Lo santo incluye lo humano




La santidad pasa por lo humano. Mejor, lo incluye y lo eleva.




Es la Gracia plenificando lo humano sin destruirlo, sino purificándolo.




Es la acción de Dios que cuenta realmente con nuestra humanidad. Por eso los santos son tan diversos entre sí, por sensibilidad, afectividad, inteligencia, carácter. Son estrellas distintas en el firmamento divino, y cada uno refleja de manera distinta la Luz del Sol, que es Cristo.







Se podría decir aún más: Dios quiere a cada santo tal cual es, y pone a su servicio los recursos humanos de cada cual para las tareas que mejor se adaptan a ellos. Nada es en serie para Dios: todas sus obras, todos sus santos, son originales, precisamente porque cuenta con la humanidad concreta de cada uno (temperamento, tendencias, aficiones...)






"Éstos son los medios que Dios ha previsto para hacer de un pecador un santo: lo toma tal como es y lo usa contra él mismo; convierte sus afectos en otro canal y apaga un amor carnal infundiéndole una caridad celestial. No lo toma por una criatura irracional guiada por instintos y gobernada por estímulos externos, sin voluntad propia... El triunfo de su gracia consiste en esto, en que entra en el corazón del hombre, lo convence y se lo gana transformándolo. Dios respeta totalmente la estructura original del espíritu que le ha dado al hombre; lo trata como hombre; le deja la libertad de elegir tal o cual manera de actuar; apela a todas sus facultades, a su razón, a su prudencia, a su sentido moral, a su conciencia... Pero, al final, el principio animador de la nueva vida, lo que la da a luz y la sostiene, es la llama de la caridad" (Newman, Mix 4, 71-72).






Es un sanísimo humanismo espiritual, humanismo cristiano. No es una ingenuidad, ni considerar al hombre perfecto, olvidando una realidad tan concreta como es el pecado original, el desorden consiguiente (concupiscencia) y los pecados personales, soñando con una bondad natural del hombre y un pleno estado de inocencia. No. El hombre tal cual es: pecador y a la vez redimido y amado por Cristo. Pero siempre con la convicción de que la gracia o la acción de Dios en nosotros no destruye nuestra humanidad, sino que la eleva a un nivel superior, transformándola.






"Hay algunos del orden de santidad más elevado que existe..., en los que lo sobrenatural se une a la naturaleza... -vivificándola, elevándola y ennobleciéndola- y que no por ser más santos son menos hombres. No dejan aparte sus dotes naturales, sino que los emplean para gloria del Dador. No actúan al margen de ellos, sino a través de ellos. No los eclipsan mediante el fulgor de la gracia divina, sino que sólo los transforman. Están versados en el saber humano; son activos en la sociedad humana; comprenden el corazón del hombre; pueden entrar en el pensamiento de otros hombres; y todo ello en razón de dotes naturales y de educación profana" (Newman, SV 7, 92).






Oremos unos por otros: oremos para que cultivemos este "humanum" y que rinda para Gloria de Dios; oremos unos por otros para que toda nuestra humanidad se ponga al servicio del Señor, sin desfallecer:






"Procurad ser algo más que simples universitarios, tal como todos hemos sido. Dejad que la gracia perfeccione la naturaleza y que todos nosotros, como católicos, sin dejar de ser lo que éramos, seamos exaltados en algo que no éramos. No rechacéis estas ventajas que Dios os ha concedido; más bien perfeccionadlas a su servicio... Y recemos los unos por los otros a la vez que por nosotros mismos, para que los dones que Él nos ha otorgado no los derrochemos en nosotros mismos ni los empleemos para nuestra pura gratificación o para nuestra propia reputación, sino para su gloria y el bien de toda su Iglesia" (Newman, NO, 221).









17:18

Publicar un comentario

[facebook][blogger][disqus]

Diocesis de Celaya

Forma de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con tecnología de Blogger.
Javascript DesactivadoPor favor, active Javascript para ver todos los Widgets