Venimos a contemplar, a  comprender, a servir a los pueblos y lo hacemos recorriendo un camino sinodal y lo hacemos en sínodo, no en mesas redondas, no en conferencias y discusiones, lo hacemos en sínodo”. 

Sínodo no es un parlamento 

El Obispo de Roma argumentó que un Sínodo “no es un parlamento, no es un locutorio, no demostrar quien tiene más poder sobre los medios y quien tiene más poder entre las redes para imponer cualquier idea o cualquier plan”. 

“Esto configuraría una iglesia congregasionista, si pretendemos buscar por medio de las encuestas quien tiene mayorías. Una iglesia sensacionalista, tan lejana, tan distante, de nuestra santa madre la Iglesia católica, como gustaba decir a San Ignacio: nuestra santa madre la Iglesia jerárquica”. 

El Papa definió el motivo de esta agregación: “Sínodo es caminar juntos, bajo la inspiración y la guía del Espíritu Santo”. Luego sorprendió a la mayoría de obispos: “El Espíritu Santo es el actor principal del Sínodo. ¡Por favor, no lo echemos de la sala!”.

Sobre la metodología de la cita, afirmó que se “hicieron consultas, se discutieron en las conferencias episcopales, en el consejo pre sinodal, se elaboró el instrumento de trabajo, que como saben es un texto mártir, destinado a ser destruido”. El documento, indicó, es un “punto de partida”. 

Francisco sostuvo que es el momento de caminar: “Hay que dejar que el Espíritu Santo se exprese en esta Asamblea, se exprese en nosotros, se exprese con nosotros, a través de nosotros y se exprese, pese a nosotros, pese a nuestras resistencia que es normal que las halla”.

El Papa invitó a rezar por el evento eclesial: “Hermanas y hermanas, les pido que recemos mucho”.

Escuchar con humildad

“Reflexionar, dialogar, escuchar con humildad, sabiendo que yo no sé todo, y hablar con  coraje, con parresía, aunque tenga que pasar vergüenza, decir lo que siento, discernir. Y todo esto dentro custodiando la fraternidad que debe existir aquí dentro”. 

Para favorecer esta actitud de reflexión, como ocurrió en el Sínodo pasado sobre la juventud, el Pontífice invitó a hacer silencio después de cada cuatro intervenciones. “Alguno decían: Peligroso, padre, porque se van a dormir”, dijo el Papa suscitando risas entre el público. 

Finalmente, el Papa dijo que estar en el Sínodo “es animarse a participar en un proceso, no es ocupar un espacio en la sala”.  

Los “procesos eclesiales”, dijo, tienen una necesidad: ser custodiados, cuidados, acompañados como a un bebé, “cuidados con delicadeza, necesitan calor de comunidad, calor de madre iglesia”. 

Prudencia en la comunicación externa 

El Papa invitó a los participantes del Sínodo a cuidar de la atmósfera fraternal, el aire de intimidad del aula, de no sacar todo fuera del aula sin discernimiento. 

“Pero no se trata, respecto a quienes debemos informar, de un secreto más propio de las logias que de la comunidad eclesial, pero sí de delicadez y de prudencia en la comunicación que haremos fuera”. 

El Papa indicó que los periodistas están para servir a la información y hay espacios para ello: las conferencias de prensa y otras citas que planificó la Oficina de Prensa de la Santa Sede y la organización del Sínodo.

Francisco lamentó lo que ocurrió en otras ocasiones: Hubo un “sínodo dentro y otro fuera” . “El sínodo de adentro que siguió un camino de madre Iglesia, del cuidado de los procesos, del sínodo de afuera que, por una información dada con ligereza, dada con imprudencia, mueve a los informadores de oficio, a equivocaciones”. 

El jefe de la iglesia católica agradeció a los presentes y les exhortó: “Por favor no perdamos el sentido del humor”.

Let's block ads! (Why?)

06:49
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets