Descubre por qué las matemáticas son esenciales en tu vida

Cuánto más claro lo tengas, menos manipulable serás

Los números, sus combinaciones, sus fórmulas, los tan renombrados algoritmos (conjunto de fórmulas base de las redes sociales)… En nuestro mundo, no sólo en la tecnología, las matemáticas están detrás de todo, por eso conocerlas nos ayuda a conocer mejor nuestro mundo y también a nosotros mismos. Señalan los matemáticos que saber matemáticas “nos hace más libres”. Y es que ayudan a moldear nuestras capacidades, dándonos una mayor capacidad para resolver problemas.

Somos seres matemáticos (a la vez que orales) porque medimos y cuantificamos el mundo, tal y como recuerda el doctor en matemáticas por la Universidad de la Rioja y divulgador, Eduardo Sáenz de Cabezón. Por ello, las matemáticas son una gran herramienta para nuestra vida diaria. La próxima vez que te preguntes -o tus hijos te pregunten- eso de ¿para qué sirven las matemáticas? Repasa esta lista de ventajas:

Nos ayudan a ser más rigurosos. Contar, medir, calcular probabilidades… Como la vida misma, ¿no lo haces cada día? Comparar precios con tus compras, el alquiler, las facturas. Priorizar, organizar, jerarquizar… Aseguran los estudios que cuanto más coherente y riguroso sea tu pensamiento mejores decisiones tomarás. Y por ello, las matemáticas son una gran herramienta para organizar el pensamiento. Desde establecer prioridades, hasta buscar soluciones y analizarlas. Al final, poner orden.

Nos ayudan a ser más analistas. Las matemáticas son la base de la abstracción: del pensamiento conceptual. Y para ello se necesita conocimiento y concentración. Su aplicación a la hora de resolver problemas puede ser muy práctica en nuestra vida diaria. Las matemáticas nos ayudan a identificar primero lo que conocemos, para buscar después lo que no conocemos, como ocurre por ejemplo en una ecuación sencilla. Estos análisis se suelen transferir a problemas empresariales, y también personales.

Nos ayudan a ser más pacientes. Punto básico. Se dice que ‘la paciencia es la madre de todas las ciencias’ y desde luego que la frase se puede aplicar a las matemáticas. Se requiere de tiempo y esfuerzo para ir asentando conceptos y organizar la mente para luego resolver problemas más complejos. Paso a paso. Pongamos el ejemplo de un niño, que primero empieza a sumar, luego aprende a multiplicar y memoriza las tablas. No es hasta que haya superado esta fase que puede empezar con las divisiones: se llega a un concepto complejo tras asentar más sencillos. Es la forma clara de educar la mente: con trabajo y paciencia.

Tienen infinidad de aplicaciones: En el deporte, en la mecánica, en la cocina… las matemáticas nos son tan útiles que, a veces, ni siquiera las vemos. La conceptualización del espacio nos ayuda en el deporte, y al practicar cualquier modalidad también estás calculando: tiempo, capacidad de resistencia, velocidad si se trata de correr, número de repeticiones, ángulos…

Y es que volviendo al principio, los algoritmos nos rodean. Estos conjuntos de fórmulas son el resultado de estudiar comportamientos y combinarlos. En la calle, por ejemplo, los semáforos funcionan mediante algoritmos: se combina el tráfico para programarlo de forma ordenada. En internet podemos hablar de una especie de sociología matemática.

Por ejemplo, al buscar en un buscador éste nos ofrece sólo aquello que se considera más relevante para nuestro perfil. Las redes sociales, por su parte, nos muestran según qué publicaciones en función a nuestros comportamientos anteriores. ¿Verdad que saber esto ya te hace conocer algo más de cómo funcionan las redes y hasta de ti mismo? Pues eso, cuánto más claro lo tengas, menos manipulable serás.

Let's block ads! (Why?)

06:18
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets