No le dio tiempo a ser sacerdote…

Un joven seminarista murió estos días en Chile después de una larga lucha contra el cáncer. Tenía sólo 31 años. Era un joven idealista y enamorado de Jesús.

Después de una larga lucha se entregó dócil:

No hay nada que me alegre más el corazón que si muriese siendo un hombre consagrado a Sion, siendo de Jesús para siempre”.

Quería morir perteneciendo a su comunidad para siempre. No hubo tiempo para sellar esa consagración perpetua en la tierra. Quedó sellada en el cielo para siempre con su muerte.

Murió atado a esa cruz de Jesús a quien amaba. Murió junto a Jesús que era su amigo para siempre.

No le dio tiempo a ser sacerdote, a ser predicador, a consagrar el cuerpo y la sangre de Cristo. No pudo confesar a nadie, ayudar a otros con sus consejos.

No le bastaron sus días. Jesús se lo llevó antes de tiempo. Tal vez la vida consista en lo que leía hace tiempo: Añadir vida a los días cuando no se pueden añadir días a la vida”.

Eso hizo él con los días que tenía. Luego vino ese final que parece acabar con todos los sueños de seguimiento. Pero es sólo en esta tierra.

Se me ahorra el tiempo de surcar mares aquí, ahora. Para llegar de un solo salto a ese mismo lugar que todo corazón anhela: el paraíso.

Faltan los días. Pero la manera de llenar de vida mis días está en mis manos, de mí depende. Puedo hacerlo. Puedo dar vida nueva a cada uno de mis días. Los puedo vivir con intensidad.

Este joven ha llegado a ser sacerdote en el cielo. Era lo que soñaba. Allí estará con Jesús y con los que ama para siempre. Serán uno.

No habrá hecho presente a Jesús con sus manos consagrando. Pero sí con su forma de vivir el dolor y la enfermedad. Con su manera humilde de enfrentarse a la muerte.

Su forma de vivir y de morir marcan una forma de entender la vida. Yo también quiero seguir a Jesús como él. Sin importarme ni el cómo ni el dónde.

Simplemente llenando de la vida de Jesús cada uno de los días que aún me quedan. Eso lo puedo hacer. Para eso no hay excusas. “Se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio”.

Así lo hizo Eliseo después de quemar sus herramientas antes de cambiar de vida. Creo en la llamada de Jesús que sale a mi encuentro para que corra siguiendo sus pasos.

Contaba el papa Francisco: “Me salió al encuentro para invitarme a seguirle”. Los días de seguimiento pueden ser muchos, o tal vez muy pocos. No importa. Yo no conozco el final.

Pero sí decido el principio de mis primeros pasos. Y la forma como quiero vivir en plenitud mis días consagrando a Dios cada cosa que hago.

Vale la pena dar la vida por Él. Esa vida que me ha confiado. Quiere que llene de la vida de Jesús todos mis caminos. Le sigo. No lo dudo. Vale la pena vivir y morir por Él.

Let's block ads! (Why?)

03:53
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets