Cómo ser improductivo: Una lección de santa Marta

La productividad es un estado de ser que persigo constantemente. Si no estoy logrando una tarea o de alguna manera me estoy mejorando activamente, casi me pica físicamente.

Simplemente debo levantarme del sofá y hacer ejercicio, o leer un libro de filosofía que pretendo entender, o hacer trabajos de jardinería.

Siempre he tenido la capacidad de hacer muchas cosas durante el día, pero eso no siempre es un buen rasgo de carácter porque el trabajo y la productividad no deberían definirnos.

Entonces, si al final del día, lo considero un día exitoso solo porque me mantuve ocupado y completé muchos proyectos, eso es un problema.

¿Por qué, al revisar el éxito de mi día, no tengo en cuenta si me detuve para jugar con mis hijos? ¿Si abracé a mi esposa? ¿Si tomo tranquilamente una taza de café en el porche antes de ir al trabajo? ¿Si caminé alrededor de la cuadra y me detuve a mirar la puesta de sol?

Parece que el exceso de trabajo es un mecanismo de defensa. Nos enterramos en una productividad infinita porque es un escape de la tarea más difícil de simplemente usar sabiamente nuestro tiempo libre.

Si cumplo una larga lista de tareas todos los días, no solo no tengo que pensar en nada más, sino que recibo una validación inmediata.

Sin embargo, lo que realmente está sucediendo es que al agotarme cada hora del día me estoy asfixiando. No tengo espacio para respirar y, sin el tiempo de ocio para explorar la belleza del mundo y el lugar que ocupo en él, evito el verdadero desafío, más aterrador, de la autorreflexión.

Mi principal responsabilidad es no ser productivo, es amar a quienes me rodean y mirar profundamente en el corazón de la realidad al corazón de Dios del que fluye toda la vida.

Estoy aprendiendo, y ahora tiendo a definir el éxito de mis días por si mi bebé se rió cuando besé su mejilla. Ella se ríe cuando pongo mi cara en la suya y sé que es un día maravilloso.

Hay un gran valor en estos momentos improductivos. De hecho, son la razón por la que estamos vivos. En particular, aprendí de mis hijos el valor de simplemente perder tiempo y jugar.

El tiempo improductivo que paso con las personas que amo nunca se desperdicia.

Sin embargo, hay una línea muy fina entre el ocio productivo y la pereza. Por lo tanto, no estoy justificando un mal hábito o pasar demasiado tiempo frente a la televisión o en Internet, lo que es más un vicio que el ocio saludable. Hay una manera correcta de no hacer nada.

Hoy es la fiesta de santa Marta, una mujer que podría llamarse la santa patrona de ser productiva. Ahí está la famosa historia de cómo, cuando ella y su hermana María organizaron una gran reunión para Cristo y sus seguidores, Marta pasó todo el tiempo lavando platos y preocupándose por los arreglos de la fiesta. Mientras tanto, su hermana pasó tiempo con los invitados escuchando la enseñanza de Jesús.

¿Cuál fue la hermana más productiva? Resulta que era María. Tengo que pensar que Marta, después de dejar de poner posavasos en la bebida de todos y de preocuparse por si el tazón todavía estaba lleno de chips, aprendió una valiosa lección.

Para descubrir el misterio de nuestra existencia, por qué Dios nos hizo y con qué propósito, debemos hacer tiempo para sentarnos en silencio, escuchar, prestar atención. En resumen, debemos ser exteriormente improductivos.

Tiendo a parecerme mucho a Marta, por lo que he pensado mucho sobre mis motivaciones y por qué me siento tan ansioso cuando no estoy trabajando duro. Creo que tengo la respuesta: tengo problemas con el ocio porque soy orgulloso.

Desconfío del valor de cualquier cosa que no haya trabajado personalmente para crear. Como católico, estoy firmemente comprometido con la idea de que mi existencia es un regalo. Si estoy vivo, y si tengo gozo en mi vida, es porque Dios me lo ha dado.

No lo creé yo mismo. No me he ganado el amor de mi familia. No hago una sola cosa para hacer una puesta de sol sobre el horizonte. No soy el motor que hace que las olas se estrellen contra la orilla del mar. Es todo un regalo.

Sin embargo, lucho con el orgullo y desconfío de los regalos gratuitos porque no fue mi esfuerzo lo que los hizo posibles. Lo que Marta aprendió, y lo que aún estoy averiguando, es que está bien calmarse y aceptar la alegría que se me presenta aunque sea sin esfuerzo.

Tómate un momento tranquilo hoy para contemplar algo encantador. No te preocupes por la productividad: los platos que deben hacerse, la lista de tareas, la tarea en el trabajo que debe ser atendida…

Al igual que Marta, tenemos dos opciones ante nosotros: perseguir la interminable productividad y la distracción, o elegir la mejor manera de reflexionar, contemplar espiritualmente y aceptar el regalo de una vida feliz. Al igual que con Marta, es hora de elegir la mejor manera.

Let's block ads! (Why?)

01:35
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets