“Lo que usted pida al Padre, Él se lo dará”: Sí, pero …

Cuántas veces después de orar, quedamos decepcionados que nada haya pasado como lo habíamos pedido al Señor. ¿Y si no es Dios quien no nos escucha, sino nosotros que no hemos entendido todo el significado de la oración de petición?

La oración de petición plantea muchas preguntas. Hay que reconocer que a veces es malinterpretada. Uno puede sonreír a la abuela que reza para que su nieto apruebe sus exámenes cuando él no ha trabajado durante todo el año. Uno puede preocuparse cuando la gente reza para ganar la Lotería. Estamos aquí en un universo mágico, que no tiene nada que ver con el Evangelio. A menudo se dice: Dios no es un distribuidor automático. Él no está encargado de compensar nuestra incompetencia o pereza. Ciertamente no vendrá al rescate de nuestros caprichos o nuestras pasiones. Esto sería la inversión pagana de Nuestro Padre: “Que se haga nuestra voluntad, que nuestro reino venga, que nosotros seamos Dios”. Nuestras peticiones son muy ambiguas. ¿Deberíamos eliminarlas? ¡Claro que no!

“Vuestro Padre sabe lo que usted necesita”

La Biblia está llena de llamadas y súplicas. Esta es la exhortación de san Pablo: “Os animo, sobre todo, a hacer peticiones, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres” (1 Tim 2, 1). Jesús él mismo tiene intenciones de oración: para que la fe de Simón Pedro no se hunda, para que Lázaro resucite, para que sus discípulos se mantengan en la unidad y sean protegidos del mal … Por parábolas y por alientos Él enseña a rezar sin cansarse. “Lo que le pidas al Padre en mi nombre, él te lo dará” (Jn 16:23). Si los padres de la tierra son capaces de dar cosas buenas a sus hijos, con mas razón, a aquellos que Le rezan, el Padre del Cielo les dará “cosas buenas” y lo más preciado de todos, “el Espíritu Santo “. Ahora el Espíritu Santo no excluye el resto.

¿Se interesa Dios por los detalles de nuestras vidas y por nuestras preocupaciones? Debes responder sí sin dudarlo. Es un Padre, no un principio abstracto. ¿Actúa a este nivel práctico? Sí, podemos decirlo. Pero, ¿cómo actúa? Muy raramente por milagros, es decir, con intervención directa, – ¡pero esto puede suceder! Por lo general, inclinando desde el interior, con la fuerza y la dulzura del Espíritu Santo, las causas segundas, especialmente nuestras libertades. Pero también a menudo permitiendo estos encuentros felices y estas sorprendentes coincidencias que los paganos atribuyen al azar, y donde nosotros reconocemos la Providencia. Pero, diremos, ¿por qué preguntar?

¿La oración sería una información para hacer que Dios tome conciencia de nuestras necesidades? No, “porque su Padre sabe lo que necesita, incluso antes de que lo pida” (Mt 6: 8). ¿La oración sería entonces una especie de presión ejercida sobre Dios, para obtener una gracia? ¡No! En la oración de petición, no es Dios quien cambia, somos nosotros. Por eso debemos perseverar. No es Dios quien es sordo, es nuestra oración la que aún no es lo suficientemente profunda, pura, fuerte, humilde. La súplica abre nuestro corazón, abre en nosotros y en este mundo los pasajes a la gracia. Dios podría hacerlo todo solo; Él prefiere actuar con nosotros, a través de nosotros, y especialmente a través de nuestra oración.

Por el Padre Alain Bandelier

Let's block ads! (Why?)

03:57
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets