‘Justo Pastor’, el taxista evangelizador que espera al Papa en Colombia

“La visita del Papa Francisco es maravillosa. Sobre todo por la gran sabiduría que tiene, por el cambio que le ha dado al catolicismo, salir de repetir lo mismo. Orar es hablar con Dios, en cualquier circunstancia, recibir su Palabra”, dijo a Aleteia, Justo Pastor Gutiérrez Rincón.

Vivir una experiencia de fe en una Iglesia es normal, pero en un taxi es poco convencional. Justo Pastor, 50 años, conduce uno de estos carros amarillos de servicio público en Bogotá. Esto hace parte del ambiente pre-festivo del próximo viaje del papa Francisco a Colombia (6-10 septiembre).

“El diablo me tenía en sus manos, y me esperaban muchos obstáculos, porque él no quería que me alejara del mal”, cuenta Justo Pastor.

Hace cinco meses él salió de la cárcel. La vida le cambió después de un retiro espiritual de laicos para laicos con Emaús, un ministerio para las Parroquias que organiza estos encuentros de tres días para ‘dialogar con Dios’.

“Los seres humanos nos quejamos mucho, somos unos benditos para eso. Entonces, hay que aprender a escuchar a Dios, él me habla por medio de parábolas y por medio de hechos que suceden a mi alrededor”.

Él aseguró que Dios lo acompañó hasta el infierno de la cárcel y que el retiro espiritual, unos meses antes de esa experiencia, lo había preparado para aceptar esa circunstancia como parte de su renovación.

“Dios me jaló las orejas: era lo que yo pensaba, lo que yo quería. Pero ya aprendiendo la Palabra, las cosas que Dios tiene preparadas para ti son mejores. Los tiempos de Dios son perfectos”.

‘Estuve en la cárcel, pero Dios me puso allí también para ayudar a otros reclusos. Jóvenes que maldecían la juez, y yo les decía: ‘No, ella no te puso aquí, fuiste tú’. Mejor vamos a orar”.

Hoy, como un designio, Justo Pastor a cada persona que encuentra en su camino, como un enamorado, le habla del amor infinito de Dios y de su perdón. “Hay que saber orar, no pedir lo que no uno quiere, sino la voluntad del Padre”.

Abre su corazón y confiesa: “Todos somos pecadores, yo tenía una vida de mujeres, licor y distracciones….mi esposa me dijo de ir a los retiros, pero uno machista decía: ‘¿para que?’”. Admite que los hombres por machismo no hablan de sus sentimientos, pero necesitaba de Dios.

Después del retiro, las cosas no mejoraron con su esposa y la separación fue definitiva. No obstante, la fe le decía que debía intentarlo. Unos meses después una demanda por alimentos le lleva a la cárcel por cinco meses.

El grupo de Emaús que hizo los retiros con él no lo abandona. En efecto, abren una chat en WhatsApp con el sugestivo nombre “Justo Pastor”. La primera frase del chat: “no estas sólo, aquí estamos’. Todos de una manera u otra le colaboraron con ropa, dinero, visitas, oración, mucho oración.

Y, especialmente recuerda, buenos consejos de sus buenos samaritanos de Emáus: “Ahora que estas allí, tu mismo puedes hablar de Dios a gente que lo necesita, talento no te falta”. Efectivamente, capacidad verbal y simpatía no le faltan a este hombre que se define ‘vuelto a nacer en la fe’.

Justo Pastor es un evangelizador nato y ahora espera con ansia la llegada de papa Francisco a Colombia. “El Papa es un hombre de una sola pieza, desde el inicio lo ha demostrado. Lo necesitamos”, confirmó.

El taxista evangelizador considera que el Papa evangeliza desde el testimonio que es más fuerte que tantas palabras.

“Muchas veces si uno no ha vivido las cosas y uno no ve la persona que ha vivido la situación no sirve de nada… para hablar hay muchos que saben, personas que saben de la Biblia y otras cosas, pero no los ve uno poniendo el ejemplo. Haciendo lo que se debe hacer”, comentó.

En este sentido, Justo sostiene que el papa Francisco es un modelo por su comportamiento. El Papa le dijo “a la Iglesia, vamos a bajarnos de los lujos de las cosas que no son de Dios. Jesús se abajo por nosotros”.

El lema del Viaje del Papa: ‘Demos el primer paso’ es también significativo para Justo Pastor porque hay que seguir adelante. “Yo estoy en un proceso en la vida que tiene muchos peldaños en la escalera, sí yo comienzo a subir, entonces tendré menos camino por hacer”.

Justo Pastor afirma que Dios obra por el bien de cada persona y de la sociedad. En la cárcel aprendí a escuchar a las personas […]un muchacho muy joven me decía: ‘Ya llevo 5 años acá, estoy aburrido’- Tenga paciencia hay que hacer oración, las cosas no son cuando nosotros las queremos, sino cuando Dios nos la tiene preparadas-”, comentó.

“Sí tu y yo estamos aquí es por algo, porque Dios lo quiere así”, se dirigió a este servidor. Luego me baje del taxi un poco más rico de lo que me subí. A lo mejor hay que aprender a hacer una contemplación de los cinco sentidos para ver a Dios en el mundo – como dice Justo Pastor – y dejarse enriquecer por esa sabiduría que escondió a los doctos para darla a los sencillos de corazón.

13:21
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets