¿La honestidad siempre tiene su recompensa?

A pesar de haber podido huir de la escena del incidente, el joven universitario que golpeó sin querer a otro auto, regresó para enmendar, en lo posible, su error.

Un gesto que terminó por sorprender su acto de valentía y honradez.

Quizá si todos hiciéramos lo mismo, se multiplicaría ese valor fundamental llamado honestidad, creando un mundo más humano, solidario y, en consecuencia, más feliz.

Mira que increíble ejemplo de sinceridad y qué gran forma de retribuirlo.

08:21
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets