Que no (otra vez), que el Papa no interviene en la política argentina

El Papa Francisco no emitió opinión alguna sobre la Argentina en la campaña electoral. Tampoco insinuaron voto o preferencia en la Conferencia Episcopal Argentina. Pese a ello, ha sido recurrente la intención de involucrar al Papa en escenarios que en palabras y gestos ha evitado todo el año.

Si algo tuvo que ver la Iglesia con el último resultado electoral en la Argentina, podrá haber sido en el impacto que probablemente la postura y el posicionamiento que alguno de los partidos o candidatos produjo en los votantes católicos.

Difícilmente consideraciones como el aborto, o algunas agresiones escuchadas en torno a la discusión sobre el financiamiento de la Iglesia hayan pasado desapercibidas para varios de ellos, además de otras que tienen que ver con cómo abordar cuestiones y demandas sociales. Es sentido común: los católicos, sean de la clase social que sean, son tan Iglesia como el Papa y los Obispos, y en general deciden su voto a conciencia.

Según el diario británico Financial Times, el Papa Francisco alentó la reconciliación entre el candidato peronista a la presidencia por el Frente de Todos Alberto Fernández y su candidata a vicepresidente, la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner.

Durante años distanciados, y con acusaciones reciprocas graves, hace pocos meses aunaron fuerza y presentaron una fórmula que fue la más votada en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de hace una semana.

Lo habría hecho, según una fuente identificada como “asesor cercano” a Fernández, durante una reunión de éste con el Papa a principios de 2018. La reunión tuvo lugar en febrero de ese año, y a su término Fernández dio varias entrevistas en las que manifestó haberse sentido muy a gusto con el Papa, y en una ocasión hasta se manifestó ofuscado porque se le había dado más trascendencia a una reunión que entonces tuvo con Cristina Fernández, con quien comenzaba a acercarse, que al encuentro con el Papa.

Seguramente el Papa Francisco habrá alentado a Fernández a trabajar en común con otros, como lo hace desde siempre. Trabajen juntos, sin pausa, por el bien común, instó recientemente a parlamentarios monegascos, por poner un ejemplo. Se trata de una invitación frecuente de todos los pontífices y obispos en general.

Pero asegurar que el Papa Francisco ha instado al armado de una fórmula de reunificación peronista es algo lo suficientemente fuerte y grave como para asegurarlo con una fuente no identificada. Aunque el Financial Times no avanza en ese sentido, algunos medios de comunicación argentinos interpretaron esa versión en esa línea.

Asimismo, que los políticos se enemistan y se acercan, unen fuerzas y se distancian, pero luego se reúnen nuevamente, no es algo en sí novedoso. La política argentina está repleta de situaciones similares. Además, no es lógico esperar de un político que no se ha caracterizado por manifestar piedad católica ni en línea con ideas de la Iglesia una inspiración papal para tomar una decisión de ese calibre. No la necesita.

La acusación de intromisión en la reunificación peronista es similar a una difundida por la prensa argentina recientemente, tras la filtración de un diálogo telefónico entre dos ex funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, uno de ellos preso por defraudación contra la administración pública y descarrilamiento culposo, a la que hemos hecho referencia en esta nota:

Durante años fue habitual que equipos de comunicación de distintas figuras públicas difundan encuentros o diálogos del Papa con sus representados cuando en realidad se trató de saludos protocolares. Y cuando hubo reuniones privadas, que pongan en voz del Papa palabras que en más de una ocasión tanto la portavocía de la Santa Sede, como el propio Papa, han desmentido.

Una y otra vez, por intencionalidad política o mediática, el Papa vuelve a titulares con supuestos basados en orígenes dudosos. Estas desinformaciones en nada aportan al clima de paz para el discernimiento electoral de los votantes argentinos, quienes se aprestan a elegir presidente en el medio de una fuerte devaluación de la moneda y contexto inflacionario.

Ya lo decía el Papa Francisco en su mensaje para la 52 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales sobre las noticias falsas: “Por sus frutos podemos distinguir la verdad de los enunciados: si suscitan polémica, fomentan divisiones, infunden resignación; o si, por el contrario, llevan a la reflexión consciente y madura, al diálogo constructivo, a una laboriosidad provechosa”.

Let's block ads! (Why?)

04:40
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets