Chile y el demoledor informe de abusos cometidos por el sacerdote Renato Poblete

“Como Compañía de Jesús, no solo en este caso sino también en otros casos de abusos, fallamos en reaccionar con decisión, diligencia y eficacia ante las noticias, informaciones o señales preocupantes. Esta inacción permitió que se llevarán a cabo abusos de gravedad o no impidió que el comportamiento abusivo continuara. Pedimos perdón porque no actuamos con la prontitud y seriedad que se requería, con una mirada puesta en quienes estaban sufriendo en silencio”, leyó el padre Cristián Campos sj, provincial de los jesuitas en Chile cuando dio a conocer el informe de investigación sobre los abusos cometidos por el sacerdote Renato Poblete sj, quien murió hace 9 años.

A solo días del inicio del Mes de la Solidaridad en memoria del santo chileno San Alberto Hurtado perteneciente a la Compañía de Jesús y quien fue clave en el ingreso de Poblete a los jesuitas, quien fue capellán del Hogar de Cristo por cerca de 20 años, la gran obra de Hurtado y que convirtió a esta fundación en una de las organizaciones sociales más importantes de Chile. También mediador en el secuestro de Cristián Edwards, hijo del dueño de diario El Mercurio, uno de los más importantes de Chile. En resumen, un hombre con poder y prestigio.

Recordemos que en enero de este año se conoció de una acusación presentada en la Comisión de Escucha de la Conferencia Episcopal de Chile, encargada por el arzobispo de MaltaCharles Scicluna, y se refería a hechos ocurridos entre 1985 y 1993. Semanas después se conoció que la denunciante era Marcela Aranda, teóloga y académica de la Universidad Católica, y quien tenía 19 ó 20 años cuando comenzaron los abusos por parte de sacerdote.

Una vez conocido el informe, Marcela Aranda en su cuenta de Facebook publicó un comunicado de prensa y donde dijo que quedó “satisfecha con el diligente trabajo del abogado Waldo Bown y deseo destacar su profesionalismo y su acogida empática de las víctimas”. Y agregó: “Especialmente agradecida con la Compañía de Jesús en la persona de su Provincial, Cristián del Campo, por la decisión tomada de que la investigación se realizara de manera independiente en pro de la transparencia, la verdad y la justicia. Todo este largo período, desde que hice la denuncia eclesiástica, el año 2018, hasta hoy, ha sido tremendamente duro y desgastador para mí y también para quienes me han apoyado y acompañado en todo este tiempo”.

Por último, la teóloga expresó que “el proceso de reparación es largo y muy difícil. Pero la entrega de este informe y el pronunciamiento claro de la Compañía de Jesús del día de hoy, ciertamente son un paso importante, que valoro mucho y que me está ayudando grandemente en este doloroso proceso de recuperación”.

Los antecedentes recabados en la investigación se entregarán al Ministerio Público, resguardado las identidades de las víctimas, para que se inicie la investigación respectiva. “En nuestro país son los Tribunales los llamados a dictar justicia y establecer responsabilidades. Por esto, las instamos, a que, de acuerdo a sus propios tiempos y procesos, ejerzan este derecho en las instancias correspondientes. Como Compañía de Jesús colaboraremos en todo lo que sea necesario”, declaró el provincial de los jesuitas durante la conferencia de prensa.

El sacerdote Campos continuó: “A partir de la contundencia de cada testimonio y de la evidencia recogida. Hemos llegado a esta dura verdad gracias a la valentía de todas las personas que estuvieron dispuestas a compartir sus dolorosas y traumáticas experiencias de abuso, en particular, de la Sra. Marcela Aranda”.

Además, dijo: “En nombre de la Compañía de Jesús en Chile, pedirles perdón a las víctimas de abuso sexual en este caso y en los otros cometidos por jesuitas. El daño infringido ha sido enorme y, en muchos casos, tan grande que es difícil de dimensionar con palabras. Pedir perdón no obliga a las víctimas de ninguna manera a perdonar, pero como Compañía de Jesús queremos reconocer el daño que hemos hecho y que ustedes han sufrido tan profundamente. Deseamos tener la ocasión de expresarles personalmente nuestra petición de perdón en los próximos días”.

El informe estableció que no hubo encubrimiento, pero si algunos jesuitas recibieron algún tipo de información, rumores o comentarios de terceros, lo que “implicaría una responsabilidad ética en su actuar” y que en donde “los canales institucionales fallaron ya que el gobierno provincial no activó con la debida diligencia los resguardos que permitieran detener las situaciones abusivas”.

La investigación también estableció que existió una mirada permisiva a las conductas de Renato Poblete “que estaban en el límite de lo ético en relación con el manejo del dinero, el poder y su relación con mujeres”. Lo anterior se explica por “una estructura institucional que fue ineficaz para evitar y enfrentar situaciones de abuso, es decir, falta de instancias de mayor control como códigos de conducta que definieran más precisamente estándares profesionales de actuación de los sacerdotes y religiosos, prácticas culturales que dificultaron la detención temprana de las conductas abusivas, por ejemplo, la defensa corporativa o la exaltación del logro y la autonomía individual”.

“El aparente éxito en su labor apostólica obnubiló nuestra capacidad de supervisar su vida cotidiana y controlar debidamente su manejo de dineros”, dijo, agregando que esto fue lo que permitió al acusado “utilizar ese poder para abusar de mujeres”.

Let's block ads! (Why?)

08:35
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets