Corea del Norte pasa por una carestía de alimentos muy fuerte, mientras sigue con su programa militar

Corea del Norte pasa por una carestía de alimentos muy importante, hasta el punto de que el racionamiento establecido por el gobierno de Pyongyang ha pasado de 500 a 300 gramos cada día por habitante. Rusia ha comprometido 5.000 toneladas de trigo y una ayuda económica en metálico de cerca de cuatro millones de dólares. Corea del Sur también ha confirmado una ayuda humanitaria de 50.000 toneladas de arroz hasta el mes de septiembre. También han prometido ayuda humanitaria China, Suiza, Canadá, Noruega, Francia, Dinamarca. Finlandia e Irlanda a través del Programa Mundial de Alimentos.

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), cerca 10 millones de personas de Corea del Norte –sobre una población de 25 millones—“se enfrentan a una inminente escasez de alimentos después de la sequía que el país sufrió en el año 2018, la peor de los últimos 10 años. La situación está empeorando por semanas. El mercado negro está funcionando sin control. Corea del Norte saca divisas de la mano de obra que trabaja en el extranjero, especialmente en China.

Los datos anteriores contrastan con el hecho de que Corea del Norte es el país más militarizado del mundo, con 1.106.00 cuadros armados en activo, y un 20 por ciento de la población está en la milicia regular, además 8.200.000 reservistas masculinos. Según el fundador de Corea del Norte, “los militares son lo primero”, es decir que este país lo sacrificará todo por tener un ejército numeroso, aunque su armamento, al de ir de los expertos militares de Occidente, se ha quedado obsoleto, salvo en lo nuclear, como se ha visto recientemente. El gasto militar con relación al PIB de Corea del Norte es del 25 por 100, con un PIB per cápita de 603 euros y la economía en recesión.

Las ayudas a Corea del Norte se hacen difíciles por las sanciones que impuso las Naciones Unidas por activar sus programas nucleares. Además, y debido a la política belicista que ha seguido el actual presidente Kim Jong-un, las ayudas son cada vez menores, a partir del año 2012, según datos del Programa Mundial de Alimentos, por lo que la brecha entre las necesidades y los recursos recibidos es cada vez mayor. Así, mientras en 2015 la ayuda humanitaria alcanzó los 34.000 millones de toneladas, en 2018 no llegó a los 15.000 millones de toneladas.

En estos momentos es China quien sostiene, no solo económicamente, sino también políticamente, al gobierno de Pyongyang, como quedó patente en la reunión la semana pasada entre el presidente de China, Xi Jinping y el presidente norcoreano, Kim Jong-un, tercero de su dinastía. De esta reunión salió que este último puede confiar en China en un sentido: la preservación del Estado de Corea del Norte. No obstante, en paralelo, también está claro que China no está dispuesta a tolerar a Corea del Norte como potencia nuclear.

Let's block ads! (Why?)

03:36
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets