5 remedios para dejar de sentirte solo

Sentirse solo o sola es una situación que, de forma más o menos prolongada, todos hemos experimentado alguna vez. Es un sentimiento que nos causa tristeza y que apaga el tono vital.

Hay formas de soledad que se presentan en una determinada situación, por ejemplo cuando uno debe lidiar en solitario una cuestión importante de la vida: nadie más puede decidir por nosotros. Casarse, entregarse a Dios, por ejemplo, son decisiones en las que es uno y nadie más el que decide qué paso da. Tal vez cuente con ayuda y consejo de otras personas, pero es definitivamente uno el que resuelve la situación y da el paso en un sentido o en otro. Esa es una soledad que va unida a la condición humana y que incluso perfecciona nuestra libertad. Es uno mismo y no otros quien decide cómo orienta su vida.

mature couple
DGLimages - Shutterstock

Sin embargo, existe la soledad del que echa en falta la dimensión relacional que todas las personas tenemos por naturaleza. No tenemos “compañeros de viaje”: en la familia, en la vida en general. Y eso es un peso que puede llegar a ser peor que cualquier enfermedad física.

¿Cómo combatir esa soledad sobre todo en la madurez, cuando uno ha tenido ocasiones para conocer y entablar amistad con otras personas, incluso para disfrutar de muchas relaciones sociales, pero nota que le faltan los amigos de verdad?

Revisa qué valor das al trabajo

A veces nosotros somos los que hemos conducido nuestra propia vida a la soledad. Tal vez nos hemos volcado en lo profesional y hemos arrinconado las relaciones familiares y sociales.

¿Tienes profesionalitis (o sea, inflamación de la profesión)? Reordena las prioridades de tu vida y pon el trabajo en el lugar que le corresponde. No debemos vivir para el trabajo o eso tarde o temprano nos pasará factura.

PATCHWORK
Dolors Massot-ALETEIA

Revisar el valor del trabajo guarda relación con tus horarios, tu disponibilidad, tu gestión del tiempo para el descanso, tu vanidad, tu codicia…

Al mismo tiempo, examina cuál es tu dimensión relacional en el trabajo: cómo tratas a tus compañeros, a las personas que dependen de ti, a tus clientes, a tus jefes. Porque si uno trabaja bien y entiende el trabajo como un servicio, es lógico que haga amigos ahí.

A no ser que seas un observador meteorológico en la Antártida, lo habitual es que tu trabajo tenga contacto con otras personas, de modo que revisa con quién tratas y cómo los tratas.

Algo pequeño: mejora en un punto de tu carácter

Vamos a romper la coraza que te aleja de los demás. Aunque creas que eres perfecto (o que ya no vas a cambiar) y que no hay nada que se interponga entre los demás y tú, piensa que seguramente tu perfección tiene algunas grietas. Todos somos mejorables. Y no debemos esperar a que sean los demás quienes den el primer paso para gestar una amistad.

Proponte una pequeña mejora en algún punto.

Por ejemplo, sonreír. En algunas culturas, está mal visto sonreír en público, pero ese gesto tan sencillo responde a un actitud interior de apertura que te hará más fácil la relación con los demás.

AJR_Photo

Sonreír nos ayuda a pensar en los demás, a abrirnos al exterior y a preocuparnos por el de enfrente.

Otros aspectos de mejora posible: el espíritu de servicio, la generosidad, tus reacciones en las reuniones de grupo, tu preocupación real por los que te rodean…

Da un paso real: ayuda a quien lo necesite

Sal de tu entorno diario y de tu zona de confort y explora tu área (tu barrio, tu pueblo, tu comunidad, tu ciudad). Puedes encontrar una residencia de ancianos cerca de tu casa o, sin ir más lejos, un vecino que necesite compañía. Interésate por sus cosas y es posible que puedas echarle una mano. Dedicarle un tiempo de visita para él será una ayuda impagable. Y a ti, ese darte a los demás apagará tu sensación de soledad.

BEZDOMNI PIELGRZYMUJĄ Z NIEPEŁNOSPRAWNYMI
fot. Edyta Foryss

Puedes colaborar en alguna acción de voluntariado más organizada, lo cual te permite además compartir valores y estilo de vida con otras personas interesadas en la misma causa.

Búscate una afición real y posible

Está muy bien que te guste la pesca, ¿pero dispones de caña? Lo mismo puede ocurrirnos con algunas aficiones para las que en su día nos compramos el material adecuado pero luego nunca encontramos tiempo para llevarlas a cabo. ¿Alguien compró acuarelas pensando que un día iría a la playa y pintaría el mar?

Para que las aficiones nos resulten un remedio contra la soledad, vamos a hacer que sean reales. Piensa en algo vinculado al deporte, a la música, al arte, a los idiomas, a los viajes, a la cultura… Y piensa cuándo vas a dedicarle tiempo. Dale una forma que te permita conocer a otras personas interesadas en lo mismo. Si te gusta la literatura, busca una biblioteca y apúntate a un club de lectura. Si quieres hacer running, apúntate a un grupo que haga tu recorrido en tu horario.

Farm
AlessandroBiascioli - Shutterstock

Cualquier actividad que permita el contacto con otras personas es ya un punto de partida para comenzar una nueva amistad: desde la caligrafía hasta la observación de pájaros y desde las manualidades hasta el jazz.

Distingue la soledad subjetiva de la soledad objetiva

Haz examen acerca de las causas que motivan tu soledad. Podrás diferenciar entre una soledad subjetiva, la que te hace sentir sola, y la soledad objetiva, la que responde a la realidad. Estas dos ideas nunca aparecen en solitario. Es posible que te sientas sola y eso responda a una auténtica situación de soledad; pero podría ocurrir también que te sintieras sola por una cuestión de sentimientos que, sin embargo, no se corresponden a la realidad porque dispones de familia que te atiende y de amigos que velan por ti.

SAD WOMAN
By Goran Bogicevic | SHUTTERSTOCK

En el caso de que esa soledad sea un sentimiento abrumador que, sin embargo, no responde a la realidad, será conveniente que consultes con un psicólogo o, en su caso, un médico psiquiatra. Podría tratarse de una depresión y debes afrontarla con ayuda profesional.

Let's block ads! (Why?)

02:54
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets