Papa Francisco: Cristianos, construyan un mundo más justo

Los cristianos están llamados a construir un “mundo más justo” donde todos puedan tener la igualdad de oportunidades, dijo el Papa Francisco desde la Plaza de San Pedro el 29 de septiembre de 2019. El pontífice celebra la misa con motivo del día de los migrantes y refugiados.

Demasiado ocupados buscando preservar nuestro bienestar, advierte el Papa en su homilía, “corremos el riesgo de no vernos” de aquellos en dificultades. Sin embargo, “no podemos permanecer indiferentes” ante la tragedia de la pobreza, la soledad “más oscura”, el desprecio y la discriminación de quienes “no pertenecen a nuestro grupo”. Frente a ellos, “no podemos no llorar”, dice el Papa con fuerza antes de hacer un largo silencio.

Por lo tanto, cada hombre y mujer de Dios está llamado a amar a su prójimo como a sí mismo, es decir, “esforzarse sinceramente por construir un mundo más justo”. Un mundo donde todos puedan acceder a los bienes de la tierra, donde todos tengan la oportunidad de realizarse como individuos y familias, donde se garanticen los derechos y la dignidad fundamentales.

Amar al prójimo significa acercarse a uno mismo, “tocar las heridas”, compartir la historia y “manifestar concretamente la ternura de Dios hacia él”. También significa rescatar a todos los “malos” en las carreteras del mundo, para aliviarlos y llevarlos al lugar de bienvenida más cercano.

Esta “preocupación amorosa” por los menos afortunados es una “característica distintiva” del Dios de Israel, según el Papa, que se requiere de todos los que quieran pertenecer a su pueblo. “Por eso debemos prestar especial atención” a los extranjeros, así como a las viudas, los huérfanos y todos los que hoy son rechazados.

“Restaurar su humanidad”

En el mensaje de este 105º Día Mundial de los Migrantes y Refugiados, un tema “vuelve como un estribillo”, enfatiza al pontífice: “No se trata solo de los migrantes”. “Y es verdad”: se trata de todos los habitantes de las “periferias existenciales” víctimas de la cultura del desperdicio. El Señor, asegura el sucesor de Pedro, pide “restaurar su humanidad, al mismo tiempo que la nuestra”, sin excluir a nadie.

Antes de la consagración eucarística, el papa Francisco incensó el altar con incienso ofrecido por la comunidad etíope de Roma. También recibió ofrendas de manos de familias nigerianas, sirias y filipinas. A lo largo de la ceremonia, los cantos litúrgicos en lenguas africanas resonaron en la Plaza de San Pedro.

Los lectores de las oraciones oraron al Señor, en árabe, para guiar los pasos de los migrantes y criar al que ha caído, en francés, para fortalecer a los cristianos perseguidos. En swahili, se le pidió que acogiera en paz a los “hermanos muertos en busca de la verdadera libertad”.

Let's block ads! (Why?)

04:41
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets