Holanda: Doctora juzgada por la eutanasia de una mujer que se resistió al intento de matarla

Administradores de un centro para ancianos pusieron un sedante en el café de una mujer de 74 años y luego una doctora empezó a administrar un fármaco letal. Entonces, la mujer se despertó, mostró resistencia y su hija y su marido tuvieron que sujetarla hasta que terminara el proceso.

En un país en el que el “derecho” al suicidio asistido y la eutanasia se ha ido extendiendo paulatinamente desde 2002, el factor de conmoción de una escena como la descrita va disminuyendo al mismo tiempo.

Lo significativo de esta particular escena que tuvo lugar en 2016 es la ambigüedad de los deseos manifiestos de la anciana. Y esto ha conducido hasta el juicio de la doctora que administró los fármacos.

Aunque la doctora ha sido llevada a juicio, la acusación afirma no estar buscando una sentencia de prisión. El asunto en cuestión es qué hacer con pacientes con demencia que han manifestado anteriormente la voluntad de morir bajo ciertas circunstancias pero que luego quizás expresen dudas, según explica Associated Press. La médica ha sido acusada de no realizar los esfuerzos suficientes para aclarar si la paciente seguía queriendo morir.

Según AP:

[La doctora] está acusada de quebrantar la ley de eutanasia, si el juez dictamina que la solicitud del paciente era insuficiente, la acusación podría, en teoría, terminar en homicidio. Sin embargo, la acusación no busca ninguna sentencia penal contra la médica y no pone en duda su buena fe. Más bien, la acusación centra su caso en establecer un marco legal mejor para el futuro.

“Consideramos que la doctora no actuó con la suficiente cautela y que, por tanto, traspasó un límite. Pero, al mismo tiempo, también decimos que este límite no está muy claro”, afirmó la portavoz de la fiscalía pública, Marilyn Fikenscher.

“Una cuestión crucial en este caso es cuánto tiempo debe un médico seguir consultando a un paciente con demencia si pidió la eutanasia en una fase temprana [de la enfermedad]”, declaró a la BBC la portavoz del servicio de fiscalía Sanna van der Harg. A lo que añadió que debería haber tenido lugar “una discusión más intensa con la paciente demente” antes de tomar la decisión de poner fin a su vida.

La doctora, ya jubilada, afirmó el lunes en el juicio que estaba cumpliendo con la solicitud de eutanasia escrita por la paciente en 2012. En el momento de su muerte, la paciente sufría de una “demencia profunda”, afirmó la médica, que testificó que, debido a que la paciente no era mentalmente competente, nada de lo que dijera la paciente cerca del momento de su muerte era suficiente para invalidar la declaración escrita. La doctora explicó que la paciente ya no podía comprender el significado de conceptos tales como eutanasia y demencia.

Sin embargo, la fiscalía holandesa sostiene que la solicitud escrita de la paciente era poco clara y contradictoria, según informa AP. En 2012, al tener conocimiento del comienzo de su enfermedad de Alzheimer, la mujer presentó una declaración de eutanasia que leía que “sin duda no quería ser ingresada en una institución para ancianos con demencia”.

“Quiero una despedida humana para mis seres queridos”, escribió la anciana. Más tarde añadió a la declaración que quería que la eutanasia tuviera lugar “cuando yo, por mí misma, considere que ha llegado el momento”.

Se espera un veredicto para este caso dentro de dos semanas.

Let's block ads! (Why?)

05:25
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets