Seguimos dentro de una crisis evangelizadora. S. Agustin

Recordemos el pasaje de Isaías que Cristo leyó en la Sinagoga: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió y envió a evangelizar a los pobres y predicar la redención a los cautivos". Es interesante entender por qué a los pobres y los cautivos. ¿No se puede evangelizar a una persona que no sea pobre ni cautiva? Para desentrañar este "misterio" pensemos en una de las bienaventuranzas: "Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el Reino de los Cielos".

17:26
Reacciones:

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets