Día 3: Triduo a San Miguel Arcángel: Rescatar las almas de los fieles contra el Demonio

San Miguel Arcángel fue el fiel defensor del pueblo de Dios bajo la antigua ley, Pero igualmente hoy, él sigue siendo el protector en la nueva ley después de la venida de Jesús.

La devoción a San Miguel Arcángel ha estado presente en la vida de los fieles católicos desde los primeros siglos de la Iglesia.

San Miguel Arcángel fue el gran defensor de los patriarcas del Antiguo Testamento , y es considerado por muchos Doctores de la Iglesia como el ángel asignado para estar con Nuestro Señor Jesucristo en sus 33 años en la tierra.

San Miguel Arcángel es ahora considerado también como el guardián del Santísimo Sacramento. Debido a los diversos eventos y milagros asociados con San Miguel, por tradición, algunos nombre le fueron asignado según sus cuatro oficinas:

Para luchar contra Satanás
Para rescatar las almas de los fieles contra el Demonio, especialmente en la hora de la muerte
Para asistir a los moribundos y acompañarlos a juicio
Ser el campeón del pueblo de Dios y patrono de la Santa Iglesia Católica
“San Miguel Arcángel, difiéndenos en la batalla…”

A continuación te indicamos el modo de rezar el Triduo a San Miguel Arcángel

Oraciones iniciales
Invocaciones
Meditación para el primer día
Oraciones finales
Señal de la Cruz: Por la señal de la Santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición: Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos, he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío en que, por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

Confesemos al Señor a quien asisten millares de ángeles y aclamémosle gozosos diciendo: Bendecid al Señor, ángeles del Señor

Bendecid al Señor todos sus ángeles, ejecutores de sus ordenes y siempre dispuestos a obedecer la voz de sus mandatos. Bendecid al Señor, ángeles del Señor.
Bendecid al Señor que ha dado órdenes a sus ángeles para que nos guarden en nuestros caminos y nos conduzcan sin tropiezos por sus sendas. Bendecid al Señor, ángeles del Señor.
Bendecid al Señor a quien alaban todos sus ángeles proclamándolo el Dios. Eterno y el Santo entre todos sus santos. Bendecid al Señor, ángeles del Señor.
Meditación para el tercer día del triduo

Los ángeles en nuestra vida

Los textos de las fiestas de los Ángeles expresan bien lo que los Ángeles representan en nuestra vida. Damos gracias a Dios por la creación de los ángeles y de los arcángeles, objeto de tu complacencia.

A Dos le pedimos que nuestra vida esté siempre protegida en la tierra por aquellos que te asisten continuamente en el cielo, para que caminemos seguros por la senda de la salvación bajo la fiel custodia de tus ángeles. Reconocemos la centralidad de Dios, pero a la vez creemos en la existencia de los Ängeles y los veneramos, convencidos de que el honor que les tributamos manifiesta la gloria de Dios.

Creer en los Ángeles es creer en la cercanía de Dios y en las mil formas que tiene de ayudarnos en nuestro camino siempre, en todo momento y circunstancia.

Todopoderoso sempiterno Dios, que por tu gran clemencia para la salud humana nombraste al Glorioso San Miguel Arcángel como Príncipe defensor de la Iglesia, concédenos que por su saludable protección merezcamos aquí ser defendidos de todos los enemigos, y en la hora de nuestra muerte, libres y salvos, seamos presentados a tu Divina y Soberana Majestad. Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

¡Oh glorioso príncipe, arcángel San Miguel, acuérdate de nosotros aquí y en todo lugar, ruega siempre al Hijo del Altísimo por nosotros, Aleluya, Aleluya.

V. A los ojos de los ángeles cantaré a Ti, oh Dios.
R. Y adoración hacia tu Santo Templo y confesaré Tu nombre.

Oh Dios, que con admirable sabiduría distribuyes los misterios de los ángeles y de los hombres, te pedimos que nuestra vida esté siempre protegida en la tierra por el Arcángel San Miguel que te asiste continuamente en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor

03:36
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets