VIDEO: Tema 07. La Misa Explicada: Liturgia Eucarística, por el Padre Ernesto María Caro

VIDEO: Tema 07. La Misa Explicada: Liturgia Eucarística, por el Padre Ernesto María Caro


Descripción
Los ritos iniciales, las lectura y los ritos previos a la liturgia eucarística tienden todos ellos al momento del encuentro con Cristo en la comunión. Jesús se ha querido quedar como alimento nuestro y nos invita a comerlo para tener vida eterna.




Objetivo
Profundizar en el sentido de la celebración eucarística que tiene su cumbre plena en el momento en que el pan y el vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo que se nos quiere dar en alimento.


No. de la Instrucción General del Misal Romano (IGMR)
• Sobre la oración sobre las ofrendas (IGMR 77)
• Sobre el prefacio (IGMR 79 Y 364)
• Sobre la aclamación del Santo (IGMR 79)
• Sobre la epíclesis (IGMR 79)
• Sobre la anámnesis (IGMR 79)
• Sobre la doxología final (IGMR 79)
• Sobre el rito de la comunión (IGMR 80 y 237-249)
• Sobre gestos y posturas (IGMR 42-44)
• Sobre el embolismo (IGMR 80 y 153)

Ideas importantes a desarrollar (Estas son las ideas que deben quedar claras en la comunidad)
Liturgia quiere decir: acción de todo el pueblo o de la comunidad.
En la eucaristía somos invitados a dar gracias a Dios por todo lo que nos ha dado.
El canto del santo debe ser con tono efusivo y festivo.
La misa es la acción de gracias del pueblo al Dios que nos ha dado todo, incluido a su propio Hijo. Arrodillarnos durante la consagración es signo de nuestra adoración a Dios que se hace presente entre nosotros mediante el Cuerpo y la Sangra de Cristo.
El sacerdote muestra al pueblo el Cuerpo y la Sangre de Cristo para que los adoremos.
La celebración toda se encamina al momento en que el pueblo come el Cuerpo de Cristo, en el banquete de la eucaristía.
El rito de la comunión inicia con el Padre Nuestro.
El Padre nuestro no intenta destacar la comunión entre los hermanos, sino con Dios, por eso no es correcto tomarse de las manos durante el mismo.

Desarrollo
Cuando el sacerdote dice “oremos”, nos hace una invitación a que oremos como comunidad.   
El prefacio se elige antes de la celebración.   
Levantar el corazón es elevarlo a las cosas sagradas, al espacio de lo divino.   
Es justo dar gracias a Dios porque es algo que le debemos.   
Es necesario porque sin gratitud nuestro sacrificio quedaría en nada.   
Cada uno de los momentos importantes de la misa, termina con un canto aleluyático: por ejemplo, el gloria antes de la liturgia de la palabra o el santo antes de la consagración.   
Terminado el Santo, viene el momento de la consagración.   
Durante la epíclesis, se pide al Padre que envíe al Espíritu Santo.   
Por la transubstanciación las sustancias pan y vino se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Jesús.  Nuestra adoración muchas veces se hace con las palabras que usara Santo Tomás cuando Jesús le permitió tocar sus llagas: “Señor mío y Dios mío”.   
El sacerdote se pone de rodillas, para adorar a Dios en medio de nosotros por medio del sacramento.   Una vez terminada la consagración el pueblo se pone de pie para hacer la aclamación de la fe.   
El sacerdote levantando la patena y el cáliz ofrece al Padre la víctima del sacrificio y a la invocación del sacerdote el pueblo responde con entusiasmo y convicción total: Amén.   
Por la celebración me dispongo al encuentro con Dios en la comunión.   
Cuando el sacerdote abre las manos en la oración se abre a la acción y al obrar de Dios.   
Extender las manos abiertas simboliza esperar los dones que vienen de Dios.   
Juntar las manos, cerrar los ojos y bajar la cabeza es símbolo de humildad delante de Dios.   
Si el sacerdote quiere destacar la comunión entre los hermanos al momento de orar el Padre nuestro, sería el momento adecuado para tomarse de las manos.

19:58

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets