¿Qué hacer cuando un padrino o madrina deja de ser católico?

Muchos conocen el famoso dicho de Cicerón: “La historia es la maestra de la vida”. Por lo tanto, antes de responder específicamente a la pregunta del título, veremos cómo nació el papel de los padrinos en la Iglesia a través de la historia.

El antiguo teólogo y escritor, Hipólito de Roma (AD 170-235), se refiere al papel del padrino en un momento en que la mayoría de los candidatos al bautismo eran jóvenes y viejos. La generalización del bautismo de niños vendría más tarde.

En la Iglesia primitiva, los que pedían ser bautizados debían estar preparados por catecumenado. Esta era una larga preparación para los sacramentos de la iniciación cristiana, a saber: Bautismo, Confirmación y Eucaristía.

La preparación era continua, progresiva y dinámica, marcada por pasos que incluían catequesis y celebraciones, que involucraban a toda la comunidad. La preparación en Roma podría durar hasta tres años.

Según el Catecismo de la Iglesia Católica, “desde el comienzo de la Iglesia, el bautismo de adultos es la situación más común en las tierras donde la proclamación del Evangelio aún es reciente. El catecumenado (preparación para el bautismo) tiene, en este caso un lugar importante; Al ser una iniciación en la fe y la vida cristiana, debe estar dispuesto a recibir el don de Dios en el bautismo, la confirmación y la Eucaristía”(n. 1247).

Padre en la fe

En mi experiencia personal, puedo decir que en un país centroafricano donde viví durante un año y medio, el catecumenado adulto duró hasta cuatro años.

Luego aparece el papel del padrino. Según Hipólito de Roma, en los primeros siglos de la Iglesia, el padrino presentaba oficialmente al candidato para ser bautizado y lo acompañaba, ya sea durante el período de preparación para el bautismo o más tarde. Al final, el “padrino” era como un “padre en la fe”.

En las regiones donde el bautismo de niños se ha convertido en la forma habitual de la celebración del sacramento, se ha convertido en un acto único que integra, de manera muy abreviada, las etapas preliminares de iniciación cristiana.

Entonces, por su propia naturaleza, el bautismo de niños requiere catequesis posterior. No es solo la necesidad de más instrucción, sino el necesario desarrollo de la gracia bautismal en el crecimiento de la persona. Es el espacio propio de la catequesis.

Recuerdo la expresión del difunto Don Cândido Padin, obispo de Lorena y Bauru, quien llamó “católicos IBGE” (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística), a los fieles poco practicantes.

Porque son aquellos que solo dicen ser católicos en las estadísticas, pero no tienen profundas convicciones. A menudo, el “padrino” es un pariente o amigo de la familia, y no siempre es un cristiano ferviente.

¿Qué sucede cuando algunos padrinos dejan la fe?

En primer lugar, la responsabilidad principal de la educación cristiana recae en los padres. En el nuevo ritual del bautismo, está claro que el compromiso con la educación cristiana de los niños es asumido primero por sus padres y solo subsidiariamente por sus padrinos.

Pero, sobre todo, nuestro compromiso con la fe es con Jesucristo. Además, si nuestros padres y padrinos cambian su religión, estamos llamados a dar testimonio de la fe en Jesús y su Iglesia hasta la muerte.

Especialmente para aquellos que tuvieron un padrino que cambió su religión, quiero dar este ejemplo: la madre de mi amigo cambió su religión, pero él es un católico tan ferviente que emitió los votos religiosos de castidad, obediencia y pobreza.

Se pueden hacer muchas consideraciones con respecto a quién participó en la celebración de un bautismo, como el padre, la madre, el padrino, la madrina o simplemente un amigo de la familia.

Pero me limitaré solo a lo siguiente: pensemos en aquellos que tienen la responsabilidad de organizar la celebración del bautismo. En primer lugar, el sacerdote y los fieles que lo ayudan en este importante evento.

Y, una vez más, daré el ejemplo de una historia. Un maestro brillante, que era pagano, había oído hablar del obispo de la ciudad que predicaba maravillosamente. Sin embargo, quería escuchar estas predicaciones, atraídas por el oratorio.

Pero poco a poco el maestro pagano pudo penetrar el mensaje de fe del obispo y decidió convertirse. Este fue san Agustín, se convirtió después de escuchar la predicación bien preparada del obispo san Ambrosio de Milán.

Luego preguntó: “Si un pagano, como Agustín, se convirtió gracias a la predicación de Ambrosio, ¿por qué no considerar la posibilidad de convertir al menos a algunos “católicos IBGE” que, como padrinos o simplemente amigos de los padres del niño?, asisten a una celebración de bautismo bien preparada?

Por Lino Rampazzo, vía Canção Nova

Let's block ads! (Why?)

05:10
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets