Es el rey navegante por su esfuerzo y el amor al mar de su padre

Tuvo que desafiar la velocidad del viento para convertirse en el campeón mundial de Sunfish, una clase de embarcación a vela. No siempre las olas y el buen viento han estado a su favor pero, aún así, el peruano Angello Giuria, de 17 años, logró imponerse a más de 30 competidores en el mar Caribe, durante un campeonato en Cartagena, Colombia.

“En los campeonatos cortos siempre busco escalar posiciones. Sé que luego no habrá oportunidad. (…) Veía a mi padre hacerlo desde pequeño”, explica a la prensa peruana este deportista que, además, es estudiante de Ingeniería Industrial.

Después de tres días de competición debía mantener la regularidad y llegar entre los primeros en las regatas. Así se coronó como el campeón juvenil del mundial de Sunfish en 2016.

La vela es un deporte que se practica más en Centroamérica, en España y en los Estados Unidos. En el caso de Sudamérica, Perú se encuentra en cuarto nivel y se está conviertiendo  “en uno de los competidores más fuertes”, asegura Angello Giuria.

Con la bandera bicolor flameando sobre el mar, el joven regatista anunciaba su victoria. Desde los ocho años Angello aprendió a amar el mar y el deporte de la vela gracias a su padre. Sobre un velero en el mar del Callao, el primer puerto del Perú, su mente y su corazón hilvanaban los mejores momentos al lado de su progenitor. 

Con mucho esfuerzo y disciplina Angello logró convertirse en campeón mundial: “Nada de esto hubiera podido lograr si no hubiera aprendido de la valentía y entrega de mi padre”. La mirada del padre estaba siempre puesta en el mar y en el deseo de inculcar a su hijo esta pasión que le llevó a convertirse en marino mercante y a transmitir a las nuevas generaciones los secretos de la navegación.

Angello Giuria empezó a competir desde muy niño en clase Optimist (otro tipo de velero diseñado para principiantes). “En esta modalidad aprendí los conceptos náuticos y pude prepararme para enfrentar otros botes”, comenta.

Hasta ahora él y su equipo habían conseguido la medalla de oro en los juegos bolivarianos de Playa, en Iquique (Chile).

Angello dedica tres o cuatro horas al día a navegar en el mar de la Punta, del Callao donde va puliendo su técnica con el bote. Para su entrenador es un deportista con mucho talento, buena formación náutica y, sobre todo,  disciplinado.

Ahora busca incursionar en Snipe, una clase de embarcación para competir a vela pionera en el Perú, con la única intención de conseguir un buen nivel para el país.

Por el momento el rey navegante, como le llaman, se prepara para una nueva aventura en el campeonato Mundial de Snipe de La Coruña (España) que tendrá lugar en el mes de agosto. Angello pasa horas compartiendo sus experiencias en clase con niños y jóvenes en la academia del Centro Naval de La Punta, en el primer puerto del Callao.

04:21
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets