Y enjugará las lágrimas de todos los rostros…

El sábado se declaró un incendio en el campo Moria, que acoge a 13.000 refugiados en la isla griega de Lesbos (tiene cabida para sólo 3.000, así que pueden imaginarse las condiciones en que viven estos miles de seres humanos). El fuego, tras cobrarse la vida de una mujer y un niño, fue extinguido por medio de hidroaviones (si, esos que arrojan agua a distancia, como si fumigaran mosquitos, sin considerar que lo que había debajo eran personas desesperadas). Cuando los refugiados protestaron por el trato recibido, la policía cargó contra ellos con gases lacrimógenos.

La historia la cuenta en imágenes Angelos Tzortzinis, corresponsal de AFP. En la imagen, un niño rompe a llorar en brazos de su padre después de la carga policial, mientras éste intenta protegerse de los gases lacrimógenos.

“Él secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte, ni pena, ni queja, ni dolor, porque todo lo de antes pasó” (Ap 21, 4).

Let's block ads! (Why?)

05:01
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets