El mundo real (no el virtual) es el que llena el corazón

Tal vez me importa demasiado el qué dirán. El qué pensarán. El qué opinarán. Y sé que es muy cierto eso de: ¡Vanidad de vanidades, todo es vanidad!”. Y es verdad. Lo sé. Vanidad es querer quedar siempre bien, caer siempre bien. El deseo de gustar, de agradar, de contentar, con el que nace el alma.

Es engañoso todo y sólo importa la verdad de nuestra vida, no su apariencia. No lo que parece, no lo que se muestra. Lo que de verdad hay es lo que importa.

El otro día un niño descubrió un Pokemon al pie del altar de la iglesia. Mirando el altar no existía ningún pokemon. En la pantalla de su móvil, en el juego llamado Pokemon go, sí que había un muñeco al pie del altar. Dos realidades, una virtual, otra real. Apariencia y realidad.

Vivimos buscando apariencias. Sombras que se esfuman. Reflejos fugaces. Para matar el rato. Para pasar el tiempo.

No tiene nada malo un juego. Jugar da alegría, nos entretiene. Ese juego nuevo está captando la atención de millones de personas. Te hace recorrer las calles mirando la pantalla del móvil.

Me convierto en buscador de pokemon que sólo existen en mi realidad virtual. Están donde menos los espero. Ocultos. Saltan a la luz y yo los cazo, los retengo, los adiestro. Salgo de mi casa, de mi cuarto, de mi comodidad, de mi soledad, para buscar en cualquier lugar algún pokemon.

¿Obsesión? Puede ser. La obsesión de algo que engancha. Es verdad que ya antes de este juego vivo mirando Instagram o el whatsapp o twitter. Redes sociales, juegos, dependencias.

Veo que ahora este juego confunde mi mundo real y mi fantasía. Es inofensivo, no lo niego. Pero puedo acabar buscando pokemon por la vida, en todas partes, en cualquier rincón. Ya no veo la vida sino a través de la pequeña pantalla de mi móvil. Estoy solo, yo y mis pokemon. Yo en un mapa buscando sombras.

Tal vez dejo de ver la realidad que me rodea. Me impresiona. Dejo de jugar el juego real de mi vida para abstraerme en fantasías.

Sé que alguien en algún lugar ha logrado tener todos los pokemon. Lo ha conseguido. Yo también puedo. Pienso que así me sentiré mejor, más feliz. No lo sé. ¿Estoy satisfecho con mi vida real? ¿La vida que vivo me hace feliz?

El padre José Kentenich decía: El pueblo debe tener alegrías. Si no las encuentra en Dios, las buscará en el mundo, en las cosas contrarias a Dios”[1]. Quiero aprender a saborear las alegrías que me depara la vida. Esas alegrías pasajeras. Esa alegría profunda que se vierte en mi alma gota a gota.

Me gustaría ir por la vida buscando las huellas de Dios. Desentrañando motivos para estar más alegre. Disfrutando mi vida con pasión. Sonriendo. Riendo.

No quiero vivir sólo buscando pokemon que no puedo tocar con las manos. Me gustaría más buscar alegrías ocultas en mi vida. Voces, miradas, palabras. Quiero descubrir a Dios en un parque, entre los árboles, en el corazón de alguien a quien quiero.

Con mi mirada encuentro a Dios en las personas. En la pantalla de mi alma. No en la de mi móvil. No quiero tener un pokemon más. No lo necesito. Se alegra mi alma. No quiero despistarme siguiendo huellas en mi pantalla.

Quiero ver a Dios en una conversación, en un momento de silencio, en un encuentro casual, en una canción, en un libro. Quiero buscar mis pokemon en la vida real. Es esa la distracción que me saca de mí mismo y me acerca a los hombres. Quiero vivir en mi mundo real. Porque es eso lo que llena mi corazón.

Decía el Padre Kentenich: En toda la educación debe ser tomado mucho más en consideración el amor afectivo a Dios. La alegría profunda libera a mi alma de modo extraordinario de las alegrías mundanas. Esto sucede en la proporción en que las alegrías auténticas encuentren resonancia en la vida afectiva. Afectos tristes paralizan; la alegría impulsa a la acción”[2].

No tengo nada contra mis pokemon. Me entretienen. Es verdad. Tal vez no llenan mi alma. Pero me recuerdan algo importante. Si no tengo un amor hondo y verdadero a Dios, si no cuido esos amores humanos que son escalones al cielo, si no me dejo tiempo para no mirar más la pantalla y mirar más el alma de los que me acompañan, si no tengo el corazón lleno de esas pequeñas alegrías… no habrá pokemon suficientes para calmar mi sed de infinito.

07:24
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets