25 años del peor Atentado de la historia argentina

El 18 de julio se cumplen 25 años del peor atentado de la historia argentina, cometido contra la Asociación Mutual Israelita Argentina – AMIA. Se trata del peor ataque contra la comunidad judía desde el final de la segunda guerra mundial, en el que perdieron la vida 85 personas y fueron heridas más de 300. Un hecho al día de hoy impune, más allá de juicios relacionados a la causa, ya que aún los principales acusados de la planificación y ejecución no lograron ser sentados en el banquillo.

Con motivo del aniversario, el Papa Francisco envió desde Roma una carta al presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, DAIA, en la que aseguró su oración por las víctimas, como cada 18 de julio, expresó. “Desde el primer día le pido a Dios por el eterno descanso de aquellos que perdieron sus vidas en este acto de locura. También rezo por aquellos que sobrevivieron a la explosión, llevando desde entonces heridas en cuerpos y almas”, escribió el Pontífice.

No es la primera vez que el Papa se expresa cercano a esta tragedia. La misma AMIA recordó con motivo de la carta que no ha de sorprender la cercanía del Pontífice, ya que, como enumeró, en 2005 firmó junto con otras autoridades religiosas un petitorio para exigir a las fuerzas del Estado y candidatos a las elecciones de aquel año el compromiso con el esclarecimiento del atentado.

En 2010, además, Jorge Bergoglio se convirtió en el primer representante de la Iglesia Católica en visitar la reconstruida sede de la AMIA, ocasión en la que colocó una ofrenda floral frente a la placa que recuerda a las 85 víctimas fatales del atentado, en, como definió ante la prensa en aquella ocasión, “un lugar de sangre que nos evoca una historia de sangre, un eslabón más en la cadena de dolor y persecución que el pueblo elegido de Dios ha sufrido en la historia”. En la ocasión, el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, elogió la sensibilidad del cardenal Bergoglio y lo definió como “un luchador de todo lo que signifique la problemática social”. Fue el propio Borger el que calificó a la visita como “honorable e histórica”, y la recordó en la carta que le envió apenas asumió como Pontifice, misiva en la que el titular de la AMIA le recordó la “más alta y distinguida consideración” de la entidad.

La AMIA, que el cardenal Bergoglio definió en su visita como “una casa de solidaridad y la solidaridad es una reserva que tenemos como pueblo y no debemos perder”, tiene como misión “promover el bienestar y el desarrollo individual, familiar e institucional de la vida judía en la Argentina, para asegurar la continuidad, sostener los valores de nuestro pueblo y afianzar el sentido de Comunidad”, según expresa en su sitio de internet. Desde sus distintas sedes, esta centenaria organización social y comunitaria lleva adelante actividades en al menos 16 ejes, entre ellas cultura, servicio social, adultos mayores, y jóvenes.

Días pasados, el presidente en ejercicio de la AMIA pudo dirigirse en una sesión especial convocada por la ONU para rendir homenaje a las 85 víctimas fatales y los más de 300 heridos del atentado ocurrido hace 25 años. En la ocasión expresó que “las imágenes teñidas de sangre y dolor de aquella mañana, se han repetido cada vez con mayor frecuencia en diferentes ciudades y países del mundo entero”. Conceptos similares escribió el Papa en su carta por el aniversario, en la que aclaró que “esta locura” no se limitó a la Argentina, porque “demasiadas veces en estos 25 años hemos visto vidas y esperanzas truncadas en nombre de la religión”, y volvió a mencionar una “tercera guerra mundial a pedacitos”.

Let's block ads! (Why?)

05:37
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets