8 maneras de ayudar a tus hijos en los estudios sin despeinarte

Las tardes en casa no deberían ser el anticipo a la Tercera Guerra Mundial. En teoría no debería haber trincheras entre los cuestionados hijos y los padres, que a la primera de cambio hacen sonar la alarma de ataque inminente ante la acumulación de batallas perdidas. Y es que, aunque parezca que nada podemos hacer ante lucha diaria, uno debe preguntarse: ¿qué tal si cambiamos de estrategia? ¿Qué tal si me paso al otro bando para entenderle?

Aquí tienes unas sugerencias para que tu hijo/a y tú estéis en el mismo bando.

Para los más pequeños:  

Para los más mayores:

Sean grandes o pequeños, ten en cuenta que quien estudia son ellos y no tú. La labor que tienes es de supervisión, de vigilancia para su responsabilidad, pero no de estudiar o hacer sus deberes. Acostumbrarles a esa independencia hará que crezcan en autoestima en todas las facetas de su vida.

Y lo más importante: proponles tener en su escritorio una pequeña imagen de la Virgen o un crucifijo, para que cada tarde encomienden su esfuerzo al Señor, le pidan por sus intenciones y le den gracias por sus dones. En tu caso, pídele serenidad para acompañar a tus hijos en sus estudios y capacidad para ver en ellos un regalo maravilloso que Él te concede.

06:38
Etiquetas:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets