¿Y si nos juntamos contra el hambre? Este banco lo promueve hace años

El Banco de Alimentos de la Arquidiócesis de Bogotá recibió un premio por su labor social de parte de la Fundación española Corresponsables en la categoría “Entidades sin Ánimo de Lucro y Economía Social (medianas y pequeñas)”.

La distinción se dio en el marco de la séptima edición de estos premios, que seleccionó entre más de 400 iniciativas algunas específicas para ser valoradas por un comité técnico.

Precisamente, esta organización se dedica a destacar las buenas prácticas empresariales en América Latina y entre ellas el propósito de este banco, que busca ser una instancia para motivar darle una mejor calidad de vida a la población vulnerable a nivel de alimentación.

“Juntos contra el hambre mediante el desarrollo sostenible”, es el nombre con el cual el propio banco dio a conocer su trabajo, que lleva más de 15 años, informa el sitio web de la Conferencia Episcopal de Colombia. (CEC)  

“En la Navidad del 2.000 el Papa Juan Pablo II tenía dos datos de Naciones Unidas que eran preocupantes para él y era que el mundo tenía suficientes alimentos para todos, pero había 800 millones de seres humanos que no tenían seguridad alimentaria’’, expresó el sacerdote Daniel Saldarriaga, director ejecutivo de la entidad.

“Hoy son 32 universidades con 64 programas los que participan y el año pasado tuvimos a 1.200 estudiantes que se tocaron con estas organizaciones que están en la base de la pirámide. Estamos seguros que Juntos contra el hambre podemos hacer un mundo mejor”, concluyó Saldarriaga.

Es que durante todo este tiempo esta organización logró repartir entre los beneficiarios (258.000 personas) más de 140.000 toneladas de alimentos y bienes.

Colaboran con este proyecto más de 2.500 organizaciones sociales de base y cuenta con el apoyo de más de 10.000 voluntarios, además de miles de estudiantes universitarios y otros donantes.

Un dato peculiar de este banco de alimentos es que más del 20% de las organizaciones involucradas con sus donativos no son católicas.

Una de las principales tareas que tiene el Banco de Alimentos es darle valor a aquello que no tiene valor comercial y por eso se encarga de recibir productos que evidencian fallas en su presentación, su fecha de vencimiento es cercana, presentan baja rotación o su estado de maduración exige pronto consumo.

“Salvamos productos de las grandes cadenas de alimentos y de las industrias que los manufacturan, logrando que estos terminen en las mesas de las organizaciones beneficiadas y no en la basura, desperdiciándose’’, se expresa desde el propio banco.

A cambio, esta entidad se encarga de apoyar la gestión de las organizaciones donantes para elevar el buen nombre y la reputación.

El Banco de Alimentos de Bogotá no es una entidad exclusiva, pues en el mundo existen muchas entidades con el mismo objetivo: solucionar el hambre y luchar contra el desperdicio de alimentos, algo que de por sí merece todo tipo de distinciones.

Con información de la CEC y Banco de Alimentos de Colombia 

14:31
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets