Solo recibiendo con humilde gratitud el amor del Señor nos liberamos de las seducciones de los ídolos y la ceguera, dijo el Papa en el Ángelus

Sobre la mirada de Jesús habló el Obispo de Roma en la reflexión previa a la oración dominical del ángelus, que rezó con una impresionante marea de fieles y peregrinos que llegaron a la plaza de san Pedro, en el Vaticano, el domingo 11 de octubre, para escucharlo, rezar con él y recibir su bendición.

En el Evangelio de Marcos un joven pregunta a Jesús qué debe hacer para alcanzar vida plena. Francisco explicó que “Vida eterna no es solo la vita del más allá, sino que es la vida plena, realizada, sin límites”. Jesús responde que para alcanzarla hay que cumplir los mandamientos de amor hacia el prójimo. Pero intuyendo el anhelo que ese joven llevaba en su corazón, que quería algo más, Jesús le dirigio una mirada intensa llena de ternura y afecto: “fijo la mirada en él y lo amó”.

Entendido también Jesús el punto debil de su interlocutor le hace una propuesta concreta: dar todos sus bienes a los pobres y seguirlo. “Aquel joven tenía el corazón dividido entre dos patrones: Dios y el dinero –afirmó el Papa-, y se va triste. Esto demuestra que no pueden convivir la fe y el apego a las riquezas. Así, finalmente, la iniciativa incial del joven cae en la infelicidad de un seguimiento naufragado.

En otra mirada entorno a él –comentó el Sucesor de Pedro-, Jesús advierte: Qué dificil es para los ricos entrar en el reino de Dios. Los discipulos llenos de estupor se preguntan: quien podrá salvarse y Jesús, con una mirada que los anima, les dice: es imposible para los hombres pero no para Dios. Expreso entonces que “si nos confiamos al Señor, podemos superar todos los obstáculos que nos impiden seguirlo en el camino de la fe… nos libera de la esclavitud de las cosas y nos da la libertad del servicio por amor”.

El Vicario de Cristo concluyó preguntando a los jóvenes presentes si han sentido la mirada de Jesús y si se irían de la plaza con la alegría de la decisión de seguir a Jesús. Y rogó que “la virgen María nos ayude a abrir el corazón al amor de Jesús, el único que puede apagar nuestra sed de felicidad”.

(from Vatican Radio)
05:43
Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets