Ayuné durante 24 horas – esto fue lo que pasó

Nota del editor: Si bien el ayuno es una práctica de larga data para muchos cristianos y es útil para muchas personas, primero debe consultar con su médico si tiene ciertas afecciones médicas, está embarazada o amamantando, o ha tenido un trastorno alimenticio.

La semana pasada hice algo loco. Después de escuchar algunos podcasts sobre los beneficios del ayuno prolongado (más de 24 horas), mi curiosidad se despertó y decidí probarlo.

También decidí no decírselo a mi familia por adelantado, por dos razones: primero, quería seguir la advertencia de las Escrituras de ayunar en secreto, y segundo, no quería admitir el fracaso si fallaba. Después de todo, 24 horas con nada más que agua, té verde y algunos electrolitos es un desafío serio.

Pensé que también podría matar dos pájaros de un tiro y comenzar un día en que trabajo por la noche, ya que he estado tratando de dejar el hábito de cenar a las 10 p.m. cuando llego a casa. Intencionalmente tomé mis comidas más temprano ese día, comiendo mi última comida a las 4 p.m. antes de irme a trabajar.

Esperaba que esa noche fuera la más fácil, pero aun así comí una gran comida rica en nutrientes, que funcionó como se esperaba. Cuando llegué a casa del trabajo, no tenía hambre. Pero estaba de mal humor.

Siempre tengo al menos una hora de papeleo para terminar en casa en las noches cuando trabajo, y a menudo ceno mientras lo hago. Sin cenar, no tenía nada que esperar excepto … qué asco … papeleo. Y extrañamente, sin el hambre motivadora a la que me había acostumbrado, estaba cansada.

No estoy orgulloso de eso, pero la verdad es que esa hora de trabajo fue una de las horas más amargas y más autocompasivas que he experimentado en mucho tiempo.

Sin embargo, lo hice y me desplomé en la cama, una hora antes de lo habitual, lo cual fue una ventaja inesperada. Pero cuando desperté, no me sentí renovada. Me sentía aturdida y casi tan cansada como la noche anterior, solo a la mitad de mis 24 horas.

Sin embargo, tengo un nivel saludable de curiosidad científica y un nivel insalubre de terquedad pura, así que lo resistí. A la hora 16 estaba hambrienta. La comida era lo único en lo que podía pensar.

Afortunadamente para mí, tuve que trabajar poco después de eso, y estoy 99% segura de que dejar mi tarjeta de débito en casa cuando salí fue mi gracia salvadora.

Me sentí un poco brumosa y fuera de lugar durante la primera hora más o menos de trabajo, pero a la 1 p.m. –18 horas después- mi cabeza se aclaró y comencé a sentirme bastante bien. No genial, pero mucho mejor. Me mantuve ocupada hasta que llegó el momento de recoger a los niños de la escuela y comenzar la tarea y la cena.

Cuando llegamos a casa, sucedió algo curioso. Comencé a preparar la cena y a ayudar con los deberes y me di cuenta de que me sentía en paz: 20 horas después de mi ayuno.

No tenía mucha energía ni me sentía anormalmente feliz, solo me sentía tranquila. Incluso cuando los cinco niños me hacían preguntas sobre la tarea exactamente al mismo tiempo que intentaba evitar que las cebollas se quemaran, estaba tranquila.

No pretendiendo estar tranquila por fuera, sino realmente, profundamente en mi espíritu tranquila y en paz. Fue una experiencia tan increíble que casi no quería comer cuando finalmente llegué a la hora 24 … Casi.

Por supuesto, cené con los niños y los ayudé a terminar la tarea antes de comenzar los rituales antes de dormir. Leímos historias y cantamos canciones y, aunque había comido, todavía tenía ese sentimiento extrañamente pacífico.

Fue una de las mejores noches que hemos tenido en mucho tiempo, y los niños me lo dijeron. Esa noche me fui a la cama sintiendo una profunda sensación de gratitud porque mi curiosidad y terco orgullo me habían impulsado a través de lo que solía pensar que era una penitencia loca, casi bárbara, al estilo del Antiguo Testamento.

Resulta que el ayuno tiene beneficios que van mucho más allá de lo físico. Sí, te obliga a confiar más en Dios (créeme, hubo muchos momentos entre las 16 y las 18 horas en que tuve que rogarle a Jesús que tomara el volante).

Pero también sospecho que tiene un efecto de renovación espiritual que es muy similar a la renovación física que experimenta el cuerpo.

Puede haber explicaciones científicas a la paz que sentí, y todavía siento … pero esas explicaciones no disminuyen lo agradecida que estoy por el regalo inesperado que vino con un ayuno de 24 horas.

Ayunar de esta manera no es para todos, y nunca debe usarse para encubrir un problema más profundo, pero aquellos que pueden beneficiarse de ello pueden considerar que es una práctica útil intentarlo.

Te puede interesar: 3 beneficios del ayuno para la salud mental, según Tomás de Aquino

Te puede interesar: El “boom” del ayuno intermitente, ¿de qué se trata?

Te puede interesar: Los beneficios en la salud del ayuno y la abstinencia de carne

Let's block ads! (Why?)

04:44
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets