El Papa almuerza con jóvenes de la JMJ

Clima relajado y menú polaco (sopa, «pierogi», arroz, carne, dulce de leche y café). Un grupo de chicos y chicas (algunos pertenecen al personal que se ocupó de la organización de la JMJ) dialogaron con el Papa sobre diferentes temas, desde la evangelización hasta la situación de los presos, sin evitar cuestiones personales». Después de la celebración con los sacerdotes polacos en el Santuario de San Juan Pablo II, en Cracovia, Papa Francisco se dirigió a la sede del arzobispado, en donde a las 13.00 almorzó con el arzobispo de la ciudad, el cardenal Stanislaw Dsziwiz (histórico secretario personal de Papa Wojtyla), y con 12 jóvenes que participan en esta JMJ.  

«El almuerzo con los jóvenes es una cita crucial en cada edición (de la JMJ, ndr.) –explicó el vocero vaticano, el padre Federico Lombardi. Normalmente hay por lo menos dos chicos en representación de cada continente. Esta vez había 13 voluntarios de diferentes comités organizativos». En total, el encuentro duró alrededor de una hora, en la que los jóvenes pudieron hablar de todo con el Papa. 

Se trata de jóvenes de diferentes nacionalidades: una pareja (hombre y mujer) de cada continente, más una pareja de jóvenes polacos. El almuerzo se llevó a cabo con la ayuda de un intérprete. Los jóvenes que almorzaron con el Papa eran de Polonia, Brasil, Nueva Zelanda, Vietnam, Colombia, Zimbawe, Ucrania y Canadá.  

Los chicos y el Papa hablaron principalmente en español e italiano. El Pontífice respondía también a las preguntas en inglés y francés. Se habló un poco de polaco. Fátima y Raviro Tinotenda (de África), Alessio Von Hoang (de Asia), Uliana Zhurauchak (de Ucrania, representando a Europa) y la colombiana Paola Mora Días (representando a América) platicaron con los periodistas sobre su almuerzo, que no podrán olvidar. 

Durante el almuerzo con los jóvenes Francisco confirmó a una chica colombiana los rumores de una posible visita apostólica a Colombia para el año que viene. «Al final del almuerzo, entre la confusión, la emoción, las despedidas y las selfies –dijo Paula Mora Díaz, originaria de la ciudad de Pasto–, el Papa me hizo un gesto con la mano para decirme: “Nos vemos el año que viene en Bogotá”». 

Los jóvenes que almorzaron con el Papa eran de Polonia, Brasil, Nueva Zelanda, Vietnam, Colombia, Zimbawe, Ucrania y Canadá. Hubo sitio también para preguntas más personales: ¿qué música le gusta, cuál es su plato preferido? «No tengo uno especial, pero me gusta la cocina polaca», la respuesta del Papa jesuita. Uliana, la chica ucraniana, greco-católica, evocó la dramática situación de su país. Ella y algunos otros jóvenes derramaron algunas lágrimas. José, el chico brasileño también contó que el Papa le preguntó que quién prefería: ¿Pelé o Maradona? «Lo pensé un poco y después le dije: Messi. El Papa se echó a reír». 

Durante la tarde, Papa Francisco se dirigirá al Campus Misericordiae, que se ecuentra en la periferia de la ciudad, entre Cracovia y Wielicza, en donde se reunirá con los jóvenes de la JMJ para una vigilia de oración. Al final de la vigilia el Papa responderá a algunas preguntas y pronunciará un discurso. 

10:08
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets