EE. UU. deja de ser un lugar de esperanza para los refugiados de todo el mundo

La inscripción que se colocó en 1901 en el interior del pedestal de la Estatua de la Libertad, y que corresponde a los últimos versos del poema “El nuevo coloso” (1883) de la escritora estadounidense Emma Nazarus (1849-1897), fue, durante muchos años para los refugiados de todo el mundo que llegaban a Nueva York, una luz en las tinieblas.

“Dame a los que están rendidos, a tus pobres, a tus hacinadas multitudes anhelantes de respirar en libertad; el desdichado desecho de tu rebosante playa. Envía a estos, los desamparados, sacudidos por las tempestades, a mí. ¡Yo alzo mi faro detrás de la puerta dorada!”.

Hoy ya no lo es. Sus palabras han caído en la práctica de una administración federal encabezada por el presidente Donald Trump que ha puesto el límite más bajo de aceptación de refugiados (18.000) para el próximo año fiscal de Estados Unidos que va del 1 de octubre de 2019 al 30 de septiembre de 2020.

El anuncio hecho el 26 de septiembre ha levantado una oleada de inconformidad en la Iglesia católica y en organizaciones como Cáritas de Estados Unidos. ¿La razón? Se trata del menor número de refugiados admitidos por la nación americana desde que se creó el programa en 1980.

En el peor momento

Aunque todavía la medida no es aprobada por el Congreso los timbres de alarma se han encendido en muchos lugares del planeta porque se está viviendo en la actualidad la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, y que Estados Unidos –como dijo el obispo Joe S. Vásquez, de Austin, Texas—“se haga de la vista gorda”, va en contra de los valores de la nación.

De acuerdo con la información disponible, de los 18.000 refugiados que aceptaría el país del norte, 5.000 plazas serían para quienes huyen de persecución religiosa; 4.000 iraquíes y 1.500 guatemaltecos, hondureños y salvadoreños. También se permitiría que 7.500 refugiados de otros países se reubiquen en los Estados Unidos.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el límite para la cantidad de refugiados aceptados en Estados Unidos no pudo llegar en peor momento pues se calcula que hay, aproximadamente, 71 millones de personas desplazadas en todo el mundo.

El año fiscal que concluye este 30 de septiembre, el gobierno de Trump ya había puesto el límite en 30.000, mismo que había sido el nivel más bajo en la historia. Ahora casi le quita la mitad y deja en la indefensión a miles de familias que habían visto en Estados Unidos, y en la Estatua de la Libertad, la tierra de la libertad y la casa de acogida para los “sacudidos por tempestades”.

Let's block ads! (Why?)

05:31
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets