La energía nuclear cuesta el doble que las energías renovables

La energía nuclear se está quedando atrás, y hoy resulta mucho más económico, incluso para hacer frente al cambio climático, el uso de las energías renovables. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado el último Informe de la Industria Nuclear Mundial (WNISR), elaborado por un grupo de expertos independientes, liderado por Mycle Schneider, y hecho público en París hace unos días.

Las energías renovables no producen, igual que la energía nuclear, CO2 y gases de efecto invernadero y sus fuentes son principalmente cuatro: energía mareomotriz (mareas), energía hidráulica (embalses), energía eólica (viento), energía solar (sol) y energía de la biomasa (vegetación).

Una central nuclear cuesta, de promedio, 10 años construirla, aunque la Asociación Nuclear Mundial (WNA) sitúa este dato entre 5 y 8 años. Durante la construcción de nuevas centrales nucleares, se utilizan combustibles fósiles y emiten dióxido de carbono. Además, la energía nuclear produce residuos nucleares y precisa de mineral de radio oxidado. Según Schneider “para proteger el clima, debemos reducir la mayor cantidad de emisiones de dióxido de carbono al menor coste y en el menor tiempo posible”.

En cuanto a los costes de construcción, en las energías renovables se han reducido  un 88 por 100 para la solar y un 69 por 100 para la eólica, pero para la energía nuclear los costes han aumentado un 23 por 100. La nuclear, sin embargo, tiene también sus ventajas como la provisión de energía de forma más rápida y suministra más energía de bajas emisiones por año que las energías solar y eólica.

Donde no puede competir la nuclear, sobre las energías renovables, es en el precio. Así, el coste de generación de energía solar oscila entre 36 y 44 dólares por megavatio, y la eólica entre los 29 y 56 dólares por megavatio. La energía nuclear cuesta más del doble, hoy oscila entre los 112 y los 189 dólares por megavatio.

Visto esto, la energía nuclear no puede competir con las energías renovables, ni en precio por megavatio, ni en coste de construcción, ni en capacidad de generación. Además, los reactores nucleares cada vez son menos económicos y no neutralizan con la misma rapidez las emisiones de CO2 que las formas de generación limpias. Según el Informe sobre la Industria Nuclear Mundial, los costes nivelados de la nuclear se han incrementado un 23%.

Entonces: ¿hay que cambiar nuclear por renovables? Según la opinión de distintos expertos, se puede llegar a la conclusión de que, como la tecnología no se puede cambiar de un momento a otro sin pagar un alto coste en eficiencia y calidad de servicio, hay que ir por partes.

En primer lugar, hay que acabar lo antes posibles con las energías que más CO2 producen, los gases de efecto invernadero, que son las de origen fósil, como el carbón. No es que hay que hacer una cosa después de otra, pues conviene hacerlas al mismo tiempo. Sin embargo, el mayor contaminante es el carbón, y ni China, ni India ni Turquía están por la labor, siendo importantes productores de carbón. Lo predican, pero no lo cumplen.

Por otro lado, el desmantelamiento de las centrales nucleares cuesta mucho tiempo y dinero, aparte de toda la cuestión de los residuos. En estos momentos, hay en construcción unas cien centrales nucleares en todo el mundo, que han recibido inversiones millonarias, con lo que la energía nuclear será difícil eliminarla en un tiempo más o menos breve, y los principales inversores en esta energía son precisamente las potencias industriales.

Let's block ads! (Why?)

05:19
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets